Domingo, 20 Septiembre 2020

Coronavirus

Médicos de AP Rural y Urbana de Zaragoza expresan la situación actual de los centros de salud en la Comunidad Autónoma

Una plataforma creada por médicos de Atención Primaria Rural y Urbana de la provincia de Zaragoza ante la situación que se está viviendo en la asistencia de los centros de salud de la Comunidad Autónoma ha emitido un comunicado

Zaragoza 21/07/2020 medicosypacientes.com/ COM Zaragoza
Un grupo de médicos y médicas de Atención Primaria, a la vista de la situación actual de nuestro nivel asistencial, nos vemos en la necesidad de hacernos oír ante la ciudadanía y ante los medios de comunicación, ya que no nos hemos visto escuchados en las muchas propuestas y escritos que hemos dirigido al Sr Gerente del Servicio aragonés de Salud, que ha hecho caso omiso de las mismas.
 
Reconocemos explícitamente el apoyo del Colegio de Médicos de Zaragoza para que como colegiados podamos expresar nuestra opinión de la situación de la Atención Primaria y que pueda llegar a los medios de comunicación.  Siempre el Colegio de Médicos ha conocido y apoyado la problemática de la Atención Primaria. 
 
Ante la falta de respuesta de la administración a nuestras propuestas, siempre constructivas, trasladamos nuestra situación a la ciudadanía, y a todas las organizaciones e instituciones que coincidan y compartan nuestros planteamientos. 
 
Nos preocupan las inercias, y falta de criterio y convicción del SALUD en reforzar la atención Primaria tal como todos prometen en los medios y la realidad, más parece a la vista de la situación tras la primera oleada de Covid que nos quieren forzar más: re-forzar o volver a forzar. Este abandono de la Atención Primaria que no es de ahora, sino que ha pasado por la dejadez y las decisiones erróneas de los gestores de la sanidad aragonesa a lo largo de años. 
 
1. A nivel laboral: 
 
Nos remitimos a la carta dirigida por varios centros de salud a la Consejera tras su reciente toma de posesión a primeros de julio, y que resumimos a continuación.
 
La situación viene de lejos, pero las últimas decisiones de nuestros gestores han colmado el vaso, más cuando hemos vuelto a oír aquello tan manido de “ahora hay que reforzar la Atención Primaria, pieza clave del sistema sanitario”. Entre estas decisiones destacamos: 
1. Desde hace tiempo no se han cubierto plazas estructurales vacantes (ahora amparados en el estado de alarma) con contratos estables.
2. Se han realizado contrataciones de profesionales con procedimientos poco transparentes y sin la modulación de una bolsa bien gestionada 
3. La oferta de contratos más atractivos y estables desde las urgencias hospitalarias ha hecho que la mayoría de los médicos de familia recién finalizada su residencia, hayan optado por ellos antes que por los de Atención Primaria, que no les ofertan incentivo alguno. La frecuentación cada vez mayor de las urgencias hospitalarias han llevado a contratar cada vez más personal en el hospital y menos en los centros de salud. https://www.actasanitaria.com/urgenciashospitalarias-la-otra-atencion-pr...
4. Se ha aumentado el trabajo sin aumentar realmente los recursos, lo que nos hace pensar que no se conocen nuestras cargas de trabajo.
5. Se han realizado contrataciones de médicos licenciados en Medicina sin especialidad para trabajar en los centros de salud, lo que es sencillamente ilegal.
 
 Y la lista podría ser más exhaustiva. En 5 años se jubilan un importantísimo número de médicos de familia, sin que haya una política previsora. Todas estas decisiones, además de afectar directamente a nuestro trabajo, suponen un total desprecio por nuestra especialidad, que vemos realmente en peligro. Los médicos de familia venimos solicitando desde hace años cambios en la política de RRHH que incentiven nuestra especialidad y que le aporten prestigio y reconocimiento, lo que evitaría que jóvenes profesionales formados en Aragón emigren donde se les trate mejor.
 
2. A nivel Asistencial: 
 
La fascinación hospitalaria de los últimos meses ha ocultado que más de 1.500.000 pacientes COVID han sido cuidados y controlados por Atención Primaria en España desde el inicio de la pandemia, al principio con pocos recursos, falta de acceso a los test diagnósticos, falta de epis y una gran incertidumbre. Además, obviamente se ha continuado atendiendo a todos los pacientes con problemas crónicos, agudos, paliativos e incluso sociales habituales en Atención Primaria, y que ahora asume también el seguimiento de los casos, contactos y la detección de posibles rebrotes de la enfermedad COVID19. Pero es evidente que es imposible asumir cada vez más trabajo sin aumentar los recursos que posibiliten esas tareas. Ha sido una situación dura. 
 
Desde 2002, la inversión en la Atención Hospitalaria ha ido aumentando al mismo tiempo que paralelamente se ha ido disminuyendo la inversión en Atención Primaria de Salud, y esta diferencia es especialmente llamativa en el caso de Aragón. 
 
Fuente: Juan Simó basado en datos aportados por fuentes oficiales (INE y Ministerio de Sanidad). http://saludineroap.blogspot.com/2017/07/las-serpientes-autonomicas_3.html
 
No pretendemos disminuir los recursos de la atención especializada hospitalaria, ni muchísimo menos, solo pretendemos que se dedique a la atención primaria el porcentaje del presupuesto en Sanidad que se debe dedicara la Atención Primaria, según acuerdo del Plan de Salud de Aragón 2030, y recomendaciones de la OMS: al menos un 25 %, que no se cumple ni de lejos (11,6% en 2016) Fuente. Plan de Salud Aragón, pag 59: file:///C:/Users/med00/OneDrive/Documentos/SITUACION%20AP/Plan-de-Salud-Arago%CC%81n-2030-con-qr-web.pdf
 
También el documento de Amnistía Internacional (La década perdida, mapa de austeridad del gasto sanitario en España, del 2009 al 2018, julio 2020), va en este sentido.
 
La dedicación casi exclusiva a tareas asistenciales y la falta de tiempo ha llevado a no poder realizar con calidad el abordaje biopsicosocial que es indispensable en una sociedad desarrollada. También han quedado en segundo lugar actividades docentes, investigadoras y comunitarias. Invertir en Atención Primaria, para mejorar sus capacidades, será de gran ayuda para redirigir todavía más el sistema sanitario hacia las personas y no solamente a la enfermedad.
 
En algunas zonas rurales, la falta de profesionales es ya una auténtica EMERGENCIA y evidentemente, la situación no va a mejorar sola, sino más bien al contrario (Teruel, por ejemplo). A parte de compartir la queja, no vemos ningún movimiento efectivo para combatir este problema. Llevamos muchos años oyendo a la administración que no hay gente, pero nunca oímos qué están haciendo para “que la haya”.
 
Por otra parte, queremos transmitir a la Ciudadanía que NO ESTAMOS CERRADOS. 
 
Probablemente no hemos sabido explicar bien la función que realizamos en los centros de salud. La investigación, la docencia, la formación continuada, la gestión de la consulta y del centro de salud se han visto constantemente eclipsadas por la asistencia. Esto genera en la población la idea equivocada de que si no estamos «pasando consulta» no estamos haciendo nada, y ahora que no estamos accesibles presencialmente, parece que no estamos haciendo nada. 
Lo que hacemos en estos tiempos de COVID-19 es sufrir aún más esta escasez de recursos, humanos, de administrativos, de profesionales sanitarios, de comunicación, de líneas telefónicas, de Salud Informa, para que los pacientes puedan contactar con el Centro de Salud fácilmente. Entendemos las quejas de los pacientes, pero los profesionales también somos "víctimas" de esta mala gestión, cuya consecuencia es la falta de accesibilidad, de la que se nos culpabiliza con el mutismo de la administración.
El Gerente del SALUD, que debería de estar informando a la población de que: 
1. Estamos asistiendo a toda la demanda que ha estado limitada por la ola epidémica: descompensaciones de pacientes crónicos, casos graves, problemas mentales, nuevos diagnósticos de enfermedades graves que requieres de esfuerzo, patologías nuevas banales, etc. A todos le damos salida de manera presencial o virtual. 
2. Antes de la pandemia, pasan por un Centro más de 600 personas en un día.
3. Tenemos a disposición más huecos de contacto de los habituales. Si podemos solucionar el problema por teléfono lo hacemos, si no podemos, damos una cita con todas las medidas de seguridad. 
4. Tenemos huecos presenciales en las agendas, que se gestionan desde el centro de salud para intentar que no se acumulen pacientes en las salas de espera y no favorecer la expansión del virus.
5. Se hacen visitas de atención a domicilio, para los pacientes inmovilizados, pero también a petición del paciente.
6. Se solucionan la mayor parte de los problemas burocráticos por teléfono: partes de baja, actualización y errores en la receta electrónica, actualización de medicamentos, informes, problemas banales o conocidos,  burocracia generada en otro nivel asistencial, etc. 
 
No estamos cerrados, seguimos trabajando aún más que habitualmente para intentar que no se vuelvan a sufrir situaciones tan dramáticas como las de hace unas semanas, y parece que hemos olvidado. Pero no somos responsables de la mala gestión de recursos, de medios y de información.
 
3. A nivel organizativo:
 
Todos los profesionales de AP, estamos reorganizando continuamente nuestras agendas y funciones; eso exige tiempo, espacios, estructuras y personal que no tenemos. Gestionamos para adaptarnos y dar un mejor servicio a la población. a pesar de la falta de recursos y de las dificultades y de la falta de escucha del Gerente del Salud, en NO seguir las propuestas de las sociedades científicas de AP da primeros de mayo en relación a las modificaciones necesarias en la excesiva burocracia que soporta la AP y que ha sido simplificada en la situación de pico epidémico: la no renovación automática de la receta electrónica a fecha 30 de junio ha provocado un desborde de citas para conseguir renovar la medicación y poder desplazarse a sus lugares de veraneo o a la zona rural de procedencia. 
La falta de recursos como webcam, acceso a mas líneas telefónicas, las dificultades en Salud Informa y en el AP, gestión de las bajas, burocracia generada por otros niveles asistenciales etc. 
A las tareas habituales, hay que añadir la organización de la atención diferenciada a los pacientes con sospecha o exposición a covid, el triaje,  la detección de casos y el estudio de contactos. Todo ello, con la escasez de medios antes comentada. 
La investigación no solamente está en los laboratorios, o en los hospitales. En Aragón dos de los tres proyectos de investigación financiados por el Instituto de Salud Carlos III, se desarrollan en Atención Primaria. Y para investigar y estudiar también se necesita tiempo. 
Otras actividades como a Atención Comunitaria, tras el despegue inicial de esos últimos años, ha quedado relegada de nuevo a segundo plano.
 
4. A nivel ético: 
 
Hemos pasado de los aplausos a un desprestigio social en redes y en otros colectivos que nos parece injustificado. Con la sordera del Gerente del SALUD y demás responsables, de los que no hemos oído ni una sola expresión de apoyo ante estos bulos en torno a nuestra labor como médicos. 
 
No solo han aumentado nuestras cargas de trabajo sin parar, sino que estamos constantemente cuestionados. Falta hacer una labor pedagógica, explicando lo que hacemos y por qué lo hacemos así, cosa que el SALUD no ha hecho. La responsabilidad está en quienes gestionan todo esto, en la profunda falsedad y falta de convicción de quienes declaran la importancia de la AP y gestionan/deciden en sentido contrario.
En cualquier caso, debido a la falta de recursos en los medios de comunicación disponibles, líneas de teléfonos, administrativos, salud informa, etc, y en la falta de información a la ciudadanía por parte de nuestros gestores.
 
COMO CONCLUSIÓN
 
Nos remitimos a la carta enviada a la consejera hace unas semanas que adjuntamos. No pedimos aumentar el gasto sin más. Es imprescindible la gestión razonada y sensata de los recursos para lograr que el gasto sanitario se traduzca realmente en mejorar la salud de la población. Está demostrado con evidencia científica que los países con los mejores sistemas sanitarios del mundo, los más eficientes, son aquellos que cuentan con una Atención Primaria fuerte, bien provista de medios y recursos. Pero gestionar recursos no es lo mismo que administrarlos; hace falta capacidad de liderazgo y creer en lo que se hace, y eso es lo que echamos de menos en nuestras Gerencias y Direcciones. Y además, existe una falta absoluta de rendición de cuentas de nuestros directivos, extensiva a toda la administración. Además, los Gerentes de Sector están más preocupados por los problemas de la atención hospitalaria que de la primaria.
 
Nos remitimos igualmente a la exposición de Beatriz González (economista de la Salud) en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso del día 12 de Junio, que plasma en 30 minutos todas las reivindicaciones de tantos años de los profesionales de Atención Primaria. Es de escucha imprescindible.  https://www.youtube.com/watch?v=xA-DVE4ZuFk&feature=youtu.be 
 
Los profesionales de Atención Primaria llevamos años advirtiendo que la actual situación catastrófica iba a llegar. Y como decimos, es el momento de demostrar con hechos las buenas intenciones. Reclamamos por tanto tomar medidas urgentes de forma inmediata y proponemos: 
 
1. Cobertura de todas las plazas disponibles en AP, tanto las generadas durante la pandemia como las generadas anteriormente, de forma transparente y mediante contratos estables y de calidad
2. Centralización de la Atención Continuada urbana tanto por su escasa efectividad como para adaptarse a la escasez de recursos humanos disponibles para asumirla.
3. Anulación de la contratación de médicos licenciados sin especialización por suponer un incumplimiento de la normativa europea sobre homologación del título para ejercer la profesión médica en el sistema público. Estos contratos, además de ser ilegales suponen un despilfarro de dinero
4. Cambiar la política de Recursos Humanos de Salud en AP que durante años ha contribuido a generar la situación actual de escasez de profesionales. Incentivar los puestos de trabajo para evitar fugas de médicos a otras comunidades y países. 
5. Mantener y fomentar medidas desburocratizadoras que aparecen en la siguiente instrucción https://bit.ly/2BG3YdE de la Gerencia del Salud, así como las adoptadas con motivo de la pandemia, y que tanto habíamos solicitado sin ser atendidos.
6. Integrar los recursos telemáticos, telefónicos, etc.. en las consultas de Primaria dotándolas de los medios técnicos necesarios.
7. Posibilitar el intercambio real de información y el diálogo entre AP y AE en la interconsulta virtual; tal como está diseñada actualmente es unidireccional.
8. Cambiar las competencias de la figura del coordinador de los centros de salud equiparándola a la de los Jefes de Servicio hospitalarios en independencia y capacidad de gestión.
9. Profesionalizar la gestión, tal como recomienda la experta Beatriz González en su propuesta a la Mesa de Sanidad del Congreso.
10. Finalmente, pedimos responsabilidades en el cuerpo directivo del servicio aragonés de salud por la falta de decisiones políticas y permitir el abandono creciente y la gravísima situación de nuestra Atención Primaria de Salud.
 
En representación del Grupo de Médicos de Familia, promotor de esta iniciativa.
Cruz Bartolomé Moreno.
Montserrat León Latre
Isabel Monreal Aliaga