Miércoles, 17 Enero 2018

Beneficiaria FPSOMC

Marta Camarena: "El verdadero valor de la Fundación es su acompañamiento, mayor aún que la importante ayuda económica"

Marta Camarena se quedó huérfana de padre, médico colegiado en Toledo, cuando tenía 15 años; desde ese momento empezó a percibir, como beneficiaria, las prestaciones de la Fundación para la Protección Social de la OMC (FPSOMC), una ayuda que le permitió estudiar la carrera de Geografía fuera de su localidad. Para ella "el verdadero valor de la Fundación" no es tanto la ayuda económica "que es muy importante", si no "sentir que te acompañaban a pesar de haber tenido una gran pérdida familiar"

Madrid 26/12/2017 medicosypacientes.com/ S.G.
Marta Camarena , beneficiaria de la FPSOMC
Camarena también fue receptora del premio Jesús Galán al rendimiento académico en 2011 que concede cada año la FPSOMC para los huérfanos de médico con el mejor expediente. Según cuenta, en su testimonio recogido en el apartado "Historias de la Fundación" de la Web, el apoyo de la Fundación le permitió estudiar Geografía fuera de su localidad, así como, según asegura, "vivir en el Colegio Mayor Chaminade una experiencia universitaria única; y continuar estudios de posgrado en Cooperación Internacional que era mi vocación".
 
Reconoce que tras "pararse a pensar en todas las ayudas percibidas después de tantos años" se ha dado cuenta de que "el verdadero valor, no era tanto la ayuda económica, que fue muy importante, si no sentir que a pesar de haber tenido una gran pérdida familiar, había instituciones que te acompañaban en tu proceso de crecimiento personal". Tal y como expresa, el aporte de la Fundación "ha estado presente en la conformación de la persona que soy".
 
Es por ello que agradece a todos los médicos colegiados que hacen esa aportación "que además de ofrecerles servicios para el desarrollo de su profesión, contribuye de forma muy significativa al desarrollo del proyecto de vida de personas que ni siquiera imaginarían". 
 
Para ella, en un modelo económico "cada vez más competitivo, la Fundación tiene algo muy valioso". Y es, que, a su juicio, está dialogando con muchos de los principios de la nueva Economía Social y Solidaria que ponen a la persona en el centro del modelo" facilitando por ejemplo: "procesos de conciliación familiar, de acceso equitativo a oportunidades de formación e incluso de apoyo a actividades de cuidado de nuestros familiares dependientes, que tan invisibilizadas están por el mercado". 
 
Tras felicitar la labor "genuina" que realiza esta Fundación y que genera una cohesión aparentemente invisible entre los colegiados pero con un gran impacto social; muestra de su deseo porque "siga apoyando a nuestras familias en todos los desafíos futuros otros 100 años más". "Muchas gracias por las oportunidades que me dieron", concluye.