Miércoles, 8 Diciembre 2021

II Encuentro Nacional de Mujeres Profesionales

Mª Isabel Moya: “La profesión médica necesita sensibilización, formación y recursos para actuar como una ayuda fundamental en la lucha contra la violencia de género”

Ayer, víspera del Día Internacional contra la Violencia de Género, que se celebra hoy 25 de noviembre, Unión Profesional y el Consejo General de la Abogacía celebraron en Madrid la segunda edición del Encuentro Nacional de Mujeres Profesionales, una jornada que nació con la vocación de compartir con la sociedad las acciones en materia de igualdad llevadas a cabo desde la perspectiva de las distintas profesiones

Madrid 25/11/2021 medicosypacientes.com
La Dra. Mª Isabel Moya, vicepresidenta primera del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, fue la encargada de poner voz al colectivo médico en este ‘II Encuentro Nacional de Mujeres Profesionales’: “La profesión médica puede ayudar mucho en la prevención de la violencia de género con tres ingredientes:  sensibilización del propio colectivo hacia el problema, formación y recursos. La profesión médica tiene muy claro que la violencia de genero tienen impacto en la salud importantísimo. Nosotros estamos en una posición privilegiada para actuar como catalizadores del proceso”. Además, la especialista en radiología explicó que el primer paso que debe tomar una mujer para denunciar este tipo de violencia puede ser en muchos casos hablando con su médico o médica. “La mayoría de las denuncias que se ponen por este tema traen consigo una visita previa de esta víctima por algún servicio de salud”, afirmó.
 
En cuanto al segundo de estos “ingredientes”, el de la formación, la doctora en medicina por la Universidad Miguel Hernández (UMH) apuntó que desde la profesión médica se tiene la “oportunidad” de incidir en este primer paso. “La mujer viene declarando abiertamente el problema algunas veces, pero en la inmensa mayoría de ocasiones no es así. El profesional tiene que denotar esos indicios y para ello hace falta formación y sensibilización por parte del profesional médico”, aseguró la Dra. Moya, que insistió en el estado de alerta que debe tener el médico para ser capaz de pensar que detrás de una sintomatología pueda existir violencia de género.
 
Por último, la Dra. Moya señaló la necesidad de que la profesión médica disponga de recursos suficientes para “utilizar su posición privilegiada, en especial la de la atención primaria, para que la mujer se abra y comparta esta situación. Pero esto no se puede conseguir en consultas de tres minutos. El médico no puede comportarse en estas situaciones como en cualquier otro motivo de consulta. En estas ocasiones resulta necesario crear ese lazo de confianza y serenidad”.
 
En esta mesa de debate también intervinieron: Lourdes Menacho, presidenta del Consejo General de Colegios de Educadoras y Educadores Sociales, Fernando Rodríguez Santocildes, presidente de la Subcomisión de Violencia sobre la Mujer del Consejo General de la Abogacía Española, Rosa María Redondo Granado, tesorera del Consejo General de la Psicología y decana del COP de Extremadura, y María Ángeles García, asesora del Consejo General de Graduados Sociales en materia de igualdad, acoso y violencia. 
 
Según Rosa María, la profesión de la psicología lleva comprometida con la lucha contra la violencia de género desde mucho antes de la firma del Convenio de Estambul. “Cuando un agresor pasa por un programa de reeducación se reducen muchísimo los comportamientos reincidentes. Se aminora hasta el 8% la reincidencia de estos agresores frente al 21% que existe entre aquellos que no han pasado por ninguno de estos programas”. Además, para la tesorera del Consejo General de Psicología esta profesión tiene una participación muy importante en los centros educativos. “Es muy importante que empecemos a trabajar en valores de igualdad, en la formación de los más pequeños. Es mejor crear desde cero que corregir”.
 
Precisamente, desde este ámbito de la educación tomó la palabra la presidenta del Consejo General de Colegios de Educadoras y Educadores Sociales, quien afirmó que “la normativa es esencial y necesaria, pero si no va acompañada de recursos económicos y humanos no podemos hacer nada. Nosotros podemos ayudar educando y esto va mucho más allá del sistema educativo, sin embargo, mucha parte de la educación recibida por los jóvenes se obtiene fuera del centro educativo”.
 
Por su parte, Fernando Rodríguez quiso comenzar su intervención agradeciendo su participación en este acto como, según él, representante de los hombres que actúan contra la violencia de género: “Este no es un problema de mujeres, es de la sociedad”.  Además, el presidente de la Subcomisión de Violencia sobre la Mujer del Consejo General de la Abogacía Española apuntó que “la abogacía y en general la administración de justicia, así como las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, intervenimos cuando la prevención ha fracasado. Cuando hay una denuncia por violencia de género es porque la sociedad ha fracasado y ha permitido que se genere esta situación”.
 
Por último, María Ángeles García resaltó la necesidad de abordar la problemática de la violencia de género en el ámbito laboral: “La gran mayoría de las personas que trabajan en nuestro país lo hacen en una pyme o micro pyme y  ahí no existe ninguna normativa que sea fácil de aplicar. La sensibilidad del trabajo profesional, compartir diversos foros en este sentido y trasladar a estas pequeñas organizaciones la necesidad de prevenir y actuar en la adaptación primaria de detección de riesgos laborales es una iniciativa que hemos trasladado”.