Campaña medicina rural

Domingo, 14 Agosto 2022

Más de la mitad de las provincias españolas carecen de unidad de ictus, según la Sociedad Española de Neurología

10/10/2011

Un reciente informe de la Sociedad Española de Neurología (SEN) revela que la implantación de las unidades de ictus en España es desigual e insuficiente. Según los resultados de dicho trabajo, sólo disponen de ellas en el 48 por ciento de las provincias. En base a los datos publicados, en CC.AA. como La Rioja no se dispone de ninguna, en Galicia, sólo una o en Andalucía, únicamente dos

Madrid, 11 de octubre 2011 (medicosypacientes.com)

El ictus es la primera causa de mortalidad de la mujer y la segunda global, además de ser la primera de dependencia en España, sin embargo, los datos que se desprenden del informe realizado por el Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares (GEECV) de la Sociedad Española de Neurología (SEN), "Recursos asistenciales en ictus en España", revelan que la implantación de Unidades de Ictus (UI) es desigual e insuficiente en todo el territorio nacional. Aunque están presentes en casi todas las CCAA (94 por ciento), sólo se cuenta con ellas en el 48 por ciento de las provincias. Esta situación es especialmente llamativa en comunidades como Andalucía (que sólo cuenta con UI en 2 de las 8 provincias), Castilla-La Mancha y Galicia (que solo disponen de una) o en La Rioja (que no posee ninguna).

Por otra parte, al analizar el ratio cama de Unidades de Ictus/número de habitantes, el estudio refleja que sólo Cantabria y Navarra cumplen con el objetivo de tener una cama por cada 100.000 habitantes. Asturias se ha unido a esta lista al inaugurar, el año pasado, la Unidad de Ictus del Hospital Central de Asturias. A la cola en este indicador se sitúa de nuevo Andalucía con un ratio de 1 cama por cada 1.037.500 habitantes o La Rioja, que no dispone de ninguna.

“En los últimos años, ha quedado demostrado que la existencia de Unidades de Ictus (UI) especializadas en los hospitales mejora drásticamente la asistencia sanitaria del ictus y es una medida eficaz para reducir la mortalidad y las secuelas neurológicas. Sin embargo, a pesar de la evidencia del beneficio de las UI y del tratamiento de trombolisis intravenosa sobre el pronóstico del paciente, la falta de un sistema de atención al ictus bien organizado y a la carencia de recursos adecuados, hace que la mayoría de los casos de ictus en España no se favorezcan de estas ventajas”, señala el doctor Jaime Masjuán, Coordinador del GEECV de la SEN.

El tratamiento con trombolisis intravenosa ha resultado ser el más eficaz contra el infarto cerebral agudo, aunque las UI son más utilizadas, debido al escaso porcentaje de pacientes que, por diferentes factores de riesgo, pueden recibirla (entre el 10 y el 15 por ciento). En España hay 80 hospitales en los que la trombolisis intravenosa está disponible, pero en el 12,5 por ciento de ellos no se trata a más de 5 pacientes al año.

Los resultados del estudio también muestran que en el 65 por ciento de las Comunidades Autónomas existe algún hospital con experiencia en intervencionismo neurovascular, tratamiento aplicado cuando la trombolisis intravenosa falla o no se puede administrar. No obstante, son muy pocas las CCAA que disponen de este tratamiento las 24 horas del día y los 7 días de la semana. En el resto, sólo se administra en horario de 8 a 15. “Esto conlleva a la situación de que el paciente se podrá beneficiar o no según la hora del día en que se produzca el ictus”, explica el doctor Masjuán.

A la luz de este estudio “se hace necesario buscar soluciones que permitan adecuar los recursos existentes en cada zona geográfica, así como buscar nuevos recursos para garantizar una óptima y equitativa asistencia sanitaria del infarto cerebral agudo. Una alternativa, aún por implantar, podría ser la telemedicina, hasta ahora sólo presente en Barcelona, Madrid, Baleares y Sevilla, con buenos resultados en términos de seguridad, eficacia y acceso precoz al tratamiento”, concluye el coordinador del GEECV de la SEN.