Campaña medicina rural

Sábado, 13 Agosto 2022

Los pediatras recomiendan a la sociedad española mantener la confianza en la vacunación

22/01/2010

La vacunación es uno de los grandes logros de la humanidad al haber contribuido a la erradicación de muchas enfermedades, según se recordó durante el acto de entrega de los Premios Balmis que, en esta su VI Edición, contó con la participación del presidente de la Organización Médica Colegial, el doctor Juan José Rodríguez Sendín. Estos galardones, promovidos por la Asociación Española de Pediatría, constituyen un claro ejemplo de contribución a la educación sanitaria de la población

Madrid, 22 de enero 2010 (medicosypacientes.com)

Descripción de la imagen

El presidente de la OMC, junto a los premiados, miembros
del jurado, y máximos representantes de la AEP.

La Asociación Española de Pediatría (AEP) celebró, ayer jueves, el acto de entrega de la VI Edición del Premio Balmis, un galardón destinado a distinguir labores emprendidas en pro de la promoción de la vacunación y que contribuyen, de esta forma, a la educación sanitaria de la sociedad española; y por otro lado, cooperar con programas de inmunización pediátrica que desarrollan instituciones u ONGS en países en vías de desarrollo.

Los premiados, en esta ocasión, han sido la Fundación Hombres Nuevos que recibió el premio 'Espíritu Balmis', y "La tarde con Cristina", de la Cadena COPE, en la categoría de Medios de Comunicación.

En la entrega de Premios participó el presidente de la Organización Médica Colegial, el doctor Juan José Rodríguez Sendín, quien hizo entrega del premio 'Espíritu Balmis' al representante de la Fundación Hombres Nuevos, una organización fundada por el padre Nicolás Castellanos, que trabaja en zonas marginales de Bolivia con la puesta en marcha de campañas de promoción de la salud en su vertiente preventiva y asistencial.

"Mantener la confianza en la vacunación"

Los máximos responsables de la AEP, encabezados por su actual presidente, el doctor Serafín Málaga, aprovecharon para lanzar una recomendación a la población como es la de mantener la confianza en la vacunación. Una responsabilidad que también le corresponde a todos los portavoces de quienes tienen algún papel importante sobre las mismas: personal sanitario, políticos, Sociedades Científicas, medios de comunicación, etc.

La seguridad de las vacunas, a juicio de estos expertos, "está garantizada porque el cociente beneficio de la vacunación/riesgo de la vacuna es infinitamente superior a favor del beneficio, que es lo que garantiza dicha seguridad".

El presidente de la AEP, el doctor Serafín Málaga, ha insistido en que la vacunación es una de las medidas que más ha contribuido a prevenir enfermedades. "Gracias a las mismas, hoy podemos sentirnos orgullosos del control de ciertas patologías de la infancia".

Es por ello que, de acuerdo con sus palabras, "los profesionales sanitarios tienen ante sí una labor fundamental en la mejora de la salud de la población infantil y juvenil con la ayuda de otros colectivos".

La importancia que tiene para la sociedad una estrategia de vacunación masiva fue destacada por el coordinador del Comité Asesor de Vacunas de esta Sociedad Científica, el doctor Josep Marés, quien indicó, en este sentido, que los españoles "pueden sentirse muy orgullosos al registrar unas de las tasas de vacunación más elevadas del mundo, gracias a la implantación de los programas para tal fin".

El problema, sin embargo, radica, en su opinión, en que las vacunas que reciben los niños españoles financiadas por los sistemas públicos "difieren en función de la comunidad autónoma donde residan, sin que todavía haya en España una uniformidad en los calendarios vacunales".

La figura del doctor Balmis

El legado del médico alicantino Francisco Xavier de Balmis (1753-1819) consistió en dirigir en 1803 la “Real Expedición Filantrópica de la Vacuna de la Viruela”, lo que significó su difusión por Canarias, Puerto Rico, México, Perú, Cartagena de Indias, Caracas, Centroamérica, Filipinas y también entre las islas Visayas, Macao y Cantón. Por aquel entonces, los estragos producidos por las epidemias de viruela eran devastadores, despoblando ciudades y exterminando grupos raciales.

Además, este médico que llegó a ser cirujano honorario de cámara del Rey Carlos IV, también organizó vacunaciones masivas, formando a los facultativos de las zonas en la manipulación, utilización y conservación de la vacuna, culminando tan importante hazaña en septiembre de 1806.

Todas estas acciones constituyeron el inicio de un logro importante para la humanidad como fue la erradicación de la viruela, como así lo declaró la Organización Mundial de la Salud en 1980.

Enlaces relacionados: