Domingo, 20 Octubre 2019

Recomendaciones básicas

Los pediatras apelan al “sentido común” de los padres con menores de un año al viajar a países tropicales

La Asociación Española de Pediatría (AEP) apeló al “sentido común” de los padres de niños menores de un año al viajar a países tropicales y advirtió de los riesgos para la salud que puede suponer viajar a estos países con bebés dado que existen vacunas que, por su edad, no pueden administrarse a los menores y son necesaria para viajar “de manera segura” a estos lugares

Madrid 09/07/2019 medicosypacientes.com
Recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría.

Entre sus recomendaciones, la AEP aconseja tener el calendario vacunal al día, llevar un botiquín básico o tomar precauciones con el agua, los alimentos, el sol y los insectos.

A la hora de planificar un viaje internacional, si el destino es una zona tropical deben tenerse en cuenta una serie de recomendaciones para evitar contraer enfermedades y se deberán tener en cuenta las vacunas no sistemáticas, que dependerán del país a visitar, del tipo de viaje y de la edad de los viajeros.

Por lo que respecta al contenido del botiquín básico, este debe incluir un termómetro, antiséptico para curar heridas, tiritas para tapar heridas pequeñas, gasas y esparadrapos para cubrir heridas más grandes, suero fisiológico, un medicamento analgésico-antipirético, protector solar, repelente de insectos y solución de rehidratación oral.

En cuanto al agua, para la AEP es “importante” que esté embotellada, incluso para lavarnos los dientes. Si no puede ser agua embotellada, deberá hervirse durante al menos tres minutos desde que se inicie la ebullición y no es recomendable tampoco utilizar hielo en las bebidas.

Para la asociación, también resulta “importante” pelar la fruta o bien lavarla con agua embotellada, así como evitar consumir el pescado o la carne cruda ni los derivados lácteos no pasteurizados.

Si a pesar de todo durante el viaje se inicia un proceso diarreico, lo más importante es evitar la deshidratación ingiriendo líquidos como soluciones de rehidratación oral y, si la situación no mejora, se debe acudir a un médico.

Todas estas medidas de prevención, “necesarias para tener un viaje seguro y placentero”, deben tomarse, según la AEP, “bajo una planificación exhaustiva del viaje”. “Es necesario contar con tiempo suficiente para ponerse las vacunas necesarias y sus posibles recuerdos antes de viajar, conocer bien qué tipo de riesgos epidémicos hay en la zona o cuáles son las condiciones de salubridad del país”, precisó la AEP en un comunicado.

“Acudir al pediatra y consultar todas las dudas que puedan surgir al respeto es una excelente manera de comenzar a planificar el viaje”, subrayó la organización, para la que también resulta imprescindible seguir observando al niño a la vuelta, sobre todo si presenta fiebre o diarrea persistente o si en las semanas siguientes se da cualquier problema de salud.