Lunes, 24 Abril 2017

Según un informe de la ONG Save the Children

Los niños más pobres sufren un 10% más obesidad que los ricos

Los niños más pobres sufren un 10% más obesidad infantil que los más ricos, es decir, un 33% frente a un 23% respectivamente, un problema directamente relacionado con el sedentarismo y la mala alimentación, que se da mucho más cuantos menos recursos tiene el menor. Asimismo, los menores más pobres tienen peores condiciones y hábitos de vida y un acceso limitado a servicios sanitarios que no son cubiertos totalmente por el Estado

Madrid 14/02/2017 medicosypacientes.com
Los niños con menos recursos en España se han empobrecido un 32 por ciento durante la crisis económica, cinco veces más que los más ricos (6%), según el informe 'Desheredados' de Save The Children, presentado ayer martes en Madrid, y que alerta de entre 2008 y 2015 el número de niños en situación de pobreza severa aumentó en 424.000.
 
En España, según el informe de dicha ONG, los recortes que se han producido en sanidad y educación  han afectado de forma desigual a los niños. Los menores más pobres tienen peores condiciones de vida además de un acceso limitado a determinados servicios como el dentista, oculista o logopeda.
 
También sufren mayor obesidad que los de familias más ricas fruto de un mayor sedentarismo y una mala alimentación. Según se destaca desde esta ONG "no pueden pagar actividades extraescolares de ocio saludable ni comprar alimentos frescos".
 
"La lucha por la desigualdad social tiene que empezar por la infancia porque ahí el problema es mucho más irreversible", afirmó el director general de Save The Children, Andrés Conde, que alertó de que esta desigualdad "no es algo natural e inevitable, sino fruto de determinadas políticas y se puede corregir con otras".
 
Dicha Organización recuerda en su informe que España es de los países de la Unión Europea donde hay una mayor diferencia entre las personas más ricas y las más pobres, pues las primeras ganan siete veces que las segundas frente a la media de los países de nuestro entorno (5,2 veces). Asimismo, sostiene que ni el sistema de protección social ni el fiscal están diseñados para reducir la desigualdad y acabar con la pobreza.
 
Según explicó la directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de la ONG, Ana Sastre, una de las funciones del sistema tributario es redistribuir la riqueza, pero advirtió de que en España los impuestos tienen "limitaciones" para acabar con esta desigualdad porque proporcionalmente gravan más a las personas con rentas más bajas en relación con aquellas de rentas más altas.
 
El documento sostiene que la desigualdad está ligada al empleo y el trabajo juega un papel fundamental en el desarrollo de los niños al ser la principal fuente de ingresos de las familias españolas de rentas bajas, que son más vulnerables al desempleo y precarización. Concretamente, España es el país donde más ha aumentado el número de niños que viven en hogares donde ningún miembro trabaja, hasta llegar a los 800.000 menores.
 
"La protección social tampoco les hace salir de la pobreza", según Sastre, que añadió que "España gasta poco y mal": un 1,3 por ciento del PIB por ciento frente al 2,3 por ciento de la UE y solo el 33 por ciento de los niños oficialmente pobres reciben prestaciones sociales.
 
Se adjunta informe en PDF.


"La protección social tampoco les hace salir de la pobreza", según Sastre, que añadió que "España gasta poco y mal": un 1,3 por ciento del PIB por ciento frente al 2,3 por ciento de la UE y solo el 33 por ciento de los niños oficialmente pobres reciben prestaciones sociales.