Campaña medicina rural

Sábado, 13 Agosto 2022

Los niños que no desayunan tienen más probabilidades de padecer caries

26/06/2009

Los menores de entre dos y cinco años que no desayunan tienen un riesgo hasta cuatro veces mayor de presentar caries en comparación con los que desayunan apropiadamente

Madrid, 27 de junio 2009 (medicosypacientes.com)

Descripción de la imagen

Una gran mayoría de los niños van al colegio en ayunas sin que los padres se den cuenta de los graves problemas que ocasiona no sólo en el rendimiento escolar, sino también en la salud bucodental. Los menores entre dos y cinco años que no desayunan de manera correcta corren el riesgo de padecer caries hasta cuatro veces más que un niño que toma un desayuno equilibrado.

Por una parte, muchos menores que no desayunan tienen tendencia a comer entre horas tentempiés azucarados, aumentando el riesgo de padecer caries; por otra, es habitual que los padres, debido a la falta de tiempo y a la inapetencia de los menores, recurran a soluciones más fáciles y atractivas como productos industriales ricos en azúcar. A esto se une que, debido precisamente a esa falta de tiempo, los niños no se cepillen los dientes después de tomar estos alimentos. Según el último estudio realizado por Clínicas Vital Dent sobre la salud bucodental infantil, sólo uno cada cinco niños (el 57%) afirma lavarse los dientes después de comer alimentos ricos en azúcar, mientras que el 30% afirma hacerlo sólo de vez en cuando y el 13% nunca.

El azúcar es el mayor enemigo de nuestros dientes ya que la placa lo transforma en un ácido que destruye el esmalte del diente. Cuando esta capa va desapareciendo progresivamente por su descalcificación, deja de protegerlos y permite a los gérmenes presentes en la boca que los ataquen provocando caries y, consecuentemente, dolor.

La educación en los menores, la mejor prevención

La educación en hábitos de higiene saludables, y vigilar lo que comen los niños ayuda a protegerles contra la caries. Si desde temprana edad se acostumbra a los niños a desayunar correctamente, su organismo se habituará y le exigirá un buen desayuno todos los días, previniendo el consumo extremado de azúcar. Por ello los expertos insisten en la necesidad de una dieta saludable con un desayuno que contenga los cuatro grupos alimenticios basados en lácteos, hidratos de carbono y fibra, proteínas y frutas, así como una merienda con zumos naturales o fruta y poca bollería azucarada. Igualmente los padres deben acostumbrar a sus hijos al cepillado de los dientes después de cada comida.