Campaña medicina rural

Viernes, 12 Agosto 2022

Los monitores de campamentos de verano necesitan más formación en alergias infantiles

18/06/2012

En España hay entre 800.000 y un millón de niños alérgicos, aspecto a tener en cuenta este verano por el personal de los campamentos ya que requieren de unos cuidados especiales. La Sociedad Española de Inmunología Clínica y Alergia Pediátrica (SEICAP) organiza talleres de formación para monitores, personal de cocina y comedor

Madrid, 19 de junio de 2012 (medicosypacientes.com)

En España hay entre 800.000 y un millón de niños alérgicos, aspecto a tener en cuenta este verano por el personal de los campamentos ya que requieren de unos cuidados especiales. La Sociedad Española de Inmunología Clínica y Alergia Pediátrica (SEICAP) organiza talleres de formación para monitores, personal de cocina y comedor

El equipo organizador de estos campamentos debe tener elaborado un “protocolo de actuación” en caso de que aparezca una emergencia, explica el Dr. Juan Carlos Cerdá, coordinador de Educación Sanitaria de la SEICAP. Este plan “incluye sobre todo rapidez, ya que el retraso en la respuesta puede tener fatales consecuencias”, afirma. Es importante tener los informes del niño, que esté bien identificado, designar una o varias personas que sepan cómo actuar ante una reacción, custodiar la medicación de urgencia y saber administrarla en los casos en que sea necesario, recalca el Dr.Cerdá.

Según diferentes estudios uno de cada 10 niños es asmático y del 3 al 8 % de la población infantil es alérgica a algún alimento, porcentajes que se incrementan cada año.Expertos indican que la toma de alimentos a los que se tiene alergia, incluso en trazas, puede provocar reacciones como urticaria, angioedema, asma, rinitis, conjuntivitis, síntomas digestivos o reacciones de anafilaxia.

Para evitar este tipo de reacciones, las pautas a seguir son: la identificación de estos niños por parte de los encargados del comedor y de la cocina, procurar que los menores no mezclen alimentos y que hagan cada comida con diferentes utensilios. Además,  la organización debe proporcionarles alternativas a los alimentos que no puedan tomar e intentar que todos coman más o menos lo mismo para que no haya discriminaciones.

“Todos los cuidados son pocos” indica Pilar Muñoz, presidenta de la Asociación Española de Alérgicos a Alimentos y Látex (AEPNAA). A su juicio, "muchos niños se ven expuestos al riesgo de que el campamento no realice las comidas en condiciones adecuadas, incluso en muchos no hay un control en el transporte y la manipulación de alimentos", asegura. A pesar de todo “los niños suelen estar vigilantes y no comen nada que no deban”, afirma.

Ante la falta de información y formación, tanto SEICAP como AEPNAA organizan talleres dirigidos a profesores, monitores y personal de cocina y comedor. “Es preciso que conozcan los distintos tipos de alergia a los que se pueden enfrentar, cuáles pueden ser las reacciones y cómo deben actuar, pues muchas veces esperar al médico no es la solución y su actuación puede resultar vital”, explica el Dr. Carlos Lucas, alergólogo del Sant Pere Claver Fundació Sanitaria de Barcelona.

“Talleres también para niños”
Los expertos recomiendan que los niños también reciban formación sobre sus patologías a fin de saber qué hacer si empiezan a notar síntomas, cómo deben administrarse la medicación o cuando necesitan un médico.

Así, en Cataluña, Madrid, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Andalucía existen varios campamentos dirigidos a menores asmáticos: “En vez de formarles en la consulta les cambiamos el medio y les enseñamos qué es el asma, los factores desencadenantes, cómo es el tratamiento o cuáles son las técnicas de inhalación. Se trata de proporcionarles herramientas que les ayuden controlar mejor su enfermedad”, explica el Dr. Cerdá.

En el caso concreto de Valencia, estos campamentos se han simplificado en talleres de fin de semana, así “aprenden en menos tiempo lo suficiente como para que puedan desenvolverse y divertirse sin problemas en un campamento para niños de todo tipo y en su vida diaria en general”, añade.

Por su parte, AEPNAA organiza todos los años un campamento para sus socios que son alérgicos a los alimentos y al látex, aunque “lo ideal sería tener un campamento con la atención suficiente como para que puedan convivir niños con y sin alergia", recalca su presidenta.

Allí se realizan todo tipo de actividades, incluidos juegos para aprender a convivir con su enfermedad. “Pero lo más importante es que se dan cuenta de que hay niños con su mismo problema y se integran más fácilmente”, añade.