Domingo, 21 Octubre 2018

Centenario FPSOMC en Ávila

Los médicos de Castilla y León ponen en valor la solidaridad que ha mantenido "viva" la FPSOMC durante 100 años

Los Colegios de Médicos de Castilla y León celebraron ayer en Ávila el acto conmemorativo del centenario de la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC), un encuentro en el que autoridades, médicos colegiados, familiares, socios protectores, personal de la Fundación y de la entidad colegial encargados de la protección social pusieron en valor la solidaridad que ha mantenido "viva" la Fundación durante sus 100 años de existencia y su ayuda a los médicos y sus familias que se encuentran en situación de especial vulnerabilidad

Ávila 15/11/2017 medicosypacientes.com/ S.G
De izda. a dcha.: Benito, Dr. de la Pastora, Tabanera, Dr. Villarig, Dr. Romero, Rodríguez Hoyos, Mielgo, Hernández Herrero y Escribano
El acto contó con la participación del presidente de la FPSOMC y OMC, Dr. Serafín Romero Agüit, el presidente del Consejo de Colegios de Médicos de Castilla y León, Dr. José Luis Díaz Villarig, y el presidente y vicesecretaria del Colegio de Médicos de Ávila, doctores Manuel Muñoz Gª de la Pastora y Elena López Nájera, respectivamente. Por su parte, la atención y ayuda al médico colegiado y Socio Protector de la Fundación desde el Colegio de Médicos corrió a cargo de Teresa Benito Guerras, responsable en el Colegio de Médicos de Ávila. 
 
La parte más humana del acto recayó en los beneficiarios de la FPSOMC en el Colegio de Médicos de Ávila. Esperanza Tabanera Tejedor, viuda de médico, José Luis Palenzuela Fernández, padre de beneficiarios, y Ricardo Escribano Sánchez, hermano de médica fallecida, quienes contaron su experiencia como receptores de las ayudas de la Fundación a través de la institución colegial. Finalmente, clausuró el acto el Director General de Familia y Políticas Sociales de la Junta de Castilla y León, Pablo Rodriguez Hoyos.
 
Además, el acto estuvo acogido por autoridades locales como el Delegado de la Junta, José Francisco Hernández Herrero; el Secretario General de la Subdelegación del Gobierno, Francisco Fontanals Piorno; el presidente de la Diputación, Jesús Manuel Sánchez Cabrera; y personalidades sanitarias como el Jefe de Servicio Territorial de Sanidad, Luis González Maroto; y la Gerente de Asistencia Sanitaria Mª Antonia Pedraza Dueñas. Asimismo, estuvo presente el vicesecretario de la FPSOMC, el Dr. Jose Mª Rodríguez Vicente y los presidentes de los Colegios de Médicos de Zamora, Dr. Sebastián Martínez Fernández; Segovia, Dr. Enrique Gilabert Pérez; Palencia, Dr. Francisco José del Riego Tomás; Soria, Dr. José Ramón Huerta Blanco; Zaragoza, Dra. Concepción Ferrer; y Asturias, Dr. Alejandro Braña. Los miembros de la Junta Directiva del Colegió de Médicos de Ávila; directora técnica, Nina Mielgo también asistió.
 
El Dr. Romero expuso en su intervención que “hoy se cumplen cien años de solidaridad, ayuda y protección social de todos los médicos de Castilla y León” y agradeció a los miembros de las Junta Directivas de los Colegios, pasados y actuales, “por su esfuerzo y trabajo en mantener viva esta llama de solidaridad en los Colegios”, a todos los médicos y médicas de la Comunidad Autónoma “por mantener viva la Fundación” y a todos a los que “le ponen cara, voz y alma desde los Colegios “que persisten y hacen que el trato de aquel que lo necesita en momentos complicados sea desde la empatía”.
 
Tras poner de manifiesto que esta Fundación cada año atiende a cerca de 3.000 beneficiaros con y que desde la “solidaridad” de los médicos más de 14 millones acaban en “atenciones para el que más lo necesita”, aludió a que se trata de una institución “única” y que no existe ningún otro colectivo que tenga una Fundación similar con “estas características”.  Añadió que esta Fundación que nació de la solidaridad de la profesión médica ha sabido mantenerse en el tiempo adaptándose a las necesidades de la sociedad. Pues no solo atiende a huérfanos de médicos, sino dispone de ayudas para mayores, para conciliar la vida familiar y laboral o para ayudar a la salud de los médicos, entre otros. “No hay ningún médico que se quede sin ser ayudado por la generosidad de la profesión”, subrayó el Dr. Romero. 
 
El Dr. de la Pastora puso en valor la labor de la Fundación que "se creó en 1917 para ayudar a aquellos médicos y sus familias que quedaban en situaciones precarias". Fundaciones que, según dijo, a principios del siglo pasado tenían todos los gremios y profesiones y "de las que hoy en día solo persiste la nuestra gracias al esfuerzo de todos los médicos, pues no tiene más ingresos que nuestras aportaciones".
 
En su discurso hizo alusión también a las palabras que el Papa Francisco les pronunció en una audiencia privada concedida a los médicos españoles y latinoamericanos en junio del año pasado: “Pongan más corazón en esas manos”. Enunciado que, a su juicio, "no solo se refería a nuestros pacientes, también con nosotros mismos –los médicos-". Función que, tal y como señaló, "llevamos cumpliendo desde hace más de 100 años a través de la Fundación", que "no solo se preocupa" de los problemas sociales o económicos, sino también de los "educacionales" como los Premios Jesús Galán entregados durante el acto.
 
Por su parte el Dr. José Luis Villarig resaltó la “gran labor” de la Fundación que ha permitido que muchas personas sean médicos hoy o profesionales de otras carreras gracias a sus ayudas y a la solidaridad de todos los médicos hacia sus compañeros y familias. Y expresó que desde los Colegios de Médicos de Castilla y León se seguirá apostando por esta Fundación difundiendo su labor, sobre todo entre los más jóvenes. “Nunca sabes lo que puede pasar, pero cuando sucede algo para eso estamos los médicos. Somos una gran familia”, dijo.
Animó a todos a que sigan colaborando con la Fundación que con una aportación tan pequeña “hace una ayuda tan grande”.
 
Teresa Benito habló sobre “la gestión emocional” de la protección social y las ayudas en el Colegio de Médicos de Ávila. Explicó que cuando les cuentan la situación personal del beneficiario “a veces muy dura”, hacen que se sientan “estremecidos y enternecidos” y tratan de dar el “máximo apoyo” tanto administrativo como humano a estas personas con “el mayor cariño” del que son “capaces en esos momentos”.
 
En su intervención destacó la importancia de “sentirse comprometido” por divulgar la labor de la Fundación, muchas veces desconocida, “tanto a nivel general como a individual ante un posible beneficiario y saber que “detrás de estas ayudas hubo un médico socio protector”.
 
Ayuda económica y apoyo emocional de la FPSOMC en momentos difíciles
 
Esperanza Tabanera, viuda del Dr. Luis Fernando Sánchez López, médico de Atención Primaria en Ávila, contó como al morir su marido en el 2010 sus hijos de 21, 20 y 14 años pudieron continuar con sus estudios gracias a las prestaciones de la Fundación a través del Colegio. “Las ayudas son fundamentales para salir adelante. Mis hijos son lo que son gracias a ellas”, dijo la beneficiaria quien contó que el mayor de ellos es ahora técnico certificador de helicópteros, el mediano licenciado en ADE y Derecho y el pequeño ha empezado a estudiar aviónica, todos contando con becas educacionales. “En una situación difícil nos encontramos con la cara amable de quienes gestionan las ayudas en el Colegio. Se nos abrieron las puertas de la solidaridad. Y las primeras puertas que se abren son las que nunca se olvidan”.
 
El Dr. José Luis Palenzuela se quedó viudo hace cuatro meses cuando su mujer, médica colegiada en Ávila, fallecía dejando cuatro niños, el mayor de 13 y el pequeño de 4 años, huérfanos de madre. Desde ese momento la Fundación, a través del Colegio de Médicos de Ávila, proporcionó ayudas asistenciales a cada uno de sus hijos. "Nos ha venido Dios a ver. Es indispensable en estos momentos tan difíciles contar con estas ayudas", manifestó el Dr. Palenzuela durante su intervención, quien resaltó la “calma, seguridad y tranquilidad” que siente por el acompañamiento de la Fundación en todo momento. Animó a los allí presentes a que colaboren porque el apoyo cuando ocurre una desgracia es muy importante.
 
Tras explicar que ya conocía la existencia de estas ayudas afirmó que no era consciente de "la importancia" que tenían hasta le ocurrió en primera persona. Gracias a todos los que formáis parte de la Fundación. La vida es muy difícil y nunca sabes lo que te puede pasar. Os animo a todos a que colaboréis con ella", señaló.
 
Cuando murieron su hermana, médica psiquiatra colegiada en Ávila, y su cuñado, también médico; Ricardo Escribano se hizo cargo de sus dos sobrinos que en aquel entonces tenían 12 y 9 años. "En menos de 11 meses mis dos sobrinos perdieron a sus dos padres", explicó Escribano quien contó que desde ese momento la Fundación y el Colegio de Médicos contactaron con ellos y los dos niños pudieron recibir ayudas educacionales. "Gracias a la Fundación por su ayuda tan necesaria que hace que mis sobrinos puedan seguir estudiando con igualdad de oportunidades", señaló. 
 
Por esto motivo, animó a todos los médicos a seguir colaborando con esta Fundación que no solo presta "una ayuda material muy importante" que le ayudó económicamente a sufragar los gastos de ocuparse de dos niños, sino el "apoyo emocional" en momentos "tan difíciles" y la “seguridad” de poder mantener la vida de sus sobrinos.
 
El Director General de Familia y Políticas Sociales de la Junta de Castilla y León, Pablo Rodríguez Hoyos agradeció la celebración de este acto en el que pudo comprobar que instituciones como esta Fundación “siguen apostando por la solidaridad y la igualdad de oportunidades de las personas que más necesidades y dificultades tienen”.” “La labor de esta Fundación -dijo- ha de ser reconocida por estar al lado de los más desfavorecidos y por fomentar la cultura de dar sin recibir nada a cambio”.
 
A continuación, tuvo lugar la Conferencia académica 'Ávila en la Literatura' impartida por Sonsoles Sánchez-Reyes, profesora titular de Filología en la Universidad de Salamanca y teniente alcalde de Cultura, Educación y Deporte del Ayuntamiento de Ávila.