Campaña medicina rural

Sábado, 20 Agosto 2022

Los médicos navarros proponen cambios en el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea

18/09/2012

El Colegio de Médicos de Navarra presenta un documento que recoge las propuestas de colegiados y de más de 20 sociedades científicas, para mejorar las áreas de Atención Especializada, Pediatría, Atención Primaria, Urgencias y Emergencias y Médicos en Formación del Servicio Navarro de Salud-Osasundibea

Pamplona, 17 de septiembre de 2012 (medicosypacientes.com)

El Colegio de Médicos de Navarra presenta un documento que recoge las propuestas de colegiados y de más de 20 sociedades científicas, para mejorar las áreas de Atención Especializada, Pediatría, Atención Primaria, Urgencias y Emergencias y Médicos en Formación del Servicio Navarro de Salud-Osasundibea

En su presentación, la doctora Mª Teresa Fortún, presidenta del Colegio de Médicos de Navarra, aclaró que “la iniciativa no pretende polemizar sobre actuaciones realizadas o por llevar a cabo, sino exponer algunos puntos que los médicos creemos prioritarios en el cambio de nuestro sistema sanitario”. El documento aborda, en primer lugar, conceptos generales “que consideramos necesarios en todos los ámbitos” y posteriormente valora áreas de mejora en Atención Especializada, Pediatría, Atención Primaria, Urgencias y Emergencias y Médicos en Formación.

Optimización de recursos, calidad y planificación 

Los médicos navarros apuestan por la optimización de los recursos actuales “antes de plantear modificaciones de calado difíciles de implantar”. Consideran que la estructura del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea debe revisarse, “analizando la necesidad de cada uno de los puestos actuales y eliminando los superfluos” y subrayan que los gestores sanitarios “deben profesionalizarse, trabajar por objetivos, comprometerse con una fiscalización periódica de resultados y ser independientes de las corrientes políticas de cada momento, punto esencial para poder realizar proyectos a medio y largo plazo”. Además, subrayan la importancia de instaurar medidas de control de calidad de todas las actividades asistenciales y para ello consideran necesario una completa informatización de procedimientos y gastos individualizados, formularios para medir la calidad y satisfacción del paciente y herramientas de análisis de datos objetivos de resultados de salud.

A la hora de planificar las necesidades de personal destacan que se tenga en cuenta la amplia feminización de la profesión y se contemplen “medidas flexibles que favorezcan la conciliación laboral y familiar”. Proponen, además, la creación de la figura voluntaria del médico emérito, “sin labor asistencial, pero con funciones de docencia, consultoría y asesoramiento”, que se reconozca la importancia de la formación “posibilitando medios para llevarla a cabo”, y que se replantee la actual carrera profesional y la política de gestión de becas.

Mejoras en Atención Especializada

El documento presentado subraya que “la motivación e implicación de los médicos es fundamental para que cualquier medida sea aceptada y desarrollada, pues solo así será posible que su implementación sea eficiente”. Aclara que “los incentivos no deben ser únicamente económicos” y cita otras fórmulas (reconocimiento, permisos, acceso a formación). En Atención Especializada los médicos navarros no son partidarios de ampliar o deslizar horarios “hasta que se demuestre fehacientemente que el actual es insuficiente”.

Entre los aspectos que pueden y deben mejorar destacan una adecuada gestión de las listas de espera, tanto en la actividad quirúrgica como en consultas externas. Para ello creen necesario mejorar el rendimiento y el índice de quirófanos, y piden la participación de los profesionales en la gestión de la agenda de consultas. Apuestan por la generalización de Circuitos de Alta Resolución y de Diagnóstico Rápido en procesos que lo requieran y proponen medidas para garantizar la continuidad de la asistencia y la despersonalización de la atención. Reclaman, además, que “todos los servicios dispongan de una cartera de servicios definida”.

Sobre la creación del Complejo Hospitalario de Navarra subrayan que la modificación de los Servicios Jerarquizados actuales deberá realizarse “con diálogo y respeto mutuo” y que las futuras áreas/unidades “deben basar su actividad asistencial en un programa de objetivos, con un presupuesto anual pactado y autogestionado”. Para su implantación creen necesario mejorar la eficacia de los servicios que integren las unidades, acortar el proceso de unificación para disminuir el elevado coste personal y profesional, buscar el consenso y homogenizar la asistencia de los pacientes”.

Pediatría Hospitalaria y de Atención Primaria 

Entre las propuestas realizadas en el ámbito de la Pediatría Hospitalaria destacan: estudio de las necesidades sanitarias reales, buscar la máxima calidad asistencial y mejorar el sistema de historia clínica informatizada. Piden además estar abiertos a nuevas prestaciones (psicólogos clínicos pediátricos, mejora del trasporte sanitario infantil, adaptación y reforma de espacios, etc).

En quirófanos pediátricos consideran urgente renovar el material quirúrgico, introducir innovaciones técnicas “que son rutina en muchos hospitales españoles”, racionalizar las compras contando con los profesionales, modificar los actuales pactos de gestión y asignar funciones a los distintos estamentos.

En Atención Primaria reclaman un plan específico para Pediatría, que contemple la instauración del modelo de enfermería de pediatría, el ajuste y adecuación de los cupos y la integración del personal de pediatría en los equipos de gestión. Proponen además un plan de formación “de obligado cumplimiento”, adecuar los programas informáticos a Pediatría y homogeneizar los criterios de asistencia pediátrica en Atención Primaria.

En opinión de los médicos de Navarra, “adecuar de forma correcta en Pamplona un solo punto de urgencias extrahospitalarias, con la necesaria planificación de personal, horario y técnicas disponibles, sería más eficaz y eficiente. La creación de nuevos puntos de atención solamente supone una mejora de la accesibilidad, favoreciendo un aumento innecesario de la demanda de procesos banales mientras aumenta la lista de espera de procesos relevantes”.

Mejoras en Atención Primaria y Centros de Salud 

En Atención Primaria proponen la revisión y reorganización de las funciones del personal de los centros de salud, una demanda especialmente urgente en el medio rural donde todavía no está implantado el plan de mejora y los médicos se enfrentan a una mayor “sobrecarga administrativa y burocrática, y una atención centrada en lo agudo”.

Otras propuestas para la Atención Primaria son: incrementar el presupuesto, promover campañas de educación sanitaria, corresponsabilidad del paciente, consultas no presenciales, desarrollo de programas de telemedicina, redistribución de cupos que tengan en cuenta otros criterios (frecuentación, envejecimiento, proximidad, etc) que no sean estrictamente poblacionales, acceso a pruebas diagnósticas sin restricciones, disminuir la demora en la entrega de los resultados, uso generalizado de nuevas tecnologías (“la receta electrónica y la historia clínica deben implantarse de forma progresiva y sin pausas”), descentralización en la gestión, potenciar la investigación en Atención Primaria, fomentar una coordinación bidireccional con Atención Especializada en campos como la atención al paciente anciano y frágil o alteraciones del comportamiento y demencias.

Los médicos de Primaria reclaman extender los equipos de Cuidados Paliativos y Hospitalización a Domicilio a toda Navarra en coordinación con los equipos de Atención Primaria.

Urgencias y Emergencias

En el documento se considera fundamental diferenciar Atención Continuada y Atención Urgente y/o Emergente porque “los medios técnicos y de personal que se necesitan para una y otra son diferentes. La Atención Continuada debe depender de Atención Primaria y ser los centros de salud, con los medios necesarios, los que se encarguen de su gestión. Solo así conseguiremos la continuidad asistencial que tanto se valora”.

Proponen la creación de una Dirección General de Urgencias y Emergencias con entidad propia, “que aglutine y coordine a los distintos profesionales y ámbitos que actúan en las situaciones de riesgo vital” (urgencias rurales, servicios extrahospitalarios, trasporte sanitario urgente y urgencias hospitalarias). 

Piden además el desarrollo de un plan de emergencias comunitario que contemple la dotación de recursos, infraestructuras, coordinación efectiva entre los recursos movilizados y SOS, convenios con otras comunidades, investigación y docencia.

Médicos en Formación

Los Médicos en Formación de Navarra piden cambios en el sistema de contratación y, la implantación de listas abiertas permanentes “que posibiliten la inclusión inmediata de los MIR que finalizan la especialidad en los centros sanitarios navarros”. En estas listas proponen, además, modificar algunos criterios de baremación (quitar peso específico a la fecha de incorporación a la lista, contar como años trabajados en el SNS-O el tiempo de formación MIR, etc).

Valoran que para optimizar la calidad de la formación MIR en Navarra se debe “favorecer la labor de los tutores y recompensar su esfuerzo con un reconocimiento público y profesional (liberación de horas para tutorías, puntuación en carrera profesional, compensación con posibilidad de rotaciones para reciclaje…)”.  Piden también dimensionar adecuadamente las plantillas para que los médicos especialistas, además de atender al paciente, puedan realizar su labor de supervisión del residente en tareas asistenciales. Por último, creen imprescindible la realización de un estudio demográfico médico con planificación de las necesidades de personal a medio y largo plazo, y potenciar la investigación y formación entre los médicos residentes.