Jueves, 21 Octubre 2021

Estudio 'British Journal of Psychiatry'

Los jóvenes cuyas madres sufrieron depresión durante o después del embarazo tiene mayor riesgo de sufrirla también

Los hijos de madres deprimidas durante y después del embarazo son más propensos a desarrollar síntomas depresivos a la edad de 24 años, según una nueva investigación dirigida por la Universidad de Bristol, en Reino Unido, publicada en el 'British Journal of Psychiatry'

Madrid 24/09/2021 medicosypacientes.com/ E.P.
Los hijos de madres deprimidas durante y después del embarazo son más propensos a desarrollar síntomas depresivos a la edad de 24 años, según una nueva investigación dirigida por la Universidad de Bristol, en Reino Unido, publicada en el 'British Journal of Psychiatry'.
 
A los 24 años, los jóvenes nacidos de madres con depresión prenatal y postnatal tenían puntuaciones de depresión casi tres puntos más altas que los hijos de madres sin depresión. El estudio también tuvo en cuenta el impacto de la depresión del padre, aunque la muestra era muy pequeña.
 
El estudio analizó la información de las encuestas realizadas a 5.029 personas durante un periodo de 14 años, entre los 10 y los 24 años, para examinar cómo se producen los riesgos de depresión en la infancia y la adolescencia.
 
Los investigadores también descubrieron que los hijos de madres con antecedentes de depresión postnatal presentaban un aumento de los síntomas depresivos a lo largo del tiempo, mientras que los de madres con antecedentes de depresión prenatal presentaban niveles generales de depresión más elevados en todo momento. Esto sugiere la importancia del apoyo y las intervenciones contra la depresión prenatal y postnatal.
 
Gracias a los datos del mundialmente conocido estudio sanitario Children of the 90s (también conocido como Estudio Longitudinal Avon de Padres e Hijos) los investigadores pudieron explorar los patrones de los síntomas depresivos de los hijos en función de los distintos momentos de la depresión materna para ver si había alguna característica o diferencia en el momento y la duración de la depresión de los hijos de las madres deprimidas.
 
La doctora Rebecca Pearson, autora principal y profesora titular de epidemiología psiquiátrica en la Universidad de Bristol y catedrática de psicología en la Universidad Metropolitana de Manchester, explica que, "mediante el seguimiento de las trayectorias de las medidas repetidas del estado de ánimo en los hijos de madres deprimidas, desde la infancia hasta la edad adulta, pudimos proporcionar más información sobre cómo el conocido riesgo intergeneracional del estado de ánimo deprimido se presenta a lo largo del tiempo".
 
Por su parte, la doctora Priya Rajyaguru, primera autora de la investigación, resalta que "este estudio muestra que los hijos de padres con depresión prenatal y postnatal corren el mayor riesgo de padecer depresión ellos mismos, y este riesgo parece persistir a lo largo de la adolescencia hasta los primeros años de la edad adulta. También encontramos algunas diferencias según el momento de la depresión materna en particular".
 
Los datos se obtuvieron de una cohorte predominantemente blanca y de clase media. Es necesario seguir trabajando para analizar más poblaciones y contextos, como los estilos de crianza, las relaciones con los compañeros y otros factores en diferentes culturas.
 
La doctora Joanne Black, presidenta de la Facultad de Psiquiatría Perinatal del Real Colegio de Psiquiatras, subraya que "esta investigación examina el impacto de la depresión tanto en las madres como en los padres sobre el riesgo de depresión de sus hijos. Muestra que el momento de la depresión en los padres (durante el embarazo, después del parto o ambos) y si la madre, el padre o ambos se vieron afectados son factores de riesgo importantes para la futura salud mental del niño".
 
"La buena noticia es que disponemos de tratamientos eficaces basados en la evidencia y cuanto antes podamos ofrecerlos, mejor --prosigue--. Por eso, el examen de salud mental de todas las madres es vital y seguirá siendo una prioridad a medida que salgamos de la pandemia".
 
En este sentido, añade que "el estudio también plantea cuestiones importantes sobre la visibilidad de la salud mental paterna, aunque la muestra de padres era pequeña. Como su salud mental no se examina de forma rutinaria, pero sigue afectando a la futura salud mental del niño, necesitamos más investigación para entender cómo podría ser un mejor apoyo para los padres".