Campaña medicina rural

Sábado, 13 Agosto 2022

Los infectados por cólera en Haití ascienden a 181.000, según su Ministerio de Salud Pública

18/01/2011

En la semana del 1 al 7 de enero se contabilizó un promedio de 17 muertes diarias, según la Administración haitiana

Madrid, 18 de enero 2011 (medicosypacientes.com)

El Ministerio de Salud Pública y Población (MSPP) haitiano ha elevado a 3.790 la cifra de personas fallecidas en el país por la epidemia de cólera que desde mediados de octubre pasado azota la nación, mientras que ha situado la cifra de infectados en más de 181.000.

El organismo gubernamental ha informado que con relación a la última cifra, publicada la semana pasada, la cantidad de muertos ha aumentado en cien individuos, lo que significa que entre el 1 y el 7 de enero, día final de este conteo, hubo un promedio de 17 muertes diarias.

En este sentido, la portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Fadela Chaib, manifestó en rueda de prensa ofrecida en Ginebra que la enfermedad "no ha llegado a su punto máximo" y que "sin duda habrá muchos más casos de cólera en Haití".

En el informe publicado por el MSPP se especifica que al menos 101.000 de los 181.000 contagiados han sido tratados en hospitales del país y por las brigadas médicas cubanas, según informa el canal de televisión panamericano Telesur. La enfermedad se ha extendido a la vecina República Dominicana, donde se han contabilizado hasta la fecha 163 fallecimientos.

Ante este hecho, Rodríguez indicó que las cifras "demuestran el compromiso y la efectividad del trabajo latinoamericano, que espera mantenerse en el país hasta que la epidemia sea erradicada".

Por otra parte, durante un encuentro sostenido el pasado viernes entre el presidente de Haití, René Preval, y diversas Organizaciones No Gubernamentales (ONG), éstas expresaron que posiblemente abandonen del país a raíz de la poca entrega de ayuda internacional y de la escasa ayuda humanitaria.

Entre las necesidades más apremiantes denunciadas en la reunión figuró la falta de agua potable, las pocas cantidades de productos higiénicos y el aislamiento de casos en zonas de difícil acceso.

Ante este panorama, Rodríguez resaltó que los únicos que han manifestado el deseo de quedarse "volvieron a ser los médicos cubanos" que aseguraron "ayudar mientras sea posible y en todo lo que esté a su alcance".