Jueves, 25 Mayo 2017

Reivindicación de derechos fundamentales

Los estudiantes de Medicina se unen contra la homofobia y la transfobia en el mundo sanitario

El conjunto de estudiantes de medicina integrado desde el Consejo de Estudiantes de Medicina (CEEM), junto con la rama española de la International Federation of Medical Students Association (IFMSA-Spain) y el Consell d’Estudiants de Medicina de Catalunya (CEMCat) presentaron la primera OUTlist de la Sanidad Española con motivo del Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia

Madrid 17/05/2017 medicosypacientes.com
Marina García, presidenta del CEEM.

Las OUTlists son espacios asociados a una institución en los que todos los miembros de esta institución que lo deseen pueden dejar constancia de que pertenecen a la comunidad LGTBQ+ o de que apoyan este movimiento. Este formato es común en universidades estadounidenses, como por ejemplo el OUTlist de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford.

El estudiantado pretende implementar este formato en España con el objetivo de dar apoyo y actuar como aliados de personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero… de la comunidad universitaria y sanitaria; y para reafirmar que harán todo lo posible para asegurar que estudiantes, facultativos, personal de servicio, pacientes y colegas se sientan seguros y respaldados. Y, de esta forma, denunciar activamente la cultura de odio que ha existido y sigue existiendo hacia el colectivo LGTBQ+.

Aarón Otero, coordinador de la Comisión de Salud Pública del CEEM, declaró que “como futuros médicos, queremos dar aval y amparar a todas las personas que sienten que no pueden desarrollarse de forma plena en sus espacios de clase o de trabajo, que no puedan compartir y vivir su orientación sexual o expresión e identidad de género. Queremos que aquellas personas aliadas o que se identifiquen como LGTBQ+ que voluntariamente quieran proponerse como mentores para acompañar a estudiantes de ciencias de la salud, profesionales o familiares puedan hacerlo de una manera accesible para todos y todas”. 

Añadió que “esta es una acción que pretende construir un cambio profundo en la cultura actual, fomentando que los espacios donde nos desarrollamos dejen de ser violentos y excluyentes para muchas de las personas que los habitamos, buscamos una sociedad más democrática, más justa y más solidaria”.

El grupo de SCORSA de IFMSA-Spain (Grupo de Trabajo de Salud Reproductiva, Sexualidad, VIH/SIDA y otras ITS) se sumó con mucha ilusión a la iniciativa, puesto que precisamente su labor con los estudiantes y, sobre todo, la población universitaria, está centrada en la educación en la diversidad y salud sexual. 

El co-coordinador de dicho grupo, Daniel García Abiétar, comentó que “son varios años los que llevamos luchando y trabajando como estudiantes de medicina porque en el mundo sanitario se considere la sexualidad como parte esencial de la identidad de las personas (y por lo tanto, como determinante de su salud como pacientes). Nuestra existencia se fundamenta, precisamente, en esta falta de un enfoque de la asistencia sanitaria que integre esta paleta de colores que nos rodea en las calles y sentimos en nuestro interior respecto a la sexualidad (identidades de género, vivencias del sexo, etc)”.

Desde la Asociación de Estudiantes de Ciencias de la Salud (AECS) se trabaja para construir un mundo libre de discriminación desde una perspectiva multidisciplinar que englobe todos los aspectos de atención a las personas en el ámbito sanitario, por lo que esta iniciativa les emocionó. La coordinadora del grupo de salud sexual y reproductiva incluyendo VIH/SIDA de AECS, Laura Lalucat, transmitió: “Defendemos que los servicios sanitarios garanticen el cumplimiento de los derechos humanos, de forma que estos sean inclusivos, libres de estigma y discriminación, excluyendo cualquier forma de LGBTIfobia. Todos los individuos deberían ser capaces de ejercer plenamente sus derechos y libertades independientemente de cual sea su orientación sexual y/o identidad de género. Así, como estudiantes de ciencias de la salud, nos consideramos una pieza clave para generar un mundo sanitario donde ninguna orientación ni identidad pueda quedarse fuera del sistema”.

En conclusión, el conjunto de estudiantes de medicina se unió para reivindicar los derechos fundamentales de las personas, apostando por la necesaria eliminación de las barreras generadas por orientación sexual e identidad o expresión de género. Buscan así, generar una comunidad de personas implicadas en la transformación de los entornos y dinámicas cotidianas, promoviendo espacios libres de violencia en las facultades de medicina y hospitales y centros de salud universitarios. A su vez, reivindicaron que exista formación específica en diversidad sexual y de género para garantizar la adecuada asistencia sanitaria a todas las personas