Lunes, 17 Diciembre 2018

V Jornadas CACM

Los Colegios de Médicos son los garantes de una Medicina segura y de calidad

En el marco de las V Jornadas de los Colegios de Médicos de Andalucía, organizadas en Jerez por el Consejo Andaluz de Colegios de Médicos (CACM), se celebró el pasado sábado una mesa redonda sobre “Los Colegios de Médicos en la sociedad del siglo XXI”, en la que se analizó el rol que ejercen las corporaciones médicas para el conjunto de la sociedad, destacándose su papel como garantes de una Medicina segura, de calidad y de buen comportamiento deontológico

Cádiz 19/11/2017 medicosypacientes.com/S.P.
De izda. a dcha. Dres. Romero, Álvarez, y Aguado junto al abogado De Torres.
Moderada por el Dr. Antonio Aguado, presidente del Colegio de Médicos de Huelva, se contó con la participación del presidente de la OMC, Dr. Serafín Romero; la consejera de Salud de Andalucía, Marina Álvarez; y del abogado Antonio de Torres, asesor jurídico del CACM.
 
El Dr. Serafín Romero se centró en el “gran cambio conceptual” que han experimentado los Colegios de médicos en la última década, esencialmente cuando ha centrado sus actuaciones en su compromiso con la sociedad, que desde siempre “ha confiado en la profesión para garantizarle una actuación profesional segura” por eso tenemos que velar con acciones como la Validación Periódica de la Colegiacion, para que el que hace de médico sea medico, se encuentre sano, sea especialista de lo que dice que es y, además, no tenga faltas deontológicas”.
 
Recordó las principales funciones que ostentan los Colegios como son: representar, regular y ordenar y dignificar el ejercicio del médico. A ello se suma el disponer de un de Código de Deontología común para todos los médicos y médicas de España y que “está pensado para los ciudadanos, para que conozcan cuáles son nuestras obligaciones y nuestros compromisos, que incluso están por encima de las normas y leyes”. Una de las principales es anteponer los intereses de los pacientes frente a otros, como destacó, “y esa es la máxima que debe guiar nuestras actuaciones”.
 
El Dr. Romero animó a los profesionales a “no tener miedo a reconocer que somos ‘corporativistas’, pero siempre como mecanismo de control para la mejor seguridad de los ciudadanos. “El hecho de tener que defender al ciudadano y garantizarle una asistencia de calidad nos ha posicionado más cerca de los que más nos necesitan, de los que más sufren, más al lado de los pacientes”, afirmó.
 
A continuación, esbozó las principales líneas que van a marcar el futuro de las organizaciones colegiales médicas en el siglo XXI y que se van a defender desde el CGCOM, como aseguró, orientadas hacia cinco ejes fundamentales: la defensa de nuestro modelo sanitario universal, equitativo, accesible, de calidad y especialmente solidario. Otra de las líneas pasa por la defensa del médico, centrada, entre otras, en combatir la precariedad laboral, la lucha contra las agresiones, y la promoción de la igualdad de género en la profesión médica.
 
Un tercer eje de actuación se centra en la propia Organización Médica Colegial, en el sentido de una mejora de nuestra propia organización, liderazgo de las acciones sanitarias y mantener “una actitud colaborativa con el resto de profesiones sanitarias” encaminadas especialmente en el debate de las competencias, según explicó.
 
A ello se suma la defensa del profesionalismo médico, impulsando la Validación Periódica de la Colegiación (VPC), el desarrollo profesional continuo y la recertificacion. Especial atención, destacó, merece la Troncalidad, el Registro de Profesionales y la Gestión Clínica.
 
Finalmente, la colaboración con los pacientes, que calificó de fundamental “para defender juntos la mejor calidad asistencial y una práctica profesional en las mejores condiciones”, concluyó.
 
Objetivos comunes entre Colegios y Administración sanitaria
 
La consejera de Salud andaluza, Dra. Marina Álvarez, destacó la importancia de la defensa de objetivos comunes por parte de los colegios médicos y la Administración sanitaria, como son la protección de los profesionales en las distintas dimensiones de su tarea profesional; la formación continua y la generación de conocimiento e innovación; la promoción de una cultura de salud y aprecio a los profesionales entre la población; y la garantía de los derechos ciudadanos. “Debemos seguir colaborando desde la honestidad y la lealtad”, añadió.
 
“Los Colegios de Médicos del siglo XXI han de asumir las realidades sociales y profesionales y enriquecerse con ellas porque, sin duda, supondrán un avance en la profesión médica”, resaltó.
 
La respuesta a estos retos que la Sanidad tiene planteados debe construirse, a su juicio, “desde las claves de una sociedad madura, a partir de la solidaridad y la democracia, buscando siempre mayor cohesión social y más respeto a la diversidad, desde una perspectiva de derechos humanos”.
 
Desde su punto de vista, las corporaciones médicas deben contribuir “a garantizar el derecho universal a la salud a través de acciones de fortalecimiento del sistema público, de mejora en el acceso a los servicios necesarios, de colaboración y de cooperación para mejorar la capacitación y la protección de los profesionales”. A ello añadió combatir las desigualdades en salud “y procurar que la población más vulnerable pueda disfrutar del derecho a la salud en igualdad de condiciones que el resto de la sociedad”.
 
La titular de la cartera de Sanidad andaluza recordó, en otro momento de su intervención, las iniciativas que Colegios y Administración han conseguido conjuntamente, como el convenio firmado entre la Consejería de Salud y el CACM que permite el acceso al Registro de Voluntades Vitales Anticipadas para cualquier médico que ejerza en la comunidad autónoma, pudiendo garantizar que las voluntades formalmente expresadas sean respetadas en todos los centros sanitarios.
 
También se refirió al trabajo colaborativo en formación continua y generación de conocimiento e innovación entre los profesionales, “posibles gracias a distintos convenios desarrollados a través de la Escuela Andaluza de Salud Pública,  con proyectos de docencia, investigación y consultoría”, indicó.
 
Mención especial hizo al Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME), que se gestiona a través de los Colegios de Médicos de cada provincia, y el Plan de Prevención y Atención a las Agresiones, que incluye formación para gestionar conflictos, protocolos de actuación ante una situación de violencia o asistencia jurídica inmediata.
 
Finalmente, la Dra. Álvarez se detuvo en la trayectoria del Consejo Andaluz en la cooperación internacional. “La ayuda humanitaria siempre ha formado parte inherente de la profesión médica. En este sentido, la Consejería de Salud ha promovido siempre la implicación de los profesionales en este tipo de proyectos como un elemento de calidad para el sistema sanitario”, concluyó.
 
Adaptación a la normativa europea
 
El abogado De Torres también apuntó algunos de los retos que tienen por delante los colegios de médicos como es, a su juicio, “su adaptación a la sociedad actual”.
 
El futuro de los Colegios de Médicos, bajo su punto de vista, no radica solo en la ordenación profesional sino en la de crear organismos de protección de los derechos de los pacientes y ciudadanos.
La ordenación profesional en su más amplio sentido, la vigilancia deontológica y disciplinaria, la transparencia absoluta y los registros profesionales, forman parte de la ingente labor de las corporaciones médicas, según señaló.
 
Bajo su punto de vista, además, los Colegios profesionales se tienen que adaptar a la filosofía de las normas procedentes de la Unión Europea que priorizan la defensa del consumidor/usuario, ello conlleva para dichas corporaciones la rigurosidad y eficacia  en las actuaciones disciplinarias. Sin embargo, como apuntó, “los Colegios de Médicos no tienen por qué innovar en materia disciplinaria”, ya que, como dijo, “su Código de Deontología Médica es sumamente original y modélico”.
 
Los futuros colegiados, en su opinión, tendrán que tener claro que “el control de su profesión no se ciñe a un control disciplinario por parte de la organización pública, privada, laboral o estatutaria a la que pertenezcan, “sino que dicho control está depositado en su Colegio profesional”.