Miércoles, 8 Diciembre 2021

Posicionamiento

Los Colegios de Médicos de Valencia, Alicante y Castellón rechazan el uso del término “violencia obstétrica” y su inclusión en la Ley de Violencia de Género

Los Colegios Oficiales de Médicos de Valencia, Alicante y Castellón, rechazan en sendos comunicados el concepto de “violencia obstétrica” y su tipificación en la categoría de delito penal que se le pretende dar.

Valencia 23/11/2021 medicosypacientes.com/ COM Valencia
Comunicado COM Valencia
 
Desde el ICOMV consideramos que este termino supone un ataque directo contra los médicos especialistas en ginecología, matronas y demás personal sanitario que participa en el seguimiento de los embarazos y partos con el fin de preservar la salud de la mujer y del bebé.
 
La violencia de género es un tema muy serio y preocupante en nuestro país, incluir el uso del término “violencia obstétrica” dentro de la violencia de género no hace más que romper la confianza médico – paciente y la relación de respeto mutuo que tan importante es en nuestra profesión. 
 
Como en cualquier otro trabajo, pueden darse casos de mala praxis, que no son lo habitual, y en este caso deben abordarse por las vías legales que corresponden. Sin embargo, no se puede permitir que se cree un concepto que criminalice el trabajo de los ginecólogos y personal sanitario que vela día a día por la calidad asistencial y la salud de las mujeres y sus bebés.
 
Comunicado COM Alicante

Ante la pretensión de tipificar la denominada ‘VIOLENCIA OBSTÉTRICA’ (entendida como aquella ejercida por un profesional a su paciente durante el proceso reproductivo), como una modalidad de violencia de género, el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Alicante (COMA) manifiesta su rechazo tanto al término de ‘violencia’ (dando a entender la existencia de actos violentos en la atención a las pacientes), como su tipificación en la categoría de delito penal que se le pretende dar.

De igual forma, quiere manifestar su total apoyo a los facultativos que puedan ser afectados por la anunciada modificación de la Ley Integral contra la Violencia sobre las Mujeres,  del Gobierno Valenciano, y a sus reivindicaciones en contra de su aplicación, dadas las repercusiones que tendrá sobre la relación médico-paciente, sobre la asistencia a las mujeres y a sus recién nacidos, sobre la injusta criminalización de la profesión médica y sobre otras repercusiones legales derivadas de la asistencia.

Entendemos que este puede ser sólo el principio de un cambio de paradigma en la normativa de la atención médica que podrá afectar a cualquier ámbito o especialidad y no necesariamente sólo a la ginecología-obstetricia, por lo que realizamos un llamamiento a la unidad en contra de la imposición de normativas que lesionan en lo más profundo la confianza en la que ambos, médicos y pacientes, deben basar su relación y que poco tienen que ver con la calidad asistencial.

Reafirmamos el compromiso ya expresado con anterioridad por la Organización Médica Colegial (CGCOM) y por las Sociedades Científicas para la mejora de la práctica clínica basada en la evidencia, y el compromiso ético y deontológico en la práctica de la medicina.

Comunicado COM Castellón

El Colegio de Médicos de Castellón (COMCAS) rechaza el concepto de “violencia obstétrica” (entendida como la ejercida por un profesional a su paciente durante el proceso reproductivo) que se pretende incluir dentro de la Ley Integral contra la Violencia de Género del Gobierno valenciano. Rechazamos tanto el término violencia como la tipificación como delito penal que se le pretende dar.
 
El COMCAS ve en el uso de esta terminología un ataque contra los ginecólo-gos, matronas y personal sanitario que participa en el proceso del embarazo y el parto a fin de preservar la salud de la mujer y el bebé.
 
Desde el Colegio de Médicos de Castellón consideramos que la violencia de género es un problema muy serio y preocupante en nuestro país, que nos ha de llevar a reflexionar y buscar medidas para atajarlo. Por ello, el hecho de incluir la “violencia obstétrica” dentro de la violencia de género no hace más que quebrar la confianza mutua y el respeto que ha de presidir la relación entre médico y paciente, algo básico en el ejercicio de nuestra profesión.
 
En nuestra profesión, como en todos los ámbitos laborales, pueden darse ca-sos de mala praxis, que no son lo habitual, y que, en su caso, han de abordarse por las vías legales que corresponden. Sin embargo, no se puede permitir que se cree un concepto que penalice el trabajo de los ginecólogos y personal sanitario que vela por la salud de los pacientes.
 
En este contexto, la Junta Directiva del Colegio de Médicos de Castellón, como también lo han hecho los otros dos colegios provinciales, manifiesta y muestra el total apoyo a los facultativos que puedan ser afectados por la anunciada modificación de la Ley Integral contra la Violencia sobre las Mujeres, del Gobierno Valenciano, y a sus reivindicaciones en contra de su aplicación, dadas las repercusiones que tendrá sobre la relación médico-paciente, sobre la asistencia a las mujeres y a sus recién nacidos, sobre la injusta criminalización de la profesión médica y sobre otras repercusiones legales derivadas de la asistencia.
 
Asimismo, reiteramos el compromiso expresado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), del que formamos parte, y por las sociedades científicas para buscar la mejora de la práctica clínica basada en la evidencia, y el compromiso ético y deontológico en el ejercicio diario de la medicina.