Campaña medicina rural

Lunes, 15 Agosto 2022

Los ciudadanos demandan una mejor comunicación entre niveles asistenciales

11/02/2010

Los usuarios suelen solicitar asistencia en el primer nivel asistencial entre cinco y seis veces al año. Un 84 por ciento califica "buena o muy buena" la calidad de los servicios recibidos, según datos manejados en el último Consejo Interterritorial

Madrid, 11 de febrero 2010 (medicosypacientes.com)

El 84 por ciento de los ciudadanos españoles califica cómo buena o muy buena la calidad de los servicios que reciben de la Atención Primaria del Sistema Nacional de Salud (SNS) y sólo un 2,5 por ciento la considera mala o muy mala, según las principales conclusiones del primer informe de evaluación del Marco estratégico para la mejora de la Atención Primaria en el siglo XXI (Proyecto AP-21).

Los ciudadanos acuden a su médico de Atención Primaria, bien médico de familia o pediatra, unas 5,6 veces al año dentro del Sistema Nacional de Salud (SNS), y el 84 por ciento califica como buena o muy buena la atención que reciben en estas consultas, según los datos de un informe presentado en el transcurso del Consejo Interterritorial de Salud celebrado ayer en la sede del ministerio.

De este modo, y según aseguró la ministra Trinidad Jiménez, al término de esta reunión, estos datos reflejan "el esfuerzo y el compromiso de estos profesionales" a la hora de realizar su trabajo, ya que, según datos del mismo informe, sólo un 2,5 por ciento de la población asegura que la atención recibida sea mala o muy mala.

Dicho estudio, relativo a la primera evaluación del marco estratégico para la mejora de la Atención Primaria en el siglo XXI (proyecto AP-21), también se centra en algunos aspectos que los ciudadanos consideran mejorables, como la comunicación entre niveles asistenciales, ya que sólo la mitad de los ciudadanos considera que ésta sea correcta.

En cambio, los pacientes otorgan apenas un "aprobado" al tiempo de espera en sala para entrar a la consulta de su médico, advirtiendo también un aumento en la demora para ser atendido desde que se pide cita.

Pese a ello, Jiménez aseguró que en los últimos años ha bajado el número medio de pacientes que lleva cada facultativo, pasando de los 1.426 por médico de AP contabilizados en 2007 a una media actual de 1.483, más de 50 pacientes menos.

Acciones frente
a la carga burocrática

Igualmente, el informe recoge que prácticamente todas las comunidades han desarrollado acciones encaminadas a la reducción de las cargas burocráticas en los centros de salud, gracias a la implantación de las tecnologías de la información y la comunicación para automatizar diversos procesos.

Además, existe un uso generalizado de las guías de práctica clínica como herramienta de apoyo a las decisiones médicas bien a nivel autonómico bien conjuntas para todo el SNS. Del mismo modo, la mayoría de las comunidades autónomas han llevado a cabo diversas acciones formativas en aspectos relacionados con la seguridad del paciente.

En cuanto a las actividades preventivas llevadas a cabo para evitar la aparición de enfermedades prevenibles mediante la vacunación, en el informe presentado se asegura que éstas son "muy satisfactorias" y, en el caso de la vacunación infantil, alcanzan "coberturas óptimas" para todas las vacunas incluidas en el calendario vacunal aprobado por el Consejo Interterritorial.

La Estrategia AP21 fue aprobada por el Pleno del Consejo Interterritorial del SNS en 2006 con un horizonte de seis años (2007-2012) para establecer, según se explica desde el Ministerio de Sanidad, las bases necesarias que permitan el mantenimiento de una Atención Primaria de calidad, accesible a todos de manera equitativa, apoyada en los profesionales y orientada al ciudadano.

Para el desarrollo del Proyecto AP-21 el Ministerio de Sanidad y Política Social cuenta con la colaboración activa de las comunidades autónomas, las sociedades científicas (más de 90 expertos) y las asociaciones de pacientes. En concreto, el proyecto recoge 44 líneas de actuación en torno a dos ejes: el ciudadano y el profesional. Estas líneas de actuación se centran, a su vez, en tres objetivos clave: calidad, eficacia y continuidad asistencial.