Campaña medicina rural

Sábado, 20 Agosto 2022

Los bajos niveles de vitamina D en sangre aumentan los riesgos de padecer cáncer de colon

15/09/2008

El cáncer de colon es el más numeroso en España. Cada año se diagnostican 25.500 nuevos casos nuevos.

Madrid, 12 de septiembre de 2008. (redacción)

El científico Alberto Muñoz Terol anunció que los estudios realizados hasta el momento tanto en animales como en células humanas en cultivo "sugieren" que bajos niveles en sangre de la vitamina D aumentan los riesgos de padecer un cáncer de colon, aunque matizó que esta teoría "debe ser validada con estudios clínicos prospectivos y aleatorios en un buen número de pacientes".

En el marco de los curso de verano de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) “Contribuciones de la biología molecular a la biotecnología y a la biomedicina” que esta semana se desarrolla en Sevilla, Muñoz Terol indicó que, de confirmarse esta relación, supondría "un hallazgo muy importante" puesto que el cáncer de colon es el más numeroso en nuestro país, con 25.500 nuevos casos cada año.

Así, las hipótesis que se manejan hablan de una reducción de hasta el 50 por ciento en la aparición de cánceres de este tipo si existe una concentración "suficiente" (aún por determinar con exactitud) de vitamina D en la sangre de un individuo, una función preventiva que "parece" que también se da en otros tipos de tumores como en el cáncer de mama o de próstata, aunque en menor proporción y con menos claridad.

Según recordó, la principal fuente de obtención de la vitamina D es la radiación solar, sin embargo en España "una de cada cuatro personas tiene carencias porque la mitad del año los rayos solares no tienen la fuerza suficiente para que el cuerpo humano sintetice la molécula de la vitamina". Además, en los niveles de exposición influyen los hábitos de vida, ya que "a mucha gente no le da el sol porque sale de casa en coche, va al trabajo y vuelve de noche y esta tendencia es creciente".

Para cubrir las deficiencias de radiación solar, el científico apuntó que la ingesta de alimentos ricos en este componente no es suficiente, pues por esta vía el cuerpo sólo es capaz de adquirir un diez por ciento de sus necesidades de vitamina D, por lo que abogó por una suplementación en la dieta con complementos vitamínicos.

Finalmente, indicó que "queda mucho por hacer" hasta conseguir comprobar la relación entre la vitamina D y el cáncer de colon, al tiempo que aseguró que para el desarrollo de esta y de otras investigaciones médicas "es esencial la colaboración" entre los científicos del laboratorio que formulan las teorías y los médicos que las prueban con pacientes.

En este sentido, lamentó la separación tradicional existente entre ambos sectores profesionales y propuso como medida para estrechar la colaboración "la inclusión de equipos médicos y científicos en los mismos edificios y la elaboración de proyectos de investigación conjuntos".