Campaña medicina rural

Viernes, 12 Agosto 2022

Los asmáticos: parientes pobres de la sanidad española

03/07/2008

Entre el 5 y el 10 por ciento de la población española padece esta enfermedad, y de estos, el 80% son menores de 30 años. Aproximadamente la mitad de estos pacientes visita, como mínimo una vez al año, los servicios de urgencias.

Madrid, 2 de julio de 2008 (Redacción)

Ciertamente, sobre el asma se habla poco. Y sin embargo no se trata de una patología de reciente aparición, ni mucho menos, si bien es verdad que en los últimos diez años los casos se han multiplicado por dos. Según la Sociedad Española de Alergología, entre el 5 y el 10 por ciento de la población española padece esta enfermedad, y de estos, el 80% son menores de 30 años. Aproximadamente la mitad de estos pacientes visita, como mínimo una vez al año, los servicios de urgencias. Como es de suponer el grado de absentismo laboral y escolar por esta causa es elevadísimo.

La misma fuente establece como principal desencadenante la acumulación en la atmósfera de residuos industriales, a lo que se suman factores como el humo del tabaco, los ácaros del polvo, el polen y los animales domésticos. A esto hay que añadir la exposición a productos químicos, látex, harina, serrín etc. en el entorno laboral, o a irritantes inespecíficos de uso común que incrementan la inflamación de los bronquios (lejía, perfumes, pinturas, amoníaco y sustancias en polvo como los detergentes).

Y sin embargo, la falta de información en nuestro país supone un peligro constante. Las estadísticas indican que los padres de niños asmáticos fuman en casa con la misma frecuencia – en torno al 30% – que el resto y la gran mayoría sigue usando artículos de limpieza que inflaman los bronquios de los enfermos.

Si la salud e incluso la vida del asmático depende directamente del grado de higiene ambiental y resulta prioritario dar a conocer a la sociedad en general los factores que desencadenan las crisis asmáticas, la sanidad española tiene una asignatura pendiente en cuanto a la divulgación de esta realidad.

Ante esta situación, la Asociación de Asmáticos de Madrid pide a los estamentos sanitarios que trasladen esta información al gran público , así como la puesta en marcha de otras medidas tan básicas como la creación de una unidad de cuidados respiratorios en los centros de Atención Primaria. Para esta asociación son los profesionales quienes primero deben informar a los pacientes de lassustancias que les perjudican e instruirles en el uso de inhaladores. Asimismo, con la misma urgencia reclaman otras medidas como:

  • Perseguir a los infractores de la insuficiente e incumplida Ley de Prevención del Tabaquismo, que a día de hoy no hay modo de denunciar, al menos en la Comunidad de Madrid.
  • Realizar campañas educativas para alertar a la población más joven de los peligros del tabaco como se está realizando en el Hospital de la Princesa en nuestra capital.
  • Obligar a etiquetar detalladamente los envases de los productos de limpieza doméstica.
  • Potenciar la investigación para obtener un tratamiento alternativo a los actuales corticoides, tan salvadores a corto plazo como funestos por los efectos secundarios que producen.