Sábado, 25 Mayo 2019

XXXVII Congreso de la Sección de Imagen Cardiaca de la SEC

Las técnicas de imagen, herramientas efectivas en la prevención de infartos

"Sin imagen no hay diagnóstico ni manejo adecuados", según se defiende desde la Sociedad Española de Cardiología (SEC) que considera las técnicas de imagen como herramientas efectivas en la prevención de infartos, tal como se ha puesto de manifiesto en el marco del XXXVII Congreso de la Sección de Imagen Cardiaca de la SEC que se celebra estos días en Lugo

Madrid 28/02/2019 medicosypacientes.com
El TAC cardíaco se ha posicionado como técnica de imagen de primer nivel en Cardiología.
La aterosclerosis es una enfermedad de las arterias coronarias por la que se acumula grasa en la pared de las mismas llegando a la formación de placas o ateromas. Estas placas de grasa afectan a las arterias, que se estrechan de forma progresiva, impidiendo que la sangre llegue correctamente a los órganos hasta llegar a lesionarlos en forma de infartos agudos de miocardio o hasta una muerte súbita. A pesar de las estrategias de prevención, la aterosclerosis es una de las principales causas de morbimortalidad en las sociedades occidentales.
 
La presencia de calcio en las arterias está relacionada con la aterosclerosis, por lo que, en los últimos años, diversas técnicas de diagnóstico por imagen se han centrado en detectar y cuantificar la calcificación coronaria como marcador del grado y gravedad de la aterosclerosis; convirtiéndose así en valiosas herramientas para la prevención del infarto. Este tema se ha abordado extensamente en el XXXVII Congreso de la Sección de Imagen Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), que se celebra estos días en Lugo.
 
El TAC cardiaco se ha posicionado como la técnica de imagen de primer nivel para detectar la presencia de calcio en las arterias. Si bien la calcificación coronaria impide una correcta valoración de las arterias coronarias, las nuevas técnicas de sustracción cálcica por TC “permiten eliminar el artefacto que genera el calcio en la imagen y, de este modo, analizar si hay una obstrucción coronaria importante; es decir, una reducción significativa del calibre de la arteria coronaria que puede generar isquemia”, explicó la Dra. Teresa López, presidenta de la Sección de Imagen de la SEC.
 
En pacientes con infarto previo, tener más o menos calcio no cambia la estrategia de prevención en cuanto a objetivos de control de los factores de riesgo cardiovascular. Sin embargo, “en pacientes sin cardiopatía isquémica conocida, sin diabetes o sin insuficiencia renal grave, la detección de calcio coronario implica un cambio en la estratificación del riesgo cardiovascular y la necesidad de optimizar el control de los factores de riesgo cardiovascular a niveles similares a pacientes de alto riesgo”, según dicha experta.
 
Precisamente los pacientes que más se benefician de esta técnica son aquellos con síntomas sugestivos de isquemia o con test de detección de isquemia no concluyentes o equívocos.Como indicó el Dr. David Viladés, “el TAC cardiaco es una excelente técnica para el estudio del dolor torácico atípico en pacientes sin antecedentes cardiacos previos y sin alteraciones analíticas o electrocardiográficas”. Además, “en pacientes previamente revascularizados con stents o bypasses esta técnica ofrece una valiosa información”, añadió.
 
El TAC cardiaco es la única técnica anatómica no invasiva que permite ver la presencia o ausencia de aterosclerosis coronaria. Por su parte, la resonancia magnética cardiaca, el ecocardiograma de estrés o el SPECT (tomografía computarizada por emisión monofotónica) son técnicas funcionales no invasivas que “permiten detectar, de manera indirecta”, explicó el Dr. Vilades,
 
En los últimos años, el TAC cardiaco también puede detectar la presencia de problemas en la irrigación coronaria convirtiéndolo en una técnica completa que ofrece información anatómica y funcional en un mismo estudio, tal como se señaló.