Campaña medicina rural

Domingo, 14 Agosto 2022

Las presidentas al frente de Colegios de Médicos, más pragmáticas en la gestión

13/03/2012

“Las presidentas gestionan con más realismo”. Con Este titular, Diario Médico publica un reportaje sobre las seis mujeres que hoy están al frente de los Colegios de Médicos de Asturias, Ceuta, La Rioja, Lérida, Navarra y Valencia, más la de Murcia, que se sumará a finales de este mes a la lista de mujeres al frente de los máximos órganos de representación profesional de los médicos. Son en total siete mujeres al frente de colegios de médicos, dentro de una organización que incluye 52 colegios en toda España

Madrid, 14 de marzo de 2012 (medicosypacientes.com)

“Las presidentas gestionan con más realismo”. Con Este titular, Diario Médico publica un reportaje sobre las seis mujeres que hoy están al frente de los Colegios de Médicos de Asturias, Ceuta, La Rioja, Lérida, Navarra y Valencia, más la de Murcia, que se sumará a finales de este mes a la lista de mujeres al frente de los máximos órganos de representación profesional de los médicos. Son en total siete mujeres al frente de colegios de médicos, dentro de una organización que incluye 52 colegios en toda España

La primera que logró abrirse camino en la junta directiva de una de estas corporaciones -la madrileña- fue Juliana Fariña, que presentó su dimisión irrevocable hace unos meses. La gestión de estas mujeres al frente de sus respectivos colegios es, según la describen ellas a Diario Médico, más pragmática, realista, intuitiva y empática que la de los hombres.

Incluimos el reportaje que publica Diario Médico al completo:

En España tres de cada cuatro MIR son féminas y casi la mitad de los médicos que ejercen en el Sistema Nacional de Salud (SNS). La feminización de la profesión es una realidad, pero no lo es tanto la incorporación de la mujer a los puestos de alta responsabilidad en hospitales, centros de salud y órganos de representación de la profesión. En un mundo copado por hombres, algunas mujeres han logrado abrirse camino en las juntas directivas de los colegios de médicos, y ahora son las responsables de pilotar estas corporaciones en sus respectivas provincias. La primera en presidir una entidad colegial como la madrileña fue Juliana Fariña, que puso fin a  casi doce años de Presidencia en la corporación con una carta en la que anuncia su "dimisión irrevocable" (ver DM del 21-XI-2011). Después le siguieron otras, que todavía están al frente de sus colegios: Carmen Rodríguez, Rosa Mª Pérez, Mª Teresa Fortún, Inmaculada Martínez Torre, Rosa Mª Fuster y Manuela Gómez compatibilizan el ejercicio de la Medicina con la defensa de la profesión en Asturias, Lérida, Navarra, La Rioja, Valencia y Ceuta, respectivamente.

En estos momentos son seis las mujeres al frente de algunas de las 52 corporaciones colegiales que hay en España, y el 29 de marzo      -tras las elecciones al colegio murciano- se sumará una más, Isabel Montoya, actual presidenta en funciones del colegio y única candidata a la Presidencia desde principios de este mes (ver DM del 2-III-2012).

Más pragmatismo

¿Hay diferencias en la gestión de las mujeres y de los hombres? "Somos más pragmáticas, más realistas y nos fijamos más en los detalles", asevera Inmaculada Martínez Torre, presidenta del Colegio de La Rioja y otorrinolaringóloga. Durante su mandato, que finaliza en enero de 2013, ha conseguido actualizar la institución con la renovación de estatutos y poner en marcha todas las funciones colegiales, desde el Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (Paime), la formación continuada y la defensa de las agresiones medicas hasta la participación de las asociaciones de pacientes y ser la sede de todas las sociedades científicas de La Rioja.

La presidenta del Colegio de Lérida, Rosa Mª Pérez, está en su segundo mandato -que concluirá en octubre de 2015- y cree que hay diferencias sutiles en la gestión de los hombres y las mujeres: "Cuando somos mujeres las que gestionamos quizás se vean una serie de características de actuación más propias de nuestro sexo, como la manera de hacer más práctica, a veces más intuitiva o la aplicación de relaciones más empáticas o modos de comunicación diferentes", explica Pérez, de 48 años y médico forense adscrita al Instituto de Medicina Legal de Cataluña.

Mª Teresa Fortún lleva desde diciembre de 2008 presidiendo el Colegio de Navarra. Su decisión de trabajar en la corporación la tomó después de que se lo pidiera el anterior presidente, Gabriel Delgado. "Pensé que era más positivo implicarse en el proyecto que estar sacándole pegas continuamente. Decidí que podía aportar nuevas ideas e intentar mejorar algunas cosas... Quizás por ser mujer se tiene una sensibilidad especial hacia temas como las agresiones, el médico enfermo o las ayudas sociales, pero creo que las diferencias no dependen tanto del sexo como de la personalidad".

Según Carmen Rodríguez, presidenta del Colegio de Asturias, especialista en Análisis Clínicos y, junto a Fariña, una de las pioneras en dirigir un colegio de médicos, la mujer está haciendo fuerte eclosión en puestos de responsabilidad. "Lo importante son los resultados, con independencia de quién los realice, aunque indudablemente a todas las mujeres nos perjudican las comparaciones y las cuotas". Esta precursora  lleva once años defendiendo a ultranza "la salud y el bienestar de la sociedad a la que servimos y también la defensa íntegra de nuestra noble profesión y de todos los colegiados".

Implicaciones familiares

Todavía son pocas las mujeres al frente de los colegios de médicos, en parte porque las implicaciones familiares frenan su despegue hacia cargos que les exigen dedicar mucho tiempo y responsabilidad. "La mujer tiene como principal problema la conciliación de la vida personal y laboral", explica Manuela Gómez, presidenta del Colegio de Ceuta desde hace tres meses y médico de Emergencias en el S.U.E. 061 en Ingesa. Como ella, la presidenta colegial de Navarra está convencida de que la presencia de la mujer en la Medicina obligará a cambiar horarios y formas de trabajo, "ya que no disponemos de tanto tiempo para realizar jornadas extraordinarias o compaginar diferentes dedicaciones".

Para Rosa Mª Fuster, que aterrizó en la presidencia del Colegio de Valencia en junio de 2010 y es especialista en Documentación Clínica, no va a ser un problema que más de la mitad de los facultativos que ejercen en el SNS sean mujeres. "Hay un segmento de edad en que la maternidad puede apartar temporalmente del ejercicio profesional, pero se trata de una cuestión totalmente resoluble".

La mayoría de estas mujeres no han experimentado ningún tipo de discriminación profesional. Detrás de ellas podrán venir más...

Garantes de que los actos profesionales no perjudiquen

Las presidentas defienden a capa y espada la idea de que al colectivo médico se le ayuda con el desarrollo de las funciones colegiales y que, al formar parte de la corporación, cumplen con un deber profesional ineludible, "ya que se trata de la institución que representa, autorregula y defiende los valores de la profesión por encima de cualquier otro interés con un código ético de conducta para todos", dice Inmaculada Martínez Torre, presidenta de La Rioja.

A la asturiana Carmen Rodríguez, una de las pioneras en formar parte de la junta directiva de un colegio, le interesó acceder a la institución desde el comienzo de su andadura profesional. "A todos los colectivos en general se les ayuda desde dentro, trabajando con honestidad y ahínco por la profesión que amas y que practicas, procurando abrir los ojos y los oídos al momento actual y a la sociedad que servimos para adaptar nuestra profesión a las necesidades reales".

La meta que se ha marcado Rosa Mª Fuster durante su mandato en el colegio valenciano es restituir la imagen corporativa de los médicos y servir de soporte a las reivindicaciones y todos los problemas que puedan surgir en el entorno de la profesión. "El mayor orgullo para cualquier profesional es representar a su colectivo". Y Carmen Gómez, del colegio ceutí, agradece enormemente pertenecer a la OMC, "que ha desempolvado el viejo código deontológico y lo ha colocado en el siglo XXI para cumplirlo y cultivarlo".