Martes, 17 Julio 2018

II Encuentro Hispano-Brasileño de Salud y Derechos Humanos

Las Organizaciones médicas española y brasileña piden el compromiso de los profesionales frente a la trata de personas, tráfico de órganos y violencia de género

El Consejo Federal de Medicina de Brasil (CFM) y la Organización Médica Colegial (OMC) celebraron, recientemente, en Brasilia el II Encuentro Hispano-Brasileño de Salud y Derechos Humanos, en colaboración con el Programa DNA-PROKIDS de Identificación Genética de Menores Desaparecidos y contra el Tráfico de Seres Humanos. De la jornada se desprende la Declaración de Brasilia en la que se destaca el necesario compromiso de la profesión médica para hacer frente a la lacra que representa la trata de personas, el tráfico de órganos y la violencia de género

Madrid 02/11/2017 medicosypacientes.com
Pie de Foto: De izda. a dcha.: Jecé Freitas, vicepresidente 2º del Consejo Federal de Medicina de Brasil; Serafín Romero, presidente de la OMC; y Rosana Reis, coordinadora gral. del Sistema Nacional de Trasplantes de Brasil
Del II Encuentro Hispano-Brasileño de Salud y Derechos Humanos, en colaboración con el Programa DNA-PROKIDS de Identificación Genética de Menores Desaparecidos y contra el Tráfico de Seres Humanos surge una Declaración Institucional de ambas Organizaciones Médicas en la que además de condenar esta lacra extendida por todas las zonas y puntos del planeta, destacaron el papel del médico en la trata de personas y de menores, tráfico de órganos y violencia de género y piden su compromiso que, a su juicio, debe ser “inequívoco y total”.
 
Consideran, además, necesaria una coordinación global, nacional y transnacional, que incluya a la profesión médica para hacer frente a las grandes redes de crimen organizado que controlan la trata de seres humanos con todas sus modalidades delictivas.
 
A la jornada asistieron por parte de la OMC, su presidente, el Dr. Serafín Romero, además del Dr. Juan José Rodríguez Sendín y el Dr. José Antonio Lorente, integrantes de la Delegación española.
 
La Declaración de Brasilia se suma a la que ambas organizaciones emitieron el pasado mes de enero en Madrid, en el marco del I Encuentro Hispano-Brasileño de Salud y Derechos Humanos
 
El texto de la Declaración contiene las conclusiones de las dos mesas redondas que conformaron el programa de Brasilia dedicado a “Tráfico de Menores, Adopciones Ilegales y Violencia de género”; y “Tráfico de órganos humanos”.
 
De la primera mesa se desprende la necesidad de exigir a los Estados vías de acceso seguras para poblaciones desplazadas para que no se vean expuestas al negocio lucrativo de la trata. Es necesario implementar un registro oficial unificado e inter gubernamental, así como una red continental y mundial para compartir datos.
 
Asimismo, se piden medidas legales efectivas que protejan a sus ciudadanos: condenas en firme que imposibiliten la impunidad de estos delitos y campañas educativas, de sensibilización y prevención. Debe ser considerado un problema de Estado.
 
"El profesional médico, y el resto de profesionales sanitarios, tenemos una responsabilidad con la Sociedad más allá de la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades. El profesional médico es una agente esencial para la prevención, detección y denuncia de un fenómeno, como es la trata de personas, las adopciones ilegales, porque somos testigos, directa o indirectamente, en muchas ocasiones", tal como quedó expuesto.
 
Para atacar el negocio multimillonario de la trata con fines de explotación sexual, además de implementar y reforzar las medidas policiales y jurídico legislativas de los Estados, se hace imprescindible trabajar con los medios de comunicación, las instituciones educativas y los profesionales de cualquier ámbito implicados, para detectar y denunciar los casos, pero también es necesario educar y sensibilizar a la Ciudadanía en general , para que no se normalice, un consumo que implique la vulneración de los derechos humanos a través del tráfico/trata/esclavitud/sometimiento de Seres Humanos.
 
Violencia de género
 
La violencia de género es considerado por las Organizaciones Médicas española y brasileña "un problema larvado, pero incuestionablemente presente, ya que la gran mayoría de mujeres expuestas a este mal son usuarias de la Atención Primaria". Sin embargo, según se indica, “tan solo un 5% de los casos de violencia de género denunciados son detectados desde Atención Primaria, y este dato es altamente preocupante y nos orienta de la prioridad que supone mejorar la detección e intervención inicial en estos casos”.
 
En la Declaración se apunta, precisamente, a la Atención Primaria como el nivel asistencial más favorable para que las mujeres puedan atreverse a compartir su experiencia de maltrato. “El médico de AP adecuadamente formado puede detectar con cierta facilidad, a través de una serie de señales bien conocidas, que su paciente pueda estar expuesta a una situación de violencia, y acompañarla en esos primeros momentos hasta que sea derivada a un servicio más especializado”, según se señala.
 
Tráfico de órganos
 
El Documento de Brasilia califica de problema global el tráfico ilegal de órganos al igual que la trata de seres humanos, la explotación delictiva de los mismos y el tráfico de menores.
 
La solución al tráfico de órganos, a juicio de las organizaciones médicas, pasa por potenciar la donación en cada país. "Los cambios legislativos y la organización son esenciales pero el número de donantes depende directamente de las acciones que cada Estado ponga en marcha y los profesionales médicos de ese país aconsejen, y no en sensu estricto solamente del altruismo y la generosidad de la población donante".
 
En este sentido, entienden que la Medicina puede aportar tecnología preventiva y confianza social en la lucha contra la trata de personas. En concreto, los programas, de los que es responsable el Dr. Lorente, DNA-Prokids para identificar niños desaparecidos y DNA-Proorgan (todavía en fase de estudio piloto) para luchar contra el tráfico ilícito de órganos, son considerados "dos excelentes ejemplos de iniciativas para identificar niños desaparecidos con muestras en bases de datos de los 16 países en los que actualmente está implantado".
 
Finalmente, las Organizaciones Médicas de España y Brasil calificaron el II Encuentro Hispano Brasileño de Salud y Derechos Humanos como un ejemplo claro “de compromiso de la profesión médica y como un marco de referencia que nace con espíritu de continuidad y de integración de las demás organizaciones profesionales en el ámbito ibero latino americano”.
 
Se adjunta Declaración Íntegra.