Sábado, 15 Agosto 2020

Encuentro hispano-luso

Las Organizaciones médicas de España y Portugal solicitan a sus respectivos gobiernos una financiación finalista para la Sanidad

Las Organizaciones médicas de España y Portugal (Organización Médica Colegial y Ordem dos Medicos) aprobaron ayer dos nuevas Declaraciones como resultado de la reunión celebrada en la sede de la OMC. En la primera de ellas, sobre la defensa del Sistema Nacional de Salud, solicitan a sus respectivos gobiernos una financiación finalista para la Sanidad y que ésta no sea inferior a la del promedio de los países de la OCDE. En un segundo documento de consenso sobre los Tratados Internacionales de Libre Comercio, se pide que se comunique con transparencia el verdadero alcance y las posibles consecuencias de los acuerdos para los ciudadanos europeos y se insiste en que excluyan de toda negociación de dichos TLCs los servicios públicos como la salud y la educación.

Madrid 14/12/2015 medicosypacientes.com/S.P.
De izda. a dcha: Dres: Juan Manuel Garrote, secretario general OMC; Lurdes Gandra, miembro del Consejo Regional Norte Ordem dos Médicos; Catarina Matias, secretaria adjunta del Consejo Regional Centro; Alberto Caldas, tesorero Ordem dos Medicos; Joäo Grenho, vocal Consejo Regional Sur; José Santos; Vocal Consejo Regional Sur; Juan José Rodríguez Sendín, presidente OMC; José Manuel Silva, presidente Ordem Dos Médicos; Serafín Romero, vicepresidente OMC; Tomás Cobo, representante de España en la Unión Europea de Médicos Especialistas (UEMS); y Jerónimo Fernández Torrente, vicesecretario OMC.
El objetivo de la reunión fue seguir avanzando en las alianzas y proyectos establecidos en su anterior encuentro en Lisboa, el pasado mes de noviembre (http://ow.ly/VKG8y)
 
Los presidentes de la OMC, Dr. Juan José Rodríguez Sendín, y de la Ordem dos Médicos, Dr. José Manuel Silva, junto a miembros de sus Comisiones Permanentes, abordaron, entre otras cuestiones, las preocupaciones de España y Portugal sobre el deterioro de los servicios de salud, los desafíos para los sistemas sanitarios de ambos países, las consecuencias de los Tratados de Libre Comercio en el ámbito de la salud, los efectos de la crisis en los servicios médicos, la protección social y la salud de los profesionales, así como el proyecto de un Código Deontológico conjunto, y sus relaciones con las organizaciones médicas de Iberoamérica. 
 
En la reunión estuvieron presentes por parte de la OMC, además de su presidente el resto de miembros de Comisión Permanente: Dres. Serafín Romero, vicepresidente; Juan Manuel Garrote, secretario general; Jerónimo Fernández Torrente, vicesecretario; y José María Rodríguez Vicente, tesorero. También asistieron los Dres. Tomás Cobo, representante de España en la Unión Europea de Médicos Especialistas (UEMS) y José Ramón Huerta, coordinador del Área Internacional de la OMC.
 
Por parte de la Ordem dos Médicos, participaron junto al Dr. José Manuel Silva; Alberto Caldas, tesorero; Lurdes Gandra, miembro del Consejo Regional Norte; Joao Grenho, vocal Consejo Regional Sur; José Santos, vocal del Consejo Regional Sur; y Catarina Matias, secretaria adjunta del Consejo Regional Centro.
 
Uno de los puntos más extensos de la reunión, según explicó el vicepresidente de la OMC ante los medios de comunicación, fue la revisión actual del sistema sanitario en ambos países y lo que se propone por parte de las Organizaciones Médicas.
 
Entre estas propuestas se destaca la necesidad de un Acuerdo político al máximo nivel de al menos dos legislaturas, para gestionar la crisis sin descapitalizar la medicina y que facilite las reformas necesarias en nuestros Sistema Públicos de Salud mediante un Pacto, 
 
Ambas corporaciones exigen, además, las reformas fiscales necesarias que permitan recuperar las bolsas de fraude y fuga fiscal, así como la cartera de servicios y condiciones de la misma para todos los ciudadanos.
 
La financiación del SNS debe equipararse, a juicio de ambas organizaciones, al menos al porcentaje del PIB de los países de la OCDE para atender con suficiencia la cartera de servicios, a partir del próximo ejercicio presupuestario. Insistieron, además, en que la partida presupuestaria para el SNS deben ser destinada en exclusiva a tal fin ( debe ser finalista) .
 
Consideran necesario, asimismo, el Buen gobierno de los SNS, regulándolo en  un marco legal claro y actualizado y creando una Agencia Nacional de Evaluación e investigación de tecnologías y servicios del SNS, independiente.
 
Por otra parte, demandan la disminución de los elevados índices de precariedad laboral, descualificación profesional, pérdida progresiva de puestos de trabajo y migración de profesionales, causas del aumento en las listas de espera, pérdidas de calidad  en la asistencia y riesgos para los pacientes.
 
Otro punto de la Declaración se refiere al control del gasto farmacéutico y gasto en los dispositivos médicos mediante el establecimiento de criterios de efectividad y eficiencia en la financiación pública de medicamentos y dispositivos médicos, y la revisión de las ventajas y condiciones de las patentes evitando que puedan anteponerse al valor absoluto de la vida.
 
Además, piden modelos alternativos de financiación de innovaciones sanitarias con desarrollo de formas dinámicas de financiación, al tiempo que creen urgente la necesidad de desarrollar métodos para conseguir de manera transparente una prescripción de calidad y utilización adecuada de los recursos disponibles, acorde con los objetivos institucionales de los SNSs de ambos países.
 
En relación a esta Declaración, el Dr. Romero recordó que "la crisis nos ha traído un cambio de modelo en el momento que se introducen sistemas de copago con el R.D. 16/2012, Ahora tendemos a un modelo mixto en el que pesa la idea de copago en algunas prestaciones, sin tener en cuenta que si mejoráramos el control sobre el que realmente tiene que pagar y sobre el fraude, seguramente se dispondría de más dinero para las arcas sanitarias".
 
En este sentido, señaló que "las Organizaciones médicas tanto de España y Portugal defienden un modelo basado en impuestos con una serie de características como es la universalidad, equidad, y gratuidad" que, como puntualizó el vicepresidente de la OMC,  "no significa que el sistema, que es el que aplica el modelo sanitario, sea gratis, lo que es gratuita es la asistencia puesto que la recaudación de impuestos se considera suficiente para que todos los ciudadanos no tengan que afrontar copagos".
 
De manera similar se expresó el presidente de la Ordem dos Médicos, quien recordó que una de las principales preocupaciones conjuntas de las organizaciones profesionales española y portuguesa es "la financiación insuficiente para nuestros sistemas sanitarios, por debajo del promedio de los países de la OCDE, por lo que reclamamos una financiación similar al del promedio  de la OCDE".
 
El Dr. Silva incidió en las graves consecuencias que suponen para la población la infrafinanciación de los sistemas sanitarios así como las dificultades para llevar a cabo parte de sus principales objetivos "como disminuir las diferencias sociales entre ricos y pobres, proporcionando a todos los ciudadanos los mismos cuidados de salud de calidad".
 
Por otra parte, según añadió, "la falta de calidad en los sistemas sanitarios no solo afecta a los pacientes sino también la economía, y es que una población menos sana es también menos productiva, desencadena otros gastos relacionados con la Seguridad Social".
 
Tratados de Libre Comercio
 
Por lo que respecta a la Declaración sobre los Tratados de Libre Comercio, reiteran lo ya manifestado y aprobado en el punto IV de la Declaración de Lisboa (ver enlace al inicio de la información) sobre las consecuencias sanitarias que pueden tener estos Tratados en el caso de que se ratifiquen por los Estados miembros de la UE. Es por ello que ambas organizaciones profesionales exigen que excluyan de toda negociación de dichos Tratados (TLCs) los servicios públicos como la salud y la educación.
 
Piden que se protejan especialmente los sistemas normativos de la UE, ya que en la mayoría de los casos divergen ampliamente de otros países, como el de los EE. UU. y Canadá, en ámbitos clave tales como la protección de la salud y del medio ambiente, incluidas la seguridad alimentaria y la información a los consumidores, debido a una cultura jurídica y política diferente (que se plasma en la controversia sobre el principio de cautela).
 
En el documento expresan, asimismo, su preocupación por que el objetivo de la convergencia normativa, incluida en particular la creación de un Consejo de Cooperación Regulador en caso del TTIP, puede llevar a una revisión a la baja de las futuras normas de la UE en ámbitos clave para la protección de la salud humana.
 
Además,  solicitan a los Gobiernos de España y Portugal que reclamen “sin ambigüedad”  a la Comisión Europea (CE) la exclusión explícita de los TLCs de cualquier materia relativa al SNS, al sector farmacéutico y a la Salud Pública europea y que exijan la difusión de todos los documentos relativos a los Tratados que pueden afectar a la Sanidad y, en general,  que se comunique con transparencia el verdadero alcance y las posibles consecuencias de estos acuerdos para los ciudadanos europeos.
 
Dirigiéndose a la Comisión Europea y a los Gobiernos de España y Portugal instan a que dediquen sus esfuerzos en garantizar el reconocimiento mutuo de las cualificaciones profesionales, en especial mediante la creación de un marco jurídico con los estados federales que disponen de competencias de regulación en este ámbito, a fin de permitir a los profesionales de la UE ejercer en terceros países y facilitar la movilidad de inversores, profesionales, trabajadores altamente cualificados y técnicos para los sectores cubiertos por los Tratados.
 
Finalmente, recalcan que las Órdenes Médicas han de tener una sola voz en el ámbito de la UE a la hora de defender estas premisas desde la profesión médica, y han de estar presentes, participar y ser escuchadas en el debate en torno a cualquier Acuerdo de libre Comercio que la UE negocie y que afecte directa o indirectamente al sector de la sanidad pública.
 
El encuentro entre las corporaciones médicas española y portuguesa trajo además otras novedades como la propuesta de crear una serie de grupos de trabajo orientados a la acreditación profesional y validación periódica de la colegiación, aspectos éticos y deontológicos, y protección social y/o salud del médico.
 
Sobre el caso concreto de la recertificación el Dr. Silva avanzó que  "en la revisión de nuestros estatutos vamos a incluir un modelo de recertificación médica que hasta ahora no teníamos. Partimos de la convicción de que no es posible que un médico esté ejerciendo durante 40 años sin que durante todo ese tiempo se haya sometido a una evaluación. En este sentido, las Organizaciones médicas tienen la obligación de confirmar junto a los ciudadanos que todos los médicos en ejercicio están capacitados y que llevan a cabo actos médicos de calidad", algo con lo que se mostró de acuerdo el Dr. Serafín Romero quien, aprovechó además para destacar las diferencias existentes en materia de autorregulación de la profesión con respecto a sus homólogos portugueses. "Si hay algo en lo que nos diferenciamos en este terreno es que la Ordem dos Médicos tiene mayor capacidad para intervenir en la ordenación de la profesión y las especialidades médicas y que no es el caso de la OMC que es entendida como un órgano necesario pero con poco peso a la hora de adoptar decisiones sobre la ordenación profesional. Sobre esta cuestión el Dr. Silva amplió que  "controlamos la formación de postgrado, capacidades formativas, definición de los programas de las especialidades y establecemos reglas para garantizar la máxima calidad de la formación del médico residente".