Lunes, 10 Agosto 2020

Estudio en Dinamarca

Las madres que se automedican tienen tendencia a dar a sus hijos fármacos para el dolor sin prescripción médica

 

Las madres que se automedican son más propensas a dar a sus hijos fármacos para el dolor sin prescripción médica, según la conclusión de un estudio llevado a cabo en el departamento de Salud Pública de la Facultad de Salud y Ciencias Médicas de la Universidad de Copenhague (Dinamarca)

11/01/2014 medicosypacientes.com

 

Madrid, 13 de enero 2014 (medicosypacientes.com)

Las madres que se automedican son más propensas a dar a sus hijos fármacos para el dolor sin prescripción médica, según la conclusión de un estudio llevado a cabo en el departamento de Salud Pública de la Facultad de Salud y Ciencias Médicas de la Universidad de Copenhague (Dinamarca).

Los investigadores encuestaron a 131 madres de niños de entre 6 y 11 años, a las que le preguntaron con qué frecuencia suministraron a sus hijos analgésicos sin receta a lo largo del año pasado y, al mismo tiempo, sobre el número de ocasiones en los que los menores habían padecido algún tipo de dolor.

Estos expertos pudieron comprobar que el el fármaco que más se suele suministrar es el paracetamol, al observarse que el 45 por ciento de los niños había tomado este fármaco durante los tres meses anteriores al estudio, y que el 22 por ciento lo había ingerido cada dos meses durante el último año. Además, un tercio de las madres reconoció padecer dolor crónico y el 39 por ciento que tomaba calmantes, al menos, una vez al mes.

De ahí, la principal conclusión de los investigadores: "las madres que usan más los analgésicos sin preguntar a un profesional sanitario suelen tender más a medicar a sus hijos", según Fangel Jensen, coordinador del estudio.
Este investigador ha aprovechado para recordar que "muchos de los síntomas leves como, por ejemplo, tos, resfriados, dolor de garganta o dolores de cabeza no requieren tratamiento con un paracetamol, y ha avisado a los padres de que si medican a los hijos cada vez que se quejan de un síntoma, éstos van a aprender que la única manera de aliviar ese dolor es a través de los fármacos.

Además, según advirtieron los especialistas, "una sobredosis de este medicamento puede ser peligroso, especialmente en el caso de los menores".