Campaña medicina rural

Martes, 16 Agosto 2022

La universalización de la Sanidad ya es efectiva y beneficia a los parados de larga duración

04/01/2012

La universalización de la Sanidad contemplada en la disposición adicional sexta de la Ley General de Salud Pública está garantizada desde el pasado domingo 1 de enero que entró en vigor, lo cual beneficia, en estos momentos, a los parados de larga duración que ya han agotado la prestación o el subsidio de desempleo y que de esta forma recuperarán su derecho a la asistencia sanitaria

Madrid, 3 de enero 2012 (medicosypacientes.com/E.P.)

La universalidad de la sanidad contemplada en la disposición adicional sexta de la Ley General de Salud Pública está garantizada desde el pasado domingo 1 de enero que entró en vigor, lo cual beneficia, en estos momentos, a los parados de larga duración que ya han agotado la prestación o el subsidio de desempleo recuperarán su derecho a una asistencia sanitaria pública.

El objetivo de dicha norma es garantizar la universalización del Sistema Nacional de Salud (SNS) y, a tal efecto, extiende el derecho a la asistencia sanitaria pública a todos los ciudadanos residentes en territorio nacional a los que no se les reconoce en aplicación de otras normas del ordenamiento jurídico. Así lo contempla dicha disposición en sus tres apartados:

1. Se extiende el derecho al acceso a la asistencia sanitaria pública, a todos los españoles residentes en territorio nacional, a los que no pudiera serles reconocido en aplicación de otras normas del ordenamiento jurídico.

Esta extensión, que tendrá como mínimo el alcance previsto en la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud, se hace sin perjuicio de lo expresado en los apartados siguientes y de la exigencia de las correspondientes obligaciones a aquellos terceros legalmente obligados al pago de dicha asistencia de acuerdo con lo establecido en la Ley General de Sanidad, en el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social y de lo dispuesto en los reglamentos comunitarios europeos y convenios internacionales en la materia.

La extensión prevista en este apartado será efectiva para las personas que hayan agotado la prestación o el subsidio de desempleo a partir del 1 de enero de 2012. Para el resto de colectivos afectados se realizará, atendiendo a la evolución de las cuentas públicas, en los términos previstos en el apartado 3.

2. Lo dispuesto en el apartado anterior no modifica el régimen de asistencia sanitaria de las personas titulares o de beneficiarias de los regímenes especiales de la Seguridad Social gestionados por MUFACE, MUGEJU o ISFAS, que mantendrán su régimen jurídico específico. Al respecto, las personas encuadradas en dichas mutualidades que hayan optado por recibir asistencia sanitaria a través de las entidades de seguro deberán ser atendidas en los centros sanitarios concertados por estas entidades. En caso de recibir asistencia en centros sanitarios públicos, el gasto correspondiente a la asistencia prestada será reclamado al tercero obligado, de acuerdo a la normativa vigente.

3. En el plazo de seis meses, el Gobierno determinará reglamentariamente los términos y condiciones de la extensión del derecho para quienes ejerzan una actividad por cuenta propia.

Principales beneficiarios

Según estimaciones del Ministerio de Sanidad, en España rondaban las 200.000 personas que, por diferentes motivos, permanecían fuera de la sanidad pública en España, tanto parados que ya han agotado la prestación o el subsidio de desempleo como a determinados colectivos, como abogados o arquitectos.

Esto hacía que "legalmente" las comunidades pudiesen negarse a ofrecerles una atención sanitaria ordinaria, "no así en Urgencias", según reconocía el entonces secretario general de Sanidad, Alfonso Jiménez.

En cambio, a partir del 1 de enero este número se ha reducido algo, ya que los 40.000 parados que perdieron su prestación y no pudieron acudir a otras alternativas -como ser beneficiarios de otros titulares o acreditarse como persona sin recursos- recuperan el derecho a la asistencia sanitaria que tenían cuando cotizaban.