Lunes, 25 Junio 2018

Centrada en cuestiones transfronterizas

La UE plantea una nueva estrategia para reducir un 10% el consumo de alcohol antes de 2025

Reducir un 10% el consumo de alcohol antes de 2025 es un objetivo de la Unión Europea en materia de salud pública para lo cual ve necesaria la adopción de una nueva Estrategia centrada en cuestiones transfronterizas mediante una mejor cooperación entre los Estados miembros

Madrid 10/12/2017 medicosypacientes.com
El nivel de consumo medio en la Unión Europea es casi el doble que la media mundial.
Estas son algunas de las medidas incluidas en un documento sobre aspectos transfronterizos en la política sobre el alcohol aprobado por el Consejo de la Unión Europea, en la sesión del pasado 8 de diciembre de su Consejo de Empleo, Política Social, Sanidad y Consumidores. A ello se suma la evaluación de la adecuación de las medidas actuales en la publicidad online de bebidas alcohólicas, además de apoyar la investigación y los estudios en áreas tales como, por ejemplo, las compras transfronterizas así como proponer nuevas disposiciones para el etiquetado de alcohol a fines de 2019. 
 
El Consejo de la Unión Europea, si bien celebra los avances conseguidos por los Estados miembros en la aplicación de las medidas previstas en sus estrategias nacionales y planes de actuación de amplio alcance orientados a reducir el consumo nocivo de alcohol, observa con preocupación que Europa sigue siendo el continente con mayor consumo de alcohol del mundo. El nivel de consumo medio en la Unión Europea es casi el doble que la media mundial. De ahí que, el perjuicio ocasionado por el alcohol es también el mayor del mundo, que se traduce en forma de numerosos problemas sanitarios a los que el alcohol contribuye de forma notoria, entre otros, por los costes que para la sociedad suponen la delincuencia, la violencia, la reducción de la capacidad de trabajo, o los perjuicios que afectan a niños y familias, como se indica.
 
El consumo nocivo de alcohol, según consta en el documento aprobado, contribuye también significativamente a las desigualdades sanitarias en el seno de cada Estado miembro y entre Estados miembros. En cambio, se constata que la reducción del consumo nocivo de alcohol aporta beneficios económicos y financieros a todos los Estados miembros y a sus ciudadanos, contribuyendo a la sostenibilidad de los sistemas de seguridad social en consonancia con los objetivos de la Estrategia Europa 2020.
 
Por otra parte, se considera que las estrategias de venta de bebidas alcohólicas tienen un impacto sobre el comportamiento de los consumidores, en particular los niños y los jóvenes, que están más expuestos a la publicidad a través de los nuevos medios de comunicación on line, y tienen mayor probabilidad de formarse una impresión positiva de marcas comerciales que patrocinan acontecimientos deportivos.
 
El Consejo de la Unión Europea se remite a un informe de la Comisión europea, relativo al etiquetado obligatorio de la lista de ingredientes y la declaración nutricional de las bebidas alcohólicas22, para asegurar que no hay razón para que dicha información no figure en las bebidas alcohólicas, e invita al sector a que presente, en el plazo de un año, una propuesta de autorreglamentación para la totalidad del sector de las bebidas alcohólicas.
 
El organismo europeo advierte, además, de que la disponibilidad física y el fácil acceso al alcohol tienen un impacto sobre su consumo y que, en este contexto, el auge de las ventas on line representa nuevos retos para los Estados miembros al abordar el problema, en particular por lo que se refiere al acceso a las bebidas alcohólicas por parte de los menores.
 
Ve con preocupación que la eficacia de las normas y planes de los Estados miembros con el fin de introducir medidas de protección de la salud pública e impedir el consumo nocivo de alcohol puede verse menoscabada por la exposición a campañas publicitarias transfronterizas, por ejemplo publicidad on line y comercio transfronterizo, incluidas las ventas. Por todo ello, una cooperación multilateral que englobe diversos ámbitos de actuación potenciará los beneficios que aportan las medidas nacionales en cuestiones sanitarias relativas al alcohol, según se asegura en el documento.
 
Supervisar estrictamente el cumplimiento de las medidas nacionales y de la UE tendentes a prevenir el consumo nocivo de alcohol, como la edad mínima para su adquisición y las condiciones aplicables al transporte transfronterizo de bebidas alcohólicas, forma parte de sus recomendaciones.
 
En este contexto, el Consejo de la Unión Europea invita a los Estados miembros así como a la Comisión Europea a seguir recopilando e intercambiando información a escala de la UE sobre las medidas nacionales de política en materia de alcohol, así como sobre la aplicación de dichas medidas.
 
Apoyar la realización de estudios e investigaciones científicas con el fin de determinar las medidas e iniciativas más eficientes para combatir el consumo nocivo de alcohol y compartir los resultados, con objeto, entre otras cosas, de optimizar el efecto de la información facilitada en las bebidas alcohólicas, por ejemplo mediante el etiquetado, es otra de las medidas propuestas.
 
Aprovechando la labor ya realizada por la OMS, ve preciso elaborar, en el contexto de una acción conjunta de la UE sobre el consumo nocivo de alcohol, y en colaboración con los organismos competentes de la UE, una metodología común para la recopilación y análisis de datos pertinentes para supervisar y evaluar el efecto de las medidas nacionales y transectoriales de la UE tendentes a reducir el consumo nocivo de alcohol, como por ejemplo las estadísticas sobre adquisición transfronteriza y datos para evaluar el volumen, contenido y repercusión de las estrategias de venta de alcohol a través de los nuevos medios de comunicación, en particular sobre menores y jóvenes.
 
Asimismo, recomienda tener en cuenta en la evaluación de las propuestas autorreglamentarias con vistas a facilitar información sobre los ingredientes y valores nutricionales de las bebidas alcohólicas que habrá de presentar el sector para marzo de 2018 a más tardar, la necesidad de información del consumidor y su capacidad para elegir con conocimiento de causa, las ventajas que pueden tener las medidas propuestas para combatir el consumo nocivo de alcohol y los comportamientos adictivos, la necesidad de garantizar un adecuado funcionamiento del mercado interior y los efectos, positivos o negativos, de las medidas propuestas en todos los sectores. 
 
Finalmente, se insta a presentar al Parlamento Europeo y al Consejo, para finales de 2019  como plazo máximo, las medidas adecuadas con objeto de garantizar que la totalidad del sector de las bebidas alcohólicas facilite la información pertinente sobre ingredientes y valores nutricionales.
 
Se adjunta Documento Consejo UE en PDF.