Miércoles, 8 Julio 2020

Respuesta del Ministerio

La Secretaría de Estado de Seguridad Social y Pensiones analiza la petición del CGCOM para que la profesión médica sea declarada profesión de riesgo

El gabinete del Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha enviado una carta al presidente del CGCOM, Dr. Serafín Romero, en la que le informa de que la petición de la corporación para que la profesión médica sea declarada profesión de riesgo ya ha sido trasladada a la Secretaría de Estado de Seguridad Social y Pensiones para ser atendida y respondida puntualmente

Madrid 24/06/2020 medicosypacientes.com/ Álvaro G. Torres
Sede del Ministerio de Seguridad Social

El Ministerio que dirige José Luis Escrivá responde así a la demanda del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, por la que solicitaba al Gobierno el reconocimiento de los riesgos del ejercicio de los profesionales de la Medicina como profesión de riesgo teniendo en cuenta la siniestralidad, penosidad y peligrosidad de las condiciones de trabajo de la profesión.

Esta misiva supone un nuevo avance, tras la respuesta por parte del Secretario General de Sanidad, Faustino Blanco a principios de este mes donde informaba al CGCOM del traslado de esta petición al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Ahora, desde este último ministerio aseguran en su comunicación al Dr. Romero que pueden “asegurarle que sus preocupaciones serán atendidas y respondidas puntualmente por la Secretaría de Estado de la Seguridad Social y Pensiones, a quien se las hemos hecho llegar para que, en el menor plazo de tiempo posible, le dé cumplida respuesta”.

En la carta recuerdan que hace unas semanas se aprobó en el Consejo de Ministros que los profesionales de centros sanitarios y socio sanitarios no sólo recibirían la prestación de incapacidad temporal (IT) por COVID como accidente de trabajo, sino que las prestaciones de viudedad, orfandad y o incapacidad permanente también serían consideradas como accidente de trabajo y no como enfermedad común, lo que supone una cobertura mayor.

Asimismo –explican- la Ley General de Seguridad Social considera accidente de trabajo las enfermedades que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, a diferencia de las enfermedades profesionales, que son solo las recogidas en un listado del Real Decreto de 2006. Hasta ahora, cualquier persona que estuviera aislada por coronavirus o tuviera la enfermedad y tenía una baja médica, percibía prestación por Incapacidad Temporal asimilada a accidente de trabajo. Con el Real Decreto-Ley aprobado el martes 26 de mayo, para los trabajadores de los centros sanitarios o socio sanitaros (como residencias), también se les considera accidente de trabajo para otro tipo de prestaciones, como viudedad, orfandad o incapacidad permanente.

El CGCOM inició este camino mediante el envío de una carta a los titulares de los Ministerios de Sanidad y Trabajo, Salvador Illa y Yolanda Díaz, respectivamente, a finales de abril.  Esta solicitud se hizo extensiva en el mes de mayo a los líderes de los partidos mayoritarios, Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Casado (PP), Santiago Abascal (VOX), Pablo Iglesias (Unidas Podemos) e Inés Arrimadas (Ciudadanos), así como a la presidenta de las Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados, Rosa Romero; al presidente de la Comisión de Sanidad del Senado, Modesto Pose, y a todos los miembros de ambas Comisiones. 

A primeros del mes de junio, y con motivo de la comparecencia en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de la corporación, el presidente del CGCOM, Dr. Serafín Romero,  incidió en esta petición, recogida en el documento de propuestas presentado,  y explicó los motivos por los que solicitaba al Gobierno del Estado el reconocimiento de los riesgos de la profesión médica y, en su caso, la “declaración de profesión de riesgo de los médicos”, así como recordó los más de 54.000 sanitarios contagiados y los 61 médicos fallecidos durante el desempeño de su profesión en la crisis sanitaria de la COVID-19 hasta el momento.

El Dr. Romero asegura en su petición que “agentes infecciosos son compañeros habituales del médico en su trabajo, algunos de los cuales acechan en el contagio, con riesgos y gravedad en distintos niveles, pero siempre presentes”.

Afirma que, en esta evolución, la profesión médica “sigue sin ser reconocida como una profesión de riesgo, con carácter general, como los son otras por su simple titularidad, cuando lo es, sin discusión, en las múltiples circunstancias del ejercicio de su profesión, y no solo en el desempeño de actividades humanitarias en países deprimidos, en contacto con enfermedades infecciosas y escasez de medios para combatirlas, que incrementan exponencialmente su riesgo”.

El presidente del CGCOM argumenta que hay que tener en cuenta que “la peligrosidad y penosidad son dos factores determinantes que se producen en el desarrollo de la labor de los médicos, que está ocasionando un incremento importante en el número de accidentes laborales, obteniendo en muchos casos incapacidades totales que impiden el desarrollo de su labor”.