Lunes, 10 Agosto 2020

'Aula abierta de rehabilitación cardiaca'

La SEC lanza un proyecto para ofrecer gratuitamente un programa completo de rehabilitación cardiaca 'on line'

La Asociación de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) ha lanzado el 'Aula abierta de rehabilitación cardiaca', un proyecto online dirigido a todos los pacientes cardiovasculares que no pueden acceder a un programa presencial o e-supervisado o hayan tenido que interrumpirlo por la pandemia de COVID-19

Madrid 07/07/2020 medicosypacientes.com

En España actualmente existen unas 135 Unidades de Rehabilitación Cardiaca, "un número insuficiente para atender a todos los pacientes que tendrían indicación", explica la doctora Raquel Campuzano, presidenta electa de la Asociación. Por ello, hasta ahora solo un 10-15% tenía acceso a este tipo de programas. "La mayoría ha sufrido un infarto o una angina de pecho, y cada vez son más los pacientes con insuficiencia cardiaca. La rehabilitación también es muy recomendable para aquellos que han sido intervenidos de cirugías valvulares, cardiopatías congénitas, tienen enfermedad arterial periférica o incluso varios factores de riesgo", apunta la experta.

A raíz de la pandemia de COVID-19, la situación para este tipo de pacientes se ha agravado, pues estas unidades han tenido que echar el cierre para evitar las actividades grupales y los posibles contagios, reconvirtiéndose temporalmente muchas de ellas en áreas para pacientes con coronavirus. "El proyecto ya era necesario antes de la pandemia, pero esta situación ha hecho que aceleráramos su puesta en marcha", explica la cardióloga.

Según explican los contenidos son los que se imparten en los programas presenciales de rehabilitación cardiaca: entender qué es un programa de rehabilitación cardiaca y sus beneficios, conocer la patología cardiovascular (síntomas, diagnóstico, tratamientos, etc.), y todo lo necesario para controlar los factores de riesgo cardiovascular.

"Se pone especial énfasis en la realización de ejercicio físico a diario, incluso en épocas de confinamiento. Asimismo, el programa aporta información sobre el manejo de otros aspectos muy relacionados con la enfermedad cardiovascular (ansiedad, estrés, disfunción sexual), consejos para la reincorporación a la vida laboral e información sobre la medicación y la importancia del cumplimiento del tratamiento farmacológico", destacan.

"El programa debe realizarse al completo para obtener el máximo beneficio", recomienda la doctora Campuzano. Los programas presenciales suelen durar unos dos meses, pero los hábitos aprendidos deben mantenerse de por vida. "Un aspecto muy positivo de este proyecto es que puede servir como apoyo y recordatorio para no olvidar los conceptos aprendidos presencialmente. Además, como el Aula está en constante desarrollo, en cada visita pueden encontrarse nuevos contenidos", añade, al tiempo que destaca que lo idóneo es que el paciente haya sido remitido por su equipo médico, pero también se puede acceder libremente, sin exceder las recomendaciones del curso.

"Es importante recalcar que el aula complementa y nunca sustituye al equipo médico", matiza Campuzano. El aula está en continuo desarrollo y en los próximos meses se espera ampliar contenidos, recursos e incorporar a los equipos de atención primaria y otras especialidades.