Campaña medicina rural

Sábado, 13 Agosto 2022

La opinión del paciente prima más en la consulta del médico de familia que su participación en la toma de decisiones sobre el tratamiento

28/02/2011

La Universidad de Granada ha elaborado un estudio para determinar una serie de factores de la relación médico-paciente entre las que se encuentra identificar las características de los enfermos y del facultativo relacionadas con las expectativas en torno a su participación en la gestión de su enfermedad, haciendo énfasis en las diferencias observadas en función del sexo de ambos actores

Madrid, 1 de marzo 2011 (medicosypacientes.com/E.P.)

Los pacientes que acuden a una consulta confían en que su médico de familia les deje participar en la toma de decisiones sobre su salud, especialmente cuando el facultativo es una mujer, según se desprende de un estudio realizado por la Universidad de Granada.

Según se refleja en esta investigación, que analizó a 360 pacientes con edades comprendidas entre los 16 y los 47 años, las personas esperan, sobre todo cuando son atendidos por una mujer facultativa, que ésta les permita participar en la toma de decisiones para resolver su problema de salud, "sobre todo cuando éste se refiere a un problema familiar o se trata de un resfriado".

No obstante, las expectativas del paciente de que su médico de familia "le escuche, explique y tenga en cuenta su opinión" son más elevadas que las de participar en la toma de decisiones en el tratamiento de la enfermedad.

El objetivo del estudio, que será publicado próximamente en la revista 'Patient Education and Counseling', es conocer las expectativas de los pacientes sobre la toma de decisiones ante diferentes problemas de salud cuando consultan con su médico de familia.

También pretende, según explican sus autores, "identificar las características de los pacientes y del médico relacionadas con dichas expectativas, con especial interés por las diferencias en función del sexo de ambos".

Asimismo, del informe se desprende que los pacientes desean participar o no en las decisiones del médico en función del problema estudiado. De este modo, cuando se trata de un dolor de pecho, desea participar el 32 por ciento, y cuando es un problema familiar grave, el 49 por ciento.

Por sexos, las mujeres tienen menos expectativas de participar cuando se trata de depresiones o de problemas familiares relacionados con la salud, y quienes tienen una médica esperan participar más para problemas familiares y resfriados.

Para su elaboración, los investigadores plantearon a los encuestados, a través de un cuestionario, cuáles eran sus expectativas de que el médico de familia "le escuche, le informe y tenga en cuenta sus opiniones" al consultar por cinco problemas o escenarios clínicos hipotéticos, dolor fuerte en el pecho, resfriado con fiebre, flujo anormal, depresión o tristeza y problema familiar grave.