Campaña medicina rural

Sábado, 13 Agosto 2022

La OMC impulsa la creación de la primera Cátedra de Profesionalismo y Ética Clínica

24/02/2012

La Organización Médica Colegial (OMC) ha impulsado junto a la Universidad de Zaragoza (UNIZAR) y la Fundación Colegio de Médicos de Zaragoza la creación de la primera Cátedra de Profesionalismo y Ética Clínica en la Universidad de Zaragoza, con el objetivo fundamental de crear un espacio de docencia y de investigación que permita abordar proyectos dirigidos al impulso del profesionalismo y la excelencia en el ejercicio de las profesiones sanitarias. Con esta finalidad suscribieron un convenio, ayer miércoles, 22 de febrero, el presidente de la OMC, el doctor Juan José Rodríguez Sendín;  la vicerrectora en funciones de Relaciones Institucionales y Comunicación de UNIZAR, Pilar Zaragoza; y el presidente de la Fundación Colegio de Médicos de Zaragoza, Enrique de la Figuera

Zaragoza, 23 de febrero 2012 (medicosypacientes.com)

La Organización Médica Colegial (OMC) ha impulsado junto a la Universidad de Zaragoza (UNIZAR) y la Fundación Colegio de Médicos de Zaragoza la creación de la primera Cátedra de Profesionalismo y Ética Clínica en la Universidad de Zaragoza, con el objetivo fundamental de crear un espacio de docencia y de investigación que permita abordar proyectos dirigidos al impulso del profesionalismo y la excelencia en el ejercicio de las profesiones sanitarias.

Con esta finalidad suscribieron un convenio, ayer miércoles, 22 de febrero, el presidente de la OMC, el doctor Juan José Rodríguez Sendín;  la vicerrectora en funciones de Relaciones Institucionales y Comunicación, Pilar Zaragoza; y el presidente de la Fundación Colegio de Médicos de Zaragoza, Enrique de la Figuera. En el acto también estuvo presente el decano de la Facultad de Medicina, Javier Castillo.

La creación de esta primera cátedra de profesionalismo y ética clínica “representa un hito histórico,  que hemos podido alcanzar en colaboración con la Universidad de Zaragoza y del Colegio de Médicos de Zaragoza”, según señaló el presidente de la OMC. Ello va a contribuir, entre otras cosas, según destacó, a una necesaria difusión del Código de Deontología y Guía de Ética Médica entre los estudiantes de Medicina “porque hay que convencerles de que tienen que dedicar un tiempo a las cuestiones éticas y deontológicas de la profesión médica y reflexionar con ayuda del Código sobre las mismas”.

En este sentido y, desde su punto de vista, una de las labores a fomentar es hacer entender a los futuros médicos, al igual que al resto de la profesión que “ni la ética ni la deontología es mística sino que se aprende como cualquier otra asignatura, con su correspondiente metodología, con sus prácticas y con sus talleres”.

El presidente de la OMC recordó, además, que los problemas éticos a los que habitualmente se enfrenta la profesión, y que están explícitamente recogidos en el Código Deontológico, “abarcan todos los ámbitos y son cambiantes, prácticamente a diario”. Es el caso, puso como ejemplo, de los recortes, "que es lo que toca ahora" y que a su criterio, "si bien son lógicos ello no significa que sean justos porque afectan no a los que los organizan o disponen sino a los que los sufren”.

Por su parte, la vicerrectora en funciones Pilar Zaragoza destacó la relevancia del acercamiento, favorecido por esta Cátedra, entre la Universidad y los Colegios profesionales, “que facilita el mantenimiento de intereses mutuos y relaciones estables, ya que, en algunas ocasiones, nos faltan y que nos impiden acercarnos a la realidad profesional”, según señaló. Es por ello que, como remarcó, a través de la Cátedra se van a poder desarrollar “objetivos comunes relacionados con la docencia, con prácticas, con investigación, en este caso vinculados con el profesionalismo y la ética clínica”.

En la misma línea se expresó el presidente del Colegio de Médicos de Zaragoza, el doctor Enrique de la Figuera, para quien esta Cátedra representa “una magnífica forma de estrechar los lazos entre el Colegio de Médicos y la Universidad de Zaragoza, con el valor añadido del impulso dado desde la Organización Médica Colegial, y de su presidente, el doctor Juan José Rodríguez Sendín”. Ello va a permitir, añadió, “una continuidad entre la Universidad y el Colegio de Médicos, entre los que no hay compartimentos estancos sino un flujo continuo y bidireccional de conocimientos, de esfuerzo, de trabajo, de innovación, de docencia, etc.”.

De la Figuera insistió, al igual que el presidente de la OMC, en el sentido real de la ética clínica, que “no consiste en  filosofar sino en dar respuesta a los problemas éticos de la práctica clínica habitual, teniendo presente en todo momento el bienestar de los ciudadanos”.

El decano de la Facultad de Medicina, el doctor Javier Castillo, destacó el hecho de la OMC, por primera vez, a nivel nacional, haya encontrado a través de esta Cátedra, un nicho donde recoger todas aquellas aportaciones y preocupaciones de carácter ético y deontológico que puedan surgir en la práctica clínica habitual.

Pero también habló de un aspecto tan importante en el día a día del ejercicio profesional como son las actitudes y comportamiento, “algo que se ve reflejado en el quehacer diario de los profesionales, y que se debe enseñar e impregnar a los estudiantes desde el principio”. Al respecto, se hizo eco de los resultados de recientes encuestas que ponen de manifiesto una tendencia al alza de la práctica de la Medicina defensiva entre los profesionales más jóvenes, “que además de ser perjudicial para el paciente es insoportable desde el punto de vista económico para el sistema”, dijo. De ahí, la necesidad, más que nunca, “de impregnar a los futuros médicos de un sentido ético para hacer frente a los problemas del día a día, y que en ellos cale hondo el profesionalismo”.

De esta forma, la Cátedra de Profesionalismo y Ética Clínica tendrá como prioridad contribuir a la mejora de la formación en ética clínica y profesionalismo de los profesionales de la salud, tanto en el grado como en el postgrado, con una especial  orientación a la calidad y la sostenibilidad de los sistemas sanitarios, lo cual es un objetivo decisivo para el bienestar de los ciudadanos.

En concreto, su actividad se centrará en una serie de actividades, entre las que cabe destacar, la promoción de un programa de prácticas de ética clínica integrado longitudinalmente en el Grado de Medicina; y la realización de proyectos de investigación en el área de la ética aplicada al ejercicio de la medicina.

También se contempla la puesta en marcha de cursos y programas de formación continuada en ética clínica en colaboración con instituciones de ámbito nacional e internacional, tanto en el grado como en el postgrado; y la elaboración de estudios de innovación metodológica en la enseñanza y el aprendizaje de la ética aplicada al sistema sanitario, tanto en el grado como en el postgrado y la formación continuada de los profesionales en ejercicio.

Los Colegios de Médicos, como corporaciones de Derecho Público que ostentan la representación de la profesión médica, tienen una responsabilidad social en el desarrollo del sistema sanitario, especialmente a través de la dimensión ética de la profesión médica, en cuya promoción deben trabajar en alianza con la institución universitaria.

Por su parte, la Universidad de Zaragoza cuenta con 46 cátedras institucionales y de empresa, siendo la segunda universidad pública española por número de este tipo de cátedras. Se trata de uniones estratégicas y duraderas en el tiempo, por el que ambas partes se benefician de los resultados de la investigación, el desarrollo y la innovación, que se desarrollan conjuntamente y en distintas áreas del conocimiento, tanto desde el punto de vista científico como empresarial. Los progresos que se realizan en el marco de la Cátedra redundan, asimismo, en adelantos y beneficios para la sociedad en general.