Sábado, 24 Junio 2017

Estudio Económico 2017

La OCDE marca como desafío clave para España la reducción de la pobreza

El riesgo de pobreza se ha intensificado en España, en particular entre los hogares sin empleo con hijos, con lo que España tiene ante sí un desafió importante de reducir los niveles de pobreza, según advierte la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). El Estudio Económico recomienda aumentar la cantidad y la cobertura de los programas de apoyo a los ingresos mínimos regionales, en particular, para las familias con niños 

Madrid 14/03/2017 medicosypacientes.com
La pobreza ha aumentado en España como consecuencia de la crisis debido principalmente a la falta de empleos de calidad que proporcionan suficientes horas de trabajo remunerado para sostener la renta decente (OCDE, 2017). El riesgo de pobreza se concentra en hogares sin empleo y los hogares con sólo los trabajadores temporales (OCDE, 2015). Dado que el empleo ha crecido fuertemente en los últimos tres años, es probable que haya disminuido la pobreza. Sin embargo, el nivel de pobreza también es probable que siga siendo mayor que la tasa de desempleo sigue en pie en torno al 19% y una cuarta parte de los que están empleados están en puestos de trabajo temporales. El riesgo de pobreza se intensifica en particular entre los hogares sin empleo con hijos.
 
El sistema de impuestos y transferencias podría hacer más para aliviar la pobreza. el gasto social total como porcentaje del PIB es mayor en España que la media de la OCDE. Sin embargo, los beneficios sociales están mal orientados, con relativamente acomodados hogares se benefician más que los pobres. Las transferencias de dinero son particularmente bajas en la parte inferior del 20% de la distribución del ingreso, ya que menos de la mitad de los parados están cubiertos por las prestaciones de desempleo y las redes de seguridad mínima de ingresos son débiles (OCDE, 2017).
 
Un número considerable de personas en paro han agotado sus prestaciones por desempleo como su periodo de paro se alarga o no tienen derecho a ellos en absoluto. Este es particularmente el caso de los que se separan de los contratos temporales, debido a los períodos de cotización muy cortos en el sistema de seguridad social. 
 
El Estudio Económico 2017 de la OCDE sobre España recomienda ampliar la cobertura de la prestación por desempleo norma mediante la reducción de su periodo de cotización mínimo requerido, de acuerdo con muchos otros países de la UE (OCDE, 2017).
 
El apoyo a la renta mínima proporcionada por las redes de seguridad es débil y su cobertura es muy limitada. La protección social en España consiste no sólo en el sistema de seguro de desempleo administrado por el gobierno central, sino también de los regímenes de ayuda a los ingresos mínimos a cargo de las autoridades centrales y regionales. Sólo el 1,5% de los hogares recibió un apoyo mínimo de ingresos en 2014 a partir de los esquemas regionales. La Renta Mínima de Inserción (RMI) es el esquema de apoyo a los ingresos más común para aquellos que no son elegibles para beneficios de desempleo, destinada a aliviar la pobreza por medio de ayudas financieras a las necesidades básicas de vida.
 
Para aquellos que sí reciben el RMI, el monto del beneficio es baja en comparación con la asistencia social similar en otros países de la OCDE, en particular para aquellos con niños debido a la debilidad de las recargas para los niños. El Estudio Económico recomienda aumentar la cantidad y la cobertura de los programas de apoyo a los ingresos mínimos regionales, en particular, para las familias con niños (OCDE, 2017).
 
Si bien la mejora de la cobertura de la protección social, los beneficios deben ser estrictamente condicionada a la búsqueda activa de empleo. Esto no sólo proporcionaría ayuda a la renta inmediata, sino también permitir que los beneficiarios de prestaciones para permanecer conectado con el mercado de trabajo, siempre y medidas de apoyo al empleo como relevantes se ponen en marcha. Desde esta perspectiva, el Estudio económico también discute la importancia de mejorar la eficiencia de los servicios públicos de empleo a través de: el empleo de herramientas y especialización de los consejeros de perfiles; aumentar los recursos y relaciones para candidatos personal-laboral; y la mejora de la coordinación para proporcionar soporte integrado para los solicitantes de empleo a través de un único punto de contacto para los servicios sociales y de empleo y asistencia (OCDE, 2017).