Campaña medicina rural

Martes, 9 Agosto 2022

La ministra de Sanidad pide al Senado su colaboración para la consecución de un Pacto Socio-Sanitario similar al Pacto de Toledo

22/03/2012

La ministra de Sanidad no busca fórmulas para tiempos de crisis, sino "blindar el sistema sanitario a través de un Pacto Socio-Sanitario similar al Pacto de Toledo sobre pensiones, para garantizárselo a las generaciones venideras y perdure en el tiempo", tal como expuso ayer miércoles, 21 de marzo, en su primera comparecencia ante la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Senado. Mato solicitó a sus integrantes su colaboración para la consecución de dicho Pacto sobre el que como aseguró ya se han dado los primeros pasos en el Consejo Interterritorial y espera seguir en esa línea

Madrid, 22 de marzo 2012 (medicosypacientes.com)

La ministra de Sanidad no busca fórmulas para tiempos de crisis, sino "blindar el sistema sanitario a través de un Pacto Socio-Sanitario similar al Pacto de Toledo sobre pensiones, para garantizárselo a las generaciones venideras y que perdure en el tiempo", tal como expuso ayer miércoles, 21 de marzo, en su primera comparecencia ante la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Senado. Mato solicitó a sus integrantes su colaboración para la consecución de dicho Pacto sobre el que como aseguró ya se han dado los primeros pasos en el Consejo Interterritorial y espera seguir en esa línea.

Insistió en que su objetivo es lograr una Sanidad universal, de calidad, gratuita, pública y equitativa, además de colocar al ciudadano en el centro del sistema y que éste vaya detrás del ciudadano para su curación lo antes posible y de la mejor manera, evitando en todo momento la existencia de “Sanidades Duales”, ni ciudadanos de primera y de segunda por el hecho de vivir en una u otra comunidad autónoma, siendo ésta una de las principales obligaciones de su Ministerio en colaboración con las CC.AA., tal como reconoció.

Apostó por avanzar en una serie de ámbitos como en el de la ordenación profesional, en la cartera de servicios básicos, "sin que haya que rescindir servicios sino racionalizarlos y darles una calidad mínima exigible, sobre todo para evitar que haya ciudadanos de primera, segunda o, incluso, tercera categoría, en función de la comunidad en la que vivan". Para ello insistió en la necesidad del trabajo conjunto entre CC.AA. y Ministerio, y llegar a unos acuerdos para que todos los ciudadanos tengan las mismas posibilidades con su tarjeta interoperable.

Tarjeta sanitaria única

Aclaró que no se trata de que cada comunidad cambie las tarjetas actuales, sino de que "la tecnología se ponga a disposición de los ciudadanos y lograr que la tarjeta sea interoperable, al igual que la historia clínica digital".

Lo ideal, a su juicio, sería que llegado un momento con un mismo documento los ciudadanos tuvieran acceso a todas las prestaciones del sistema por el simple hecho de ser ciudadanos españoles, en ese sentido, se mostró convencida de ir dando pasos hacia ese fin que no es otro que el de evitar trámites burocráticos para conseguir servicios de atención sanitaria, además de facilitar la vida a los pacientes.

Píldora del Día Después

La ministra de Sanidad recordó la solicitud de tres informes a la Organización Médica Colegial, a  Sociedad de Ginecología y Obstetricia, y a la Agencia Española del Medicamento, con el fin de analizar la Píldora del Día Después (PDD) bajo criterios exclusivamente médicos y científicos. Los informes solicitados, según la ministra, ni son "ni concluyentes ni coincidentes", ante lo cual ha decidido plantear este tema al Consejo Asesor de Sanidad, aunque reconoció que todavía éste no está constituido, y, por tanto, se comprometió a hacerlo a la mayor brevedad. “En base a las recomendaciones que de él se desprendan, se adoptarán las medidas oportunas”, dijo.

Mato aseguró que en otros países como Reino Unido, Finlandia, República Checa, Dinamarca, Croacia, Polonia, Hungría, Italia, Alemania y Grecia  se trata de un medicamento que requiere prescripción para menores y dispensación libre para el resto de edades.

De cualquier forma, la ministra insistió en que lo que decida "no obedecerá nunca a cuestiones ideológicas" ya que "en tema de medicamentos, las decisiones deben tomarse por cuestiones científicas y criterios exclusivamente médicos".

Ley del Aborto

Con respecto a la reforma de la Ley del Aborto, la ministra recordó que ésta se sustenta en un compromiso electoral. Como explicó, una de las principales patas de la reforma es la protección de los menores “me preocuparía que una niña de 16 años pueda abortar sin que yo como madre lo supiera, fundamentalmente, por el apoyo que se le puede prestar”. Abogó por la búsqueda de fórmulas de prevención de los embarazos no deseados y también por que una mujer que quiera tener un hijo no deje de tenerlo por cuestiones como las económicas o laborales.

Prestación farmacéutica

Planteó una estrategia común para todo el territorio con el fin de establecer un modelo que garantice a todos los ciudadanos el acceso a todos los medicamentos necesarios para hacer frente a todas las patologías, que permita a las Administraciones sanitarias incorporar criterios de eficiencia y de prestación; posibilitar el acceso de los pacientes a medicamentos innovadores, algo fundamental, a su juicio, siempre que aporten valor terapéutico añadido; incrementar el porcentaje de medicamentos genéricos, que están muy distantes de los que se manejan en la Unión Europea; e incluir mecanismos de participación de las CC.AA. en la política farmacéutica.

Grupo Socialista

El senador por la Comunidad Autónoma del País Vasco, Roberto Lertxundi, intervino durante la comparecencia de la Ministra Mato en el Senado para abordar los temas sanitarios y expresó su temor de que “se abra el camino hacia una sanidad dual, apuntó, donde el que paga manda y eso es realmente preocupante”.

El parlamentario del PSOE dejó claro que su Grupo colaborará con el Gobierno pero sin traspasar algunas líneas rojas de derechos básicos. En esta línea, subrayó que “los enfermos no pagan más que los sanos” y añadió que “no vamos a aceptar ninguna modificación a la baja de la cartera de servicios y prestaciones del Sistema Nacional de Salud, incluida la atención a las mujeres en sus derechos sexuales y reproductivos y en la interrupción del embarazo”. “Ningún país europeo, después de alcanzar derechos en este terreno ha hecho leyes posteriores más restrictivas. La mayoría de de estos países, puntualizó, tienen leyes de plazo y libre acceso para interrumpir el embarazo”.

En otro momento de su intervención se refirió al copago sanitario, afirmando que, con el abono de un euro a partir de junio, se rompe la cohesión en España. Roberto Lertxundi aseguró que “desde ahora, los catalanes son “menos iguales”, y expresó su temor por que esta medida de copago o repago se extienda en otras Comunidades Autónomas”.

Grupo Popular

El portavoz de Sanidad del Grupo Popular, el doctor Jesús Aguirre, destacó la desorientación del Ministerio de Sanidad en los últimos años, fruto de lo cual las CC.AA. tomaron decisiones de dudosa competencia y que han provocado un aumento de la falta de equidad en las 17 autonomías. “Afortunadamente -dijo- el Ministerio de Ana Mato ha empezado a asumir el papel de liderazgo que le corresponde, prueba de ello ha sido el último Consejo Interterritorial, en el que se ha hecho más por la cohesión y equidad del sistema nacional de salud que en las dos últimas legislaturas”.

El senador Aguirre repasó algunos de los acuerdos adoptados en el último CISNS como la unificación del calendario vacunal, la tarjeta sanitaria única, la coordinación en red de las diferentes agencias de evaluación tecnológicas o la puesta en marcha de distintos grupos de trabajo enfocados a la consecución del Pacto sanitario. Un Pacto por la Sanidad y los Servicios Sociales que el Grupo Popular en el Senado considera fundamental y que, desde su punto de vista, debe implicar  a todas las CC.AA. y a todas las fuerzas políticas.

El parlamentario popular abogó por la introducción de una serie de cambios que contemplen, entre otros, aspectos: una cartera de servicios común; una estrategia nacional para el abordaje de los enfermos crónicos en torno a la A.P.; un modelo básico de gestión clínica que integre a los profesionales en la gestión; la tarjeta sanitaria interoperable; y una nueva política de RR.HH.