Campaña medicina rural

Domingo, 14 Agosto 2022

La ministra de Sanidad asegura en el Congreso que habrá medidas para mejorar los mecanismos de seguridad alimentaria antes de que finalice el año

19/07/2011

La reducción de los tiempos en las notificaciones de las alertas unificando las garantías de los muestreos, una mayor implicación de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria en la evaluación del riesgo, y que las notificaciones de la Comisión Europea sean comunicadas en primer lugar a los países afectados son algunas de las novedades que se pretenden introducir

Madrid, 20 de julio 2011 (medicosypacientes.com)

La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad explicó ayer martes en la Comisión de Sanidad del Congreso todas las actuaciones llevadas a cabo por su departamento, a través de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), como consecuencia de la alerta sanitaria europea producida por los brotes de E.coli surgidos en Alemania y Francia.

En este sentido, Pajín ha asegurado que "antes de que finalice el año existirán medidas para mejorar los mecanismos de seguridad alimentaria, alerta y comunicación".

Con respecto al caso concreto de los brotes de E. coli, Pajín señaló que se ha descartado por completo que el origen de estos brotes estuviera en productos españoles, ya que todas las muestras analizadas han resultado negativas (las investigaciones recientes han apuntado a semillas de fenogreco originarias de Egipto), ha recordado la cronología de los hechos y cómo la Comisión Europea retiró la alerta de los productos españoles el pasado 1 de junio.

Mejora de la
red europea de alertas alimentarias

En su comparecencia, la ministra también ha recalcado que la gestión llevada a cabo por la Comisión Europea y las autoridades alemanas fue inadecuada, por lo que en el Consejo EPSSCO, celebrado el pasado 6 de junio, solicitó que se estudiaran varias propuestas para mejorar el funcionamiento de la red europea de alertas de seguridad alimentaria.

Entre dichas propuestas se encuentran la reducción de los tiempos en las notificaciones de las alertas unificando las garantías de los muestreos, una mayor implicación de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria en la evaluación del riesgo, y que las notificaciones de la Comisión Europea sean comunicadas en primer lugar a los países afectados.