Viernes, 6 Diciembre 2019

Publicado en 'Journal of Aggression, Maltreatment & Trauma'

La lesión cerebral, entre los daños más comunes en violencia de género

Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio han elaborado un estudio del que se deduce que el 81 por ciento de las mujeres víctimas de violencia de género han sufrido una lesión cerebral. Según los autores de este trabajo publicado en el 'Journal of Aggression, Maltreatment & Trauma', este tipo de daños tiene efectos a largo plazo y deberían ser ampliamente reconocidos por los profesionales que prestan atención médica, los agentes de la ley y otras pesonas que ofrecen ayuda a las víctimas

Madrid 08/07/2019 medicosypacientes.co
Además de los problemas de memoria y el deterioro cognitivo, se suma la mala salud mental.
Se trata del primer estudio que establece que muchas sobrevivientes probablemente experimentaron lesiones repetidas en la cabeza y falta de oxígeno, una combinación que podría contribuir a problemas más graves, como pérdida de memoria, dificultad para comprender, pérdida de motivación, pesadillas, ansiedad y problemas de visión y audición.
 
En este sentido, los expertos señalaron que las lesiones cerebrales causadas por golpes en la cabeza y la falta de oxígeno son problemas de salud para muchas mujeres que han sobrevivido a un episodio de maltrato. "Una de cada tres mujeres en los Estados Unidos ha experimentado violencia de pareja. Lo que encontramos nos lleva a creer que muchas personas están viviendo con una lesión cerebral no diagnosticada, y tenemos que enfrentarnos a eso", según los experto.
 
Además de los problemas de memoria y el deterioro cognitivo, la mala salud mental puede surgir o verse agravada por una lesión cerebral, y abordar las necesidades de salud mental de los sobrevivientes es un desafío continuo para las agencias.
 
"La lesión cerebral no fue algo de lo que realmente hablamos hasta ahora. No fue parte de ningún entrenamiento de rutina y estamos tratando de solucionarlo ahora por lo que aprendimos de estos sobrevivientes", dijo Rachel Ramírez, una colaboradora del estudio. 
 
"Casi todas las recomendaciones de mejores prácticas para TBI se centran en atletas y soldados, y algunas de las guías no son prácticas para nuestra población", dijo. "Estas mujeres podrían tener problemas para planificar el futuro, tomar decisiones sobre su seguridad, asistir a sus citas, hacer su trabajo. Es probable que muchas de ellas se hayan estado preguntando qué pasará con ellas", indicó.