Miércoles, 20 Marzo 2019

Vocalía Hospitales OMC

La justificación económica para fumar en Eurovegas es "una cortina de humo" para ocultar cifras de enfermedad y muerte

La Vocalía de Hospitales de la Organización Médica Colegial (OMC) ha manifestado su rechazo a la modificación de la Ley Antitabaco para que se permita fumar en los casinos y salas de juego y ha señalado que la justificación de creación de puestos de trabajo y recuperación económica seria como "una cortina de humo" para ocultar las cifras de la enfermedad y la muerte que el tabaco provoca

01/10/2013 medicosypacientes.com


Madrid, 2 de octubre 2013 (medicosypacientes.com)

La Vocalía de Hospitales de la Organización Médica Colegial (OMC) ha manifestado su rechazo a la modificación de la Ley Antitabaco para que se permita fumar en los casinos y salas de juego y ha señalado que la justificación de creación de puestos de trabajo y recuperación económica seria como "una cortina de humo" para ocultar las cifras de la enfermedad y la muerte que el tabaco provoca.

Para esta Vocalía, en la que están integrados médicos de diversas especialidades que ejercen la medicina en distintos hospitales, "no es razonable, sino profundamente contrario a la letra y al espíritu de la ley, que la recuperación económica dependa de la instalación de un casino en el que se pueda fumar"

Según esta Vocalía, "por más que apremie la creación de puestos de trabajo y la recuperación económica, estas razones no harán desaparecer ni tampoco atenuarán los efectos nocivos del tabaquismo sobre los fumadores y sobre los que se ven obligados a soportar sus partículas contaminantes, en especial los trabajadores"

Para la Vocalía de Hospitales, la posible modificación de la Ley Antitabaco "sería introducir la sospecha de que las leyes se elaboran a la carta y no en beneficio del bien común y, posiblemente, protagonizar una triste parodia de aquel "Bienvenido, mister Marshal", en el que los americanos pasaban de largo.

La aceptación social de este hábito, que nos acompaña desde siglos, y los fuertes intereses en juego, vienen ocultando los dramáticos efectos de lo que, en términos médicos, puede calificarse de epidemia. La carga de enfermedades y muerte que pesa sobre el tabaquismo no es comparable con ningún otro factor de mortalidad, entre los considerados como evitables. Hay que reconocer que en esta cara amarga de la nicotina se entrelazan una larga lista de enfermedades y otra no menos larga de intentos de abandonar su consumo.

La actual Ley 42/2010, de 30 de diciembre, por la que se modificó la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, conocida popularmente como Ley Antitabaco, fue aprobada por el Congreso de los Diputados con una práctica unanimidad: 335 votos a favor y 5 en contra. Progresivamente ha conseguido el respaldo ciudadano, lo que significa que ésta ha sido una de las medidas más efectivas en el ámbito de la salud pública, aunque hay que reconocer que en nuestro país todavía fuma el 23,7% de la población, uno de cada cuatro, y el tabaco se cobra la vida de más de 55.000 personas al año.

Y ahora que las aguas empiezan a estar en calma y pueden palparse resultados positivos en forma de reducción de los infartos e ingresos hospitalarios por asma infantil, y de las partículas contaminantes en bares y restaurantes, aparece el señuelo de la instalación de un mega-complejo de juego (Eurovegas) para justificar un cambio legislativo que está provocando gran preocupación y desconfianza.

Se está abriendo un debate sobre la modificación de la ley antitabaco que no cuenta con la aprobación de la mayoría de los ciudadanos. Según una encuesta realizada por la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC) con una muestra de ocho mil encuestados, el 82% son contrarios a la modificación de la ley para hacerla más permisiva en ciertos lugares, como los casinos. Es de notar que en la tramitación de esta ley fue rechazada una enmienda que pretendía permitir que en los casinos, bingos y salas de juego se reservase hasta un 30% de su espacio para los fumadores.

El propio Ministerio de Sanidad, ante una consulta de la Comisión Europea acerca de los lugares libres de humo, ha afirmado que la opción más adecuada es establecer una prohibición total para todos los lugares públicos y de trabajo. Entiende que ésta es la única medida para garantizar que la población no se vea expuesta al humo ambiental del tabaco y, en consecuencia, para proteger a los trabajadores, especialmente en los sectores de hostelería, restauración y ocio. Además de que el cumplimiento de la norma contribuirá a des-normalizar el consumo de tabaco y favorecerá el abandono de la adicción en personas fumadoras. La respuesta del Ministerio abunda en la argumentación de que la prohibición total favorecerá su cumplimiento, al cerrar el paso a situaciones de dudosa interpretación, motivadas, como es fácil suponer, por intereses económicos.

Por todo lo expuesto, la Vocalía de Hospitales de la OMC manifiesta su rechazo a la modificación de la Ley antitabaco para que se permita fumar en los casinos y salas de juego.