Campaña medicina rural

Viernes, 12 Agosto 2022

La información de medicamentos debe estar libre de intereses comerciales

16/06/2010

El Consejo Europeo de Organizaciones Médicas (CEOM) está liderando la posición de los médicos europeos para que no se autorice a las compañías farmacéuticas a informar directamente a los pacientes sobre los medicamentos de prescripción. Consideran que esta información debe seguir siendo transparente, independiente, crítica, sin ningún sesgo y comparativa

Madrid, 17 junio 2010 (medicosypacientes.com)

El Consejo Europeo de Organizaciones Médicas (CEOM), considera esencial que se siga prohibiendo la información directa al paciente sobre los medicamentos de prescripción facultativa por parte de las compañías farmacéuticas que los producen y distribuyen, ya que no existen razones sanitarias que justifiquen esta medida y en consecuencia, está liderando la posición de los médicos europeos para que no se modifique la actual directiva. En su opinión, las agencias de medicamentos son las más adecuadas para evaluar, autorizar e informar sobre los beneficios y los riesgos de los mismos.

Para las Asociaciones Médicas Europeas que integran el CEOM, las autoridades sanitarias y los profesionales sanitarios deben ser la principal fuente de información válida sobre medicamentos, dirigida al paciente. Según han destacado en su última reunión, esa información debe basarse en la evidencia científica y en los principios de la deontología médica para garantizar una buena información a la que los pacientes tienen derecho y que debe ser transparente, independiente, crítica, sin ningún sesgo y comparativa. Es evidente que la industria farmacéutica se encuentra en este aspecto ante un conflicto de intereses y no puede ser objetiva en la información que proporciona sobre sus propios medicamentos; es muy difícil establecer la frontera entre información y publicidad cuando intervienen intereses comerciales.

Además, el CEOM ha destacado que la experiencia internacional demuestra que la información directa por las compañías farmacéuticas no aporta mayor calidad en el uso racional del medicamento, ni es objetiva para el paciente, ni mejora la seguridad de uso de los medicamentos, e incluso podría suponer un elevado coste para los sistemas sanitarios, con un posible incremento del gasto farmacéutico, sin contrapartidas sanitarias, sociales o de mercado. Una modificación de la actual directiva sólo beneficiaría a las compañías farmacéuticas, pero incluso muchas de estas compañías son contrarias a cualquier cambio en este sentido, y se suman a la postura de los médicos y de muchas asociaciones de pacientes que velan por una información de calidad libre de intereses comerciales.

Las agencias nacionales y europeas de medicamentos disponen de toda la información sobre los fármacos autorizados y por consiguiente –han destacado en el CEOM- no existe ninguna razón médica que permita a la industria farmacéutica proporcionar información de medicamentos de prescripción directamente al paciente. Es por ello que la profesión médica europea se manifiesta en contra de cualquier iniciativa que pueda abrir una vía directa de información al paciente a través de medios masivos que poco se diferencian de la publicidad, que no son independientes ni objetivos y que suponen una serie de riesgos, sin demostrar beneficios sanitarios ni sociales.

Galería de imágenes de la última reunión del CEOM celebrada en Lisboa: