Campaña medicina rural

Jueves, 11 Agosto 2022

La importancia del informe médico en los casos de violencia de género

16/02/2011

El Colegio de Médicos de Navarra organizó, recientemente, una Jornada para abordar la violencia de género desde los diferentes ámbitos de intervención, que reunió a médicos, fiscales, forenses y servicios sociales. Se constató que los servicios de salud constituyen un ámbito de actuación privilegiado para la detección y lucha contra este problema social

Pamplona, 16 de febrero 2011 (medicosypacientes.com)

Descripción de la imagen

Momento de la jornada.

El Colegio de Médicos de Navarra reunió, el pasado 12 de febrero, en torno a la Jornada "Actuar frente a la violencia de género" a un importante elenco de jueces, fiscales, médicos y técnicos de igualdad para abordar la violencia desde los diferentes ámbitos de intervención y avanzar en aquellas herramientas que favorezcan una respuesta más satisfactoria frente a este grave fenómeno. Los fiscales y jueces reunidos coincidieron en la importancia de los informes médicos, tanto en la fase de instrucción como en la del juicio, para que los casos de violencia puedan terminar en sentencia condenatoria.

Entre los asistentes al acto, estuvieron, además de la presidenta del Colegio de Médicos de Navarra, la doctora Mª Teresa Fortún, la consejera de Salud, María Kutz, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, Juan Manuel Fernández. Asimismo destacó la presencia de la presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género y vocal del Consejo General del Poder Judicial, Inmaculada Montalbán, que recalcó el importante papel del médico “no sólo para detectar casos de violencia de género, sino también como prueba cuando la víctima retira la denuncia de la agresión”.

Subrayó que, durante el tercer trimestre del 2010, se presentaron en España 35.811 denuncias y se registraron 4.121 renuncias al proceso, lo que representa un 11,2% del total. “No obstante, aunque la mujer renuncie se está ante un delito público que hay que perseguir, de ahí la importancia de que los partes médicos describan de forma detallada las lesiones o los síntomas de la mujer, para poder seguir adelante con el proceso una vez que la víctima, en muchos casos la única prueba, ha renunciado”. Añadió que el porcentaje de denuncias que finalmente son retiradas "explican en buena parte el sobreseimiento o las sentencias absolutorias que se producen en nuestros juzgados, lo que no significa que la denuncia sea falsa, sino que no hay suficiente prueba de cargo y opera la presunción de inocencia".

Inmaculada Montalbán se refirió también al aumento de mujeres extranjeras que denuncian sufrir violencia por parte de sus parejas, aproximadamente un 35% del total. Se trata de un colectivo en una situación de especial "vulnerabilidad" por su alejamiento del sistema, ausencia de redes de apoyo y, en muchos casos, miedo a la expulsión por su situación irregular. Respecto a esta última cuestión valoró el proyecto del Gobierno para otorgar un permiso de residencia provisional a una inmigrante sin papeles que denuncia violencia machista hasta que se dicta una sentencia, que en el caso de que ésta sea condenatoria el permiso pasa a ser definitivo.

La experta se mostró optimista frente al futuro porque "lo que antes era un asunto privado hoy es un problema de derechos humanos, un problema público, por lo que no hay punto de retorno. La educación, la cultura y seguir interviniendo en la prevención son los retos que quedan". Subrayó que "de todos depende que la violencia sobre la mujer deje de ser una historia actual para ser una historia pasada y lejana".

Los médicos frente
a la violencia de género

Médicos y forenses destacaron que los servicios de Salud constituyen un ámbito de actuación privilegiado frente a la violencia de género. Según subrayó la doctora María José Zabalegui, médico de familia, “las mujeres no nos hablan del maltrato, nos presentan síntomas, signos, problemas de salud” por lo que subrayó la importancia de la búsqueda activa, “porque solo encontramos lo que buscamos y buscamos aquello que conocemos bien”.

La especialista destacó que, según las encuestas, “antes de pedir ayuda pasan una media de10 años de maltrato, casi el 90% acuden a la consulta en el último año y al 80% les hubiera gustado que les preguntasen. Para la mayoría de las víctimas, los servicios sanitarios son el único o primer contacto con un organismo público”.

Ante la sospecha fundada o confirmada de maltrato, la doctora Zabalegui recomendó citar a la paciente para una entrevista que, entre otros aspectos, deberá garantizar el tiempo necesario; observar las actitudes y estado emocional (no verbal); facilitar la expresión de sentimientos, tratando de comprenderlos y validarlos (amor, ira, pena, rabia...); asegurar confidencialidad; manifestar que ella no es la culpable y que nunca está justificada la violencia; aceptar su ritmo (no emitir juicios o consejos); mostrar disponibilidad para la ayuda e informar de recursos. Finalmente, si se confirma la sospecha, registrar los hechos en la Historia médica.

La doctora Zabalegui destacó que es obligatorio dar parte de lesiones al juzgado de guardia en los casos de alto riesgo “porque de lo contrario se puede incurrir en responsabilidad penal por no denunciar”.

Por su parte, la psiquiatra Rebeca Hidalgo destacó que “entre un 20-27 por ciento de la violencia generada se inicia en la época de noviazgo y que el 50% se producen con el inicio de la convivencia o el embarazo". Añadió que el 63% de las víctimas sufren estrés postraumático y el 47,6 por ciento de depresión.