Campaña medicina rural

Domingo, 14 Agosto 2022

La hospitalización por ictus supone un gasto de 720 millones de euros al año en España

14/04/2010

En España se producen cerca de 80.000 ictus anuales que al año suponen para el Sistema Nacional de Salud (SNS) un gasto en hospitalización de 720 millones de euros, según datos del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares (GEECV) de la Sociedad Española de Neurología (SEN)

Madrid, 14 de abril 2010 (Europa Press)

El doctor Jaime Masjuan, coordinador del GEECV y miembro del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, "es muy probable que esta cifra se incremente considerablemente si tenemos en cuenta que los ictus producidos en pacientes con fibrilación auricular suelen ser bastante más graves".

Concretamente, la incidencia es de 155 casos por 100.000 habitantes, de los que el 75 por ciento de estos episodios afectan a personas mayores de 65 años. Asimismo, se trata de la segunda causa de muerte global, la primera en el caso de la mujer y la tercera en el del hombre, y es la principal causa de discapacidad en el adulto y la segunda causa de demencia.

Todos estos datos son muy similares en el resto de Europa, lo que convierte a esta patología es "un importante problema de salud pública contra el que es necesario luchar con todas las armas posibles", añade.

En cuanto a las diferentes herramientas farmacologicas disponibles, Masjuan subrayó el uso de la terapia anticoagulante oral para la prevención primaria del ictus. "El gran desafío del momento está en el pleno desarrollo de los nuevos anticoagulantes orales, algo que ya está suponiendo cambios significativos en muchas especialidades gracias a los buenos resultados que está teniendo dabigatrán etexilato", advierte.

En su opinión, "el tratamiento tradicional es eficaz, pero también es inseguro, errático e incómodo", por este motivo destacó el desarrollo del dabigatran etexilato, que aún no está autorizado para la prevención de ictus, pero que se encuentra en estudio con resultados positivos.

Con el objetivo de estudiar el coste económico de los ictus y comparar aquellos secundarios a fibrilación auricular con el resto y desde una perspectiva que no sólo abarque la fase aguda de este episodio cerebrovascular, la SEN, en colaboración con Boehringer Ingelheim, va a poner en marcha un ambicioso registro nacional que incluya la fase de hospitalización y posibles secuelas.