Campaña medicina rural

Sábado, 20 Agosto 2022

La FPSOMC ofrece ayudas a los enfermos de Alzheimer y sus cuidadores en el Día Mundial contra esta enfermedad

24/09/2012

La Fundación para la Protección Social de la OMC se une hoy a la celebración del Día Mundial Contra el Alzheimer, una enfermedad con la que la Fundación está comprometida a través de las diferentes ayudas para mejorar la calidad de vida tanto de los enfermos como de sus cuidadores, recogidas dentro de su Catálogo de Prestaciones 2012.

Madrid, 21 de septiembre de 2012 (medicosypacientes.com)

La Fundación para la Protección Social de la OMC se une hoy a la celebración del Día Mundial Contra el Alzheimer, una enfermedad con la que la Fundación está comprometida a través de las diferentes ayudas para mejorar la calidad de vida tanto de los enfermos como de sus cuidadores, recogidas dentro de su Catálogo de Prestaciones 2012.

En las ayudas denominadas de “Conciliación” de la Fundación se incluyen la atención a domicilio, las de respiro,  los ingresos de emergencia en residencia y ayudas para residencias de mayores para todas aquellas personas beneficiarias de la Fundación que estén en situación de dependencia, así como el recientemente puesto en marcha Servicio de Atención Social

La demencia afecta en España al 10% de las personas de más de 65 años y al 30% de los mayores de 85 años, aunque también, en un porcentaje de  casos, puede debutar mucho antes. La Enfermedad de Alzheimer, es la forma más frecuente de demencia y se estima que en nuestro país hay unos 800.000 casos y aproximadamente un 30-40% podrían estar sin diagnosticar. Debido al progresivo envejecimiento de la población, está previsto que estas cifras aumenten de forma muy considerable en las próximas décadas. En 2050, podrían existir más de 1,5 millones de personas afectadas por la Enfermedad de Alzheimer en España y más de 113 millones en todo el mundo, según los datos manejados por la Sociedad Española de Neurología (SEN).

La SEN reitera la necesidad de articular un plan estratégico anti-Alzheimer, semejante al de Francia, Gran Bretaña o Alemania, que permita optimizar los recursos para el diagnóstico temprano, facilitar el acceso al tratamiento, investigar en prevención y mejorar el cuidado y la atención de enfermos y cuidadores.

La potenciación de la reserva cognitiva mediante ejercicios de entrenamiento cognitivo, el cuidado de la salud cerebral mediante el ejercicio físico, el cuidado de la alimentación y el adecuado control de los factores de riesgo vascular pueden ser los pilares de los programas de prevención primaria de demencia cuya eficacia debería probarse con los correspondiente planes de investigación. “Un estilo de vida dirigido a cuidar los factores de riesgo vascular, estimular la actividad mental y fomentar la interacción social, favorece la formación de nuevas neuronas y a nuevas conexiones. De esta forma, se contribuye a incrementar la reserva cerebral sobre la que se basa la capacidad del cerebro para defenderse de un proceso patológico como el Alzhéimer y permite retrasar la aparición de la enfermedad. Por tanto, este tipo de intervenciones podrían en un futuro reducir el número de casos”, explica el Dr. Pablo Martínez-Lage.

Del mismo modo, se ha de potenciar la investigación sobre la detección del proceso fisiopatológico del alzhéimer en personas asintomáticas y los factores que en ellas se asocian al desarrollo de los síntomas con el objeto de sentar las bases de una futura prevención específica de la enfermedad mediante estrategias terapéuticas dirigidas a modificar los mecanismos y el curso de la enfermedad.

El diagnóstico temprano de la enfermedad de Alzheimer en fase de demencia leve sigue siendo una herramienta fundamental para mejorar la calidad de vida de los pacientes. La enfermedad de Alzheimer tiene tratamiento. Hay ciertos fármacos que han demostrado eficacia a la hora de mejorar los síntomas cognitivos, conductuales y funcionales e incluso estabilizar entre seis y dieciocho meses la evolución de los síntomas. “Para muchos pacientes y familiares resulta complicado distinguir los primeros síntomas del Alzhéimer de los cambios propios de la edad. Aunque no se trata de preocuparse si, en un momento dado, no se recuerda un dato o se olvida lo que estaba haciendo o pensando, sí se debe acudir al médico cuando se detecten fallos reiterados en la memoria reciente. Acudir pronto al neurólogo es otra de las claves para poder tratar y, así, ralentizar esta demencia”, comenta el Dr. Pablo Martínez-Lage.

“Desde la Sociedad Española de Neurología, creemos que sería necesario instaurar en nuestro país un plan estratégico anti-Alzheimer, semejante al que existe en Francia, en Gran Bretaña o en Alemania. Sería fundamental para optimizar el diagnóstico y el tratamiento, mejorar el acceso y gestión de los recursos y promover la investigación”, concluye el Dr. Pablo Martínez-Lage.

Se adjunta catálogo de prestaciones de la Fundación para la Protección Social de la OMC