Sábado, 21 Septiembre 2019

Estudio Internacional

La financiación sanitaria mundial alcanza el máximo histórico de 22.740 millones de euros en 2013

La financiación sanitaria mundial alcanzó un máximo histórico de 31.300 millones de dólares (22.742 millones de euros) en 2013, cinco veces más que en 1990. Con un crecimiento del 3,9 por ciento entre 2012 y 2013, el aumento año tras año está a la altura de las rápidas tasas observadas durante la década anterior, según revela una nueva investigación realizada por el Instituto para la Medición y la Evaluación de la Salud (IHME, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Washington, en Estados Unidos, que se publica en la edición digital de Health Affairs

09/04/2014 medicosypacientes.com

 

Washington, 10 de abril de 2014 (medicosypacientes.com/EP)

Dado que la financiación de muchos donantes bilaterales y bancos de desarrollo ha disminuido, el crecimiento de la financiación de la Alianza GAVI, el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, organizaciones no gubernamentales y el gobierno de Reino Unido están contrarrestando estos recortes. La financiación mundial de la salud sigue siendo pequeña en relación a lo que los países de altos ingresos gastan en su propia salud, representando sólo el 1 por ciento del gasto en salud de estos países.

Los resultados, que presentará este martes el director del IHME y coautor del informe, el doctor Christopher Murray, en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), en Washington, se publicarán también como la quinta edición anual de la serie de financiación de la salud del IHME, "Financiación Global de la Salud 2013: la transición en la era de la austeridad", además de que estarán disponible en una nueva herramienta de visualización de datos "online" en el sitio web del IHME healthdata.org.

El IHME encontró en su trabajo que la financiación de la salud materna, neonatal e infantil se ha incrementado en casi un 18 por ciento entre 2010 y 2011, llegando a 6.100 millones de dólares (4.430 millones de euros). "El continuo apoyo de los donantes para aumentar el gasto en salud materna, neonatal e infantil refleja el sentir global de la urgencia de alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio para el año 2015", destaca Murray.

Por primera vez, el IHME mide la financiación de la salud para controlar el consumo de tabaco, que asciende a 68 millones de dólares en 2011. En comparación, los fondos para el VIH/sida, el problema de salud que recibió la mayoría de la financiación en 2011, era 113 veces superior que el presupuesto para el control del tabaco.

El informe encontró brechas entre los fondos de los donantes y la carga de la enfermedad en la mayoría de las regiones, en particular con respecto a las enfermedades no transmisibles (ENT). Los fondos relacionados con esta categoría se ampliaron entre 2010 y 2011, pero aunque las enfermedades no transmisibles son una parte importante y creciente de la carga de morbilidad en el mundo en desarrollo no son un foco primario de la ayuda al desarrollo para la salud.

"La carga mundial de morbilidad muestra un crecimiento constante en la carga de las enfermedades no transmisibles en todas las regiones excepto en África subsahariana", subraya el coautor del estudio, el doctor Joseph Dieleman, que lidera la investigación de financiación de la salud en IHME. "Hay relativamente poca ayuda al desarrollo para la salud en estos países para los programas relacionados con las ENT", añade.

El IHME también comparó la asistencia al desarrollo para los diferentes problemas de salud con la carga de enfermedad. A pesar de que los países del África subsahariana tienden a recibir el mayor volumen de asistencia para la malaria, por ejemplo, en su conjunto recibieron menos de 60 dólares (43,5 euros) de los fondos de malaria por cada año de vida sana perdido por la malaria entre 2006 y 2010.

En comparación, América Latina y el Caribe recibieron casi 2.000 dólares (1.453 euros) de financiación de la malaria por año de vida saludable perdido durante este mismo periodo. Para las enfermedades no transmisibles, la financiación por año de vida saludable perdido era mucho más pequeña, menos de 50 centavos de dólar (0,36 euros) en Asia Sur desde 2006 a 2010 y poco más de dos dólares (1,45 euros) en América Latina y el Caribe.

A pesar de que gran parte de la atención de la comunidad mundial de la salud se centra en la ayuda al desarrollo para la salud, los investigadores del IHME encontraron que los países en desarrollo gastan en promedio 20 veces más de sus propios recursos en la salud de lo que reciben en ayuda. Excluyendo la aportación de los donantes, los gastos de salud gubernamental fueron de 613.500 millones de dólares (445.720  millones de euros) en 2011, lo que supone un incremento del 7,2 por ciento entre 2010 y 2011.

En la mayoría de los países, la financiación de los donantes representaba menos de un 10 por ciento del gasto público total en salud. Sin embargo, en algunos países africanos asiáticos y subsaharianos, la ayuda al desarrollo para la salud representó más de la mitad del gasto sanitario público total.