Campaña medicina rural

Sábado, 26 Noviembre 2022

La Federación Española de Medicina del Deporte alerta de la inadecuada interpretación de mensajes sobre ciertos efectos de la práctica deportiva de alta intensidad

27/01/2011

La emisión de mensajes, en este caso relativos a consecuencias sobre la práctica deportiva de alta intensidad, sacados del contexto científico básico en el que se mueven "pueden inducir a errores en la población, creando una alarma injustificada y haciendo inútiles tantos años de lucha contra el principal enemigo de nuestra sociedad que es el sedentarismo", según esta entidad científica

Madrid, 27 de enero 2011 (medicosypacientes.com)

Descripción de la imagen

Dr. Manonelles,
presidente de
FEMEDE.

La Federación Española de Medicina del Deporte (FEMEDE) emitió ayer un comunicado para exponer su postura en relación con informaciones aparecidas en los medios de comunicación referentes a las consecuencias que la práctica deportiva de alta intensidad puede tener sobre el corazón y que, al parecer, provienen de un estudio realizado en un modelo animal, que utiliza ratas a las que se somete a entrenamiento de carrera de fondo a elevada intensidad y durante un tiempo que, según los investigadores, equivaldría a 10 años de entrenamiento de un maratoniano.

Al respecto, la FEMEDE ha realizado las siguientes consideraciones:

1.-La actividad física y deportiva es una herramienta de primer orden para la prevención y tratamiento de un número cada vez mayor de enfermedades crónicas, incluidas enfermedades cardiacas como la cardiopatía isquémica y el trasplante cardiaco.

2.-Es bien conocido que la actividad física de alta intensidad produce adaptaciones que pueden provocar alteraciones cardiacas que requieren un manejo médico especial.

3.-Los especialistas en Medicina del Deporte son conocedores de este problema, forma parte de su trabajo habitual y someten a sus deportistas a las exploraciones y controles adecuados para preservar su salud de la forma más adecuada posible.

4.-No es aconsejable lanzar mensajes que, sacados del contexto científico básico en el que se mueven, pueden inducir a errores en la población creando una alarma injustificada y haciendo inútiles tantos años de lucha contra el principal enemigo de nuestra sociedad que es el sedentarismo.