Campaña medicina rural

Martes, 9 Agosto 2022

La detección precoz y el tratamiento agresivo, mejoras asistenciales en sepsis

02/11/2009

Los factores que están condicionando una mayor incidencia y gravedad de la sepsis son: el incremento de edad de la población y la suma de patologías previas en los pacientes afectos

Madrid, 3 de noviembre 2009 (medicosypacientes.com)

A nivel mundial se producen 18 millones de casos de sepsis cada año, falleciendo unas 1.400 personas al día por esta causa. En nuestro país se calcula una incidencia de sepsis grave de unos 120 casos por 100.000 habitantes y año, es decir, un total de 50.000 casos anuales.

Según el Dr. Javier Arias, coordinador de la Asociación Española de Cirujanos (AEC), “el coste que supone es difícil de calcular, pero se estima que supone unos 500 millones de euros anuales en España”.

En relación con la infección quirúrgica, el Dr. Arias, explica que “su aparición alarga la estancia hospitalaria en un promedio de 7 a 14 días y, en general, se puede afirmar que, al menos, duplica los costes derivados de la estancia hospitalaria y triplica los costes variables resultantes de procedimientos y fármacos adicionales”.

En este sentido, respecto al papel que juega el cirujano en el diagnóstico y tratamiento de la sepsis el Dr. Arias subraya que “es crucial”. Asimismo, añade que “existen dos tipos de infecciones que caen directamente bajo su supervisión y que, por otro lado, son las que suponen la gran mayoría de los casos de sepsis, como son: las infecciones de origen comunitario que requieren intervención del cirujano y las infecciones postoperatorias. La supervivencia del paciente depende, en gran medida, de que el cirujano sea capaz de detectarlas precozmente”.

Para abordar estos temas, se ha celebrado el curso “Sepsis grave en el paciente quirúrgico”, patrocinado por AstraZeneca. Esta jornada ha pretendido abordar todos estos temas desde un punto de vista eminentemente práctico, con participación de los asistentes mediante la discusión de distintos casos clínicos reales.

Según el Dr. Arias, “el avance más significativo en cuanto a mejora asistencial ha sido el reconocimiento de la importancia de la detección precoz y del tratamiento agresivo de la sepsis”.

Meropenem, antibiótico de la familia de los carbapenémicos, ocupa un lugar relevante en el arsenal terapéutico del que dispone el cirujano para tratar a los pacientes con sepsis grave.

En cuanto al futuro, el Dr. Arias señala que “el tratamiento futuro de la sepsis grave se basará, en gran parte, en medidas dirigidas a modular la respuesta inmune del paciente, principal responsable del fracaso fisiológico que lleva a estos pacientes a la muerte”.

Factores de riesgo

La sepsis puede tener su origen en causas diversas, el Dr. Arias explica que “quizá los factores que están condicionando una mayor incidencia y gravedad de la sepsis son: el incremento de edad de la población y la suma de patologías previas en los pacientes afectos”.

En cuanto a los capítulos de la infección quirúrgica, “los factores de riesgo más destacados son: el tipo de cirugía, según su grado de contaminación (limpia, limpia-contaminada, contaminada y sucia, la duración de la intervención), y el estado preoperatorio del paciente (inmunosupresión, patologías previas). Por otro lado, la hepatobiliopancreática es la que presenta mayor riesgo de infección tras la cirugía programada, seguida de la colorrectal”, añade.

La sepsis grave supone un proceso fisiopatológico de gran complejidad, “las novedades que han obtenido mayor eco recientemente han sido el papel de los linfocitos T reguladores, el de las células madre y el de las histonas circulantes, en la fisiopatología de la sepsis”, concluye el Dr. Arias.