Campaña medicina rural

Viernes, 12 Agosto 2022

La detección precoz y el tratamiento adecuado de la Hepatitis B y C podrían prevenir otras enfermedades, según expertos

26/07/2012

Con motivo del Día Mundial de la Hepatitis 2012 que se celebra mañana, la Asociación Catalana de Enfermos de Hepatitis de Cataluña (ASSCAT) incide en la importancia del diagnóstico precoz ya que con ello se consigue, en muchos casos, la curación y la prevención de nuevos contagios, cirrosis, descompensación, cáncer hepático y se pueden evitar la mitad de los trasplantes hepáticos. Bajo el lema “Las hepatitis B y C están más cerca de lo que crees, ¡No las ignores!” denuncian además, la desinformación existente acerca de estas enfermedades, a la vez que promueven una mayor visibilidad de las mismas

Madrid, 27 de julio de 2012 (medicosypacientes.com)

Con motivo del Día Mundial de la Hepatitis 2012 que se celebra mañana, la Asociación Catalana de Enfermos de Hepatitis de Cataluña, ASSCAT, incide en la importancia del diagnóstico precoz ya que con ello se consigue, en muchos casos, la curación y la prevención de nuevos contagios, cirrosis, descompensación, cáncer hepático y se pueden evitar la mitad de los trasplantes hepáticos. Bajo el lema “Las hepatitis B y C están más cerca de lo que crees, ¡No las ignores!” denuncian además, la desinformación existente acerca de estas enfermedades, a la vez que promueven una mayor visibilidad de las mismas

Portavoces de la ASSCAT explican que tres de cada cien españoles viven con esta enfermedad y más de la mitad no lo saben porque las hepatitis B y C no producen síntomas evidentes y la ciudadanía no dispone de información sobre ellas. Además, recuerdan la importancia de la prevención y el tratamiento precoz de la hepatitis C como inversión de ahorro en todos los ámbitos. El diagnóstico de una hepatitis vírica debe hacerse lo antes posible, ya que así hay más posibilidades de tratarla, controlarla y curarla, explican estos expertos.

En este sentido, desde la Asociación demandan que se de prioridad a la Hepatitis Viral dentro de los planes de salud de cada comunidad autónoma y piden a la administración sanitaria una mayor voluntad política de impulsar, financiar, e implementar un Plan Nacional sobre las Hepatitis que incluya como objetivos: fomentar la investigación epidemiológica y terapéutica en este campo; alcanzar una mayor concienciación social en materia de conocimiento mediante campañas informativas, educativas y de prevención; promover el diagnóstico precoz de las personas que viven con hepatitis B o C y lo desconocen; optimizar y racionalizar la atención de los pacientes y sus tratamientos y por último, reconocer por parte de la Administración que las hepatitis virales son enfermedades crónicas a efectos de legislación laboral en todos y cada uno de sus ámbitos.

Los hepatólogos recuerdan también que la hepatitis  C se puede curar y desde noviembre del año 2011 la Agencia Española del Medicamento aprobó dos fármacos (inhibidores de la Proteasa) que, combinados con las terapias actuales, incrementan notablemente el porcentaje de curación en algunos genotipos virales; prueba de ello es que organismos como el NICE (Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica) en Reino Unido, han recomendado la utilización de estos fármacos en el Servicio Nacional de Salud británico, sin ningún tipo de restricción en cuanto al grado de fibrosis que tenga el paciente.

Información y educación, aliados en el tratamiento de la enfermedad

También en Reino Unido, se lanzó el programa PATH B, una herramienta de información fiable y veraz para enfermos de hepatitis B y médicos especialistas, que se expande ahora a seis nuevos países, entre ellos España.

“PATH B es una hoja de ruta para el paciente con hepatitis B crónica que le va a guiar en todas las fases de la enfermedad, desde el diagnóstico hasta el tratamiento”, explica Josefina Cristofol, secretaria de la ASSCAT, que ha participado en la elaboración del programa. Cristófol destaca que la hepatitis B es una enfermedad muy compleja, “no sólo para los pacientes o sus familiares, sino también para muchos médicos de atención primaria, que pueden encontrar útil igualmente esta guía”.

La educación y la información sobre la hepatitis B crónica son los mejores aliados en el tratamiento a largo plazo de esta enfermedad. No obstante, las campañas de prevención e información brillan por su ausencia, advierte la experta. El objetivo del programa PATH B es ayudar a los colectivos en riesgo y a aquellas personas ya infectadas con la hepatitis B crónica a comprender los riesgos del virus y las vías de transmisión, así como las mejores formas de convivir con la enfermedad. El programa también pretende mejorar la relación y el diálogo entre pacientes y médicos con el fin de conseguir mejores respuestas en el tratamiento y mantener la adherencia a largo plazo, manifiesta la experta.