Sábado, 20 Abril 2019

Jornada Hospital del Siglo XXI

La corresponsabilidad de los profesionales en la gestión clínica, clave en el Hospital del Siglo XXI

La corresponsabilidad de los profesionales en la gestión clínica, el establecimiento de un nuevo modelo de gobernanza y la cooperación de la sociedad, serán claves en la configuración del modelo de hospital del Siglo XXI, según pusieron de manifiesto en la OMC expertos en gestión sanitaria

05/12/2013 medicosypacientes.com

Madrid, 2 de diciembre 2013 (medicosypacientes.com)

La corresponsabilidad de los profesionales en la gestión clínica, el establecimiento de un nuevo modelo de gobernanza y la cooperación de la sociedad, serán claves en la configuración del modelo de hospital del Siglo XXI, según pusieron de manifiesto en la OMC expertos en gestión sanitaria.

La Vocalía de Hospitales de la OMC, que preside Dr. Javier Font, junto con la Fundación para la Formación (FFOMC) organizó el viernes, día 29, la Jornada "El Hospital del Siglo XXI", cuya apertura corrió a cargo del vicepresidente de la corporación, Dr. Ricard Gutierrez Martí.

El Dr. Gutierrez Marti, destacó la labor que los hospitales y los médicos de hospitales han desarrollado en España  durante muchos años e hizo un reconocimiento, en cuanto a la evolución hospitalaria, de la incorporación de la red hospitalaria española a la filosofía del hospital moderno.

Hizo referencia al acuerdo firmado entre el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el Foro de la Profesión Médica y destacó la importancia de la gestión clínica de cara al futuro de la sanidad, contemplada en dicho acuerdo.

Para finalizar, hizo un reconocimiento público a la figura de Albert Jovell, presidente del Foro Español de Pacientes y miembro del Consejo Social del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), recientemente fallecido.

En la jornada intervino el Dr. Luis Ángel Oteo, especialista en Neumología, con amplia experiencia en gestión económica en diversas administraciones sanitarias autonómicas y actual Jefe del Departamento de Desarrollo Directivo y Gestión de Servicios Sanitarios de la Escuela Nacional de Sanidad. Fue presentado por el Dr. Iñaki Eizaguirre, presidente del Colegio de Médicos de Guipúzcoa, quien defendió la necesidad de que los médicos "nos involucremos en la gestión, basada en el conocimiento científico. Es decir, que debemos curar, pero debemos hacerlo al menor coste".

El  Dr. Oteo, que habló de "La gestión clínica, un cambio pendiente", hizo una exposición de la realidad económica a la que se enfrenta el SNS en el contexto de lo que denominó "recesión económica", con un abultado déficit público que superó en 2012 los 109.000 millones de euros y unas  expectativas de crecimiento, cifrado por el Fondo Monetario Internacional en 2 décimas.

Tras señalar que "el proceso de globalización, los cambios demográficos y la crisis financiera y económica, están cambiando la forma dinámica e irreversible el modelo social Europeo, lo cual se está traduciendo en muchos países de la UE en reformas estructurales para garantizar su sostenibilidad", dijo la situación en España ha provocado la necesidad del Gobierno de "tocar temas estructurales, con una deflación de los salarios y de las prestaciones básicas en nuestro país".

El ajuste previsto en Sanidad en el periodo 2012-2014, asciede a 6.700 millones de euros, lo que supone un "estrangulamiento del sistema" y de ahí viene lo de "hacer más con menos y, si es posible, mejor", algo que consideró un  desafío para los profesionales y para el propio SNS.

Calificó la situación del SNS "al borde del abismo" y mayor aún con las previsiones del Gobierno de dedicar un 5,6% del PIB a la sanidad pública en 2016. Y opinó que las medidas adoptadas hasta ahora "no son suficientes para garantizar la sostenibilidad y el crecimiento".

Abogó por una reestructuración y reasignación de los recursos existentes, cambios en la función productiva y en la gestión económica, una desburocratización funcional y nueva gestión pública. En este último punto, precisó que "no hay evidencia de que el sector privado lucrativo sea más eficiente que el gubernamental apropiadamente gestionado".

Para hacer los cambios necesarios, dijo que se debe analizar la experiencia internacional en reestructuraciones como las llevadas a cabo en Noruega (2002) o más recientemente en Alemania (2006-2007) que introdujeron reajustes estructurales, con disminución de costes financieros y operacionales, cooperación con el sector privado en la gestión de la cartera de prestaciones y provisión y estableciendo un nuevo contrato social, con una recapitalización y participación democrática de la ciudadanía. Se necesita ?dijo- una "conciencia cívica" y que exista "una corresponsabilidad de la sociedad civil"

"Los profesionales tendremos que enfrentarnos a este escenario" y los gobiernos a  la exigencia de "reestructurar  los sistemas sanitarios y socio-sanitarios sin que ello afecte o minimice su impacto -en términos de desigualdad no deseable- a los grupos sociales más vulnerables".

Se refirió a las bases para desarrollar el marco normativo que permita la regulación e implementación de las unidades de gestión clínica, que incluirá, según el Dr. Oteo, de dos áreas fundamentales: "la creación, constitución, financiación y estructura de estas unidades y la incorporación de recursos humanos al nuevo modelo"

Aludió al recelo que provoca en algunas consejerías, como Cataluña, País Vasco, Andalucía o Galicia, el borrador de Real Decreto del MSSSI sobre  las Unidades de Gestión Clínica, que está a punto de salir, por lo que pueda afectar al régimen laboral de los profesionales.

Para el Dr. Oteo la nueva gestión clínica conlleva "el buen gobierno y la gestión socialmente responsable de los servicios asistenciales  por los profesionales de la medicina", lo que promoverá "un mayor compromiso del profesional sanitario en la toma de decisiones no sólo clínicas, sino también de asignación de recursos y asunción responsable de compartir riesgos". Ente este reto, planteó algunos interrogantes como "cómo establecer los acuerdos y contratos de gestión clínica" o "cómo diseñar un sistema de evaluación del desempeño y de la calidad".

Finalizó manifestando que la investigación es "un elemento central" en el nuevo paradigma de la gestión clínica y del profesionalismo sanitario y abogó por la necesidad del  buen gobierno de la práctica profesional y una cooperación entre todos los niveles asistenciales y "responsabilidad compartida basada en la confianza".

El Dr. José Jerónimo Navas, catedrático de Anatomía Patológica, actual Director Gerente del Hospital Unversitario Vall d`Hebrón, habló de "El hospital del Siglo XXI". En primer lugar, puso de manifiesto que un hospital no es una empresa y, como tal, no se puede hacer un "business model" porque la misión esencial del hospital es "realizar operaciones con la calidad adecuada y en el tiempo adecuado para la necesidad del ciudadano". Estos procesos ?dijo- "no son fáciles de gestionar".

Se refirió también a las dificultades actuales para la adquisición de alta tecnología en la que los hospitales públicos no han evolucionado por su elevado costo y puso como ejemplo que un acelerador cuesta 1,5 millones de euros, pero un acelerador de protones, que cuesta 30 millones de euros "no lo podemos comprar", afirmó.

Se refirió también a la relación hospitales público-proveedor y las alianzas con la industria que dijo ver "con gran sospecha" porque solo buscan "rebajar el gasto" y "un modelo de crecimiento sostenible". "Miramos -añadió- con ojo crítico las alianzas público-privadas porque, al final, lo que  tratan es de incrementar el gasto farmacéutico y la tecnología".

Afirmó que es necesario un proceso de reflexión y partir de la misión del hospital que es "ofrecer la paciente el conocimiento más avanzado" y desarrollar esa misión de acuerdo con los profesionales e incorporar a estos a la visión estratégica del centro para conseguir los objetivos.

Para el Dr. Navas, los elementos esenciales del hospital del futuro es contar con "una organización eficiente, la tecnología adecuada y el talento de los profesionales".

Resaltó la importancia de introducir cambios en la dirección del hospital que había caído en el "despotismo ilustrado" para compartir el diagnóstico y hacerlo competitivo y "prepararnos para un nuevo modelo de gobernanza".

Abogó por una concentración de los recursos y la transformación de los hospitales bajo la forma de consorcios, similar a la adaptación que hicieron en Reino Unido en los años 90, en el que será necesario organizar la producción, aumentar la eficiencia, profundizar en la gestión clínica, mejorar la financiación, una toma de decisiones basada en la evidencia y la profesionalización directiva, así como establecer una "arquitectura de responsabilidades. En resumen "nos tenemos que preparar para cosas diferentes, con tecnologías diferentes".

Señaló, además, que en los próximos 10 años, los hospitales del futuro tendrán que abordar temas emergentes como el de la cronicidad y las enfermedades raras y "es fundamental que los profesionales nos preparemos para una forma diferente de gestión, estableciendo coaliciones entre los líderes profesionales y la dirección, colaboración interdisciplinaria y participación del usuario".

En la Jornada también participó el Dr. José Luis Puerta, especialista en Medicina Familiar, con experiencia en el sector público y privado,  actual miembro del Consejo Asesor del Ministerio de Sanidad, quien hizo una exposición sobre "La Sanidad española y su entorno socio-económico. Una posible solución para sus males".

Se refirió a la "encrucijada" en la que se encuentra la Sanidad en España a consecuencia de la crisis económica, con un crecimiento del 0,2%, un 25% de paro, una caída de la vivienda del 50% y una evolución de la deuda, del 100% del PIB. Se refirió a la modificación, en 2011, del art. 135 de la Constitución  para dar "prioridad absoluta" en los Presupuestos Generales a garantizar el dinero prestado para el pago de la deuda pública, lo que generó reformas en profundidad como el RD 16/2011 para establecer medidas sanitarias que repercutieron, fundamentalmente, en el gasto farmacéutico y en los profesionales.

Hizo referencia también a que en 5 años -de 2007 a 2011-  la diferencia anual entre lo presupuestado y lo gastado en sanidad fue del 20 al 25%, más de 70.000 millones que supone algo más del 7% del PIB, lo que provocó una  "burbuja sanitaria", con "gastos sin mesura y no pasaba nada. Algo inaceptable desde el punto de vista de la gestión".

Habló también de la falta de planificación en recursos humanos, con la importación de 43.000 médicos en los últimos 10 años, mientras que actualmente se calcula que unos 4.000 médicos emigraran este año fuera de España. Y cuestionó la mala planificación de hospitales, como los 6 hospitales universitarios en Madrid en los últimos años o el hospital de Toledo "el más grande de Europa".

Se refirió también al gasto farmacéutico y dijo que "tenemos que ser conscientes de las consecuencias de poner límites al gasto farmacéutico", asegurando que falta racionalidad. Tras señalar su impresión de que "estamos llegando a una situación en la que conforme aumenta el precio de la prescripción, es más difícil tener acceso a ella", abogó por que las personas sean más responsables de su salud y quienes puedan pagarlo, se hagan cargo de medicamentos de  patologías banales.

Cerró la jornada el secretario general de la OMC, Dr. Serafin Romero, quien agradeció a los ponentes "de excepción" por dibujarnos "lo que puede o debe de ser el hospital del Siglo XXI" y expresó el  compromiso de la corporación en la defensa de la profesión médica y la estrategia en el ámbito hospitalario.