Campaña medicina rural

Jueves, 11 Agosto 2022

La conceptualización de las adicciones como enfermedad ha supuesto un paso decisivo para la lucha contra la drogadicción

04/11/2010

El Plan Nacional sobre Drogas se puso en marcha en 24 de Julio de 1985 como respuesta del Gobierno al grave problema sanitario y social del consumo de drogas en nuestro país, centrado en aquel momento en la heroína. Han pasado 25 años desde su creación de la mano del memorable ex ministro de Sanidad Ernest Lluch, homenajeado por este motivo ayer en un acto celebrado en el Ministerio de Sanidad. Durante esta conmemoración, presidida por el vicepresidente primero del Gobierno, Pérez Rubalcaba, y la nueva ministra de Sanidad, Leire Pajín, se hizo balance de los principales avances logrados en la lucha contra la drogadicción en España

Madrid, 4 de noviembre 2010 (medicosypacientes.com)

Descripción de la imagen

Moya, Rubalcaba y Pajín, con la
familia de Ernest Lluch.

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, participaron ayer, 3 de noviembre, en el acto conmemorativo del 25 aniversario de la creación del Plan Nacional sobre Drogas, celebrado en el Ministerio de Sanidad. Uno de los momentos más emotivos se produjo al hacérsele entrega de la Medalla de Oro del Mérito de la Orden del Plan Nacional sobre Drogas, a título póstumo, a Ernest Lluch, ministro de Sanidad y Consumo en la época en que se creó el Plan Nacional sobre Drogas. El galardón fue recogido por su hija Amelia.

Como subrayó al respecto la ministra Leire Pajín, “el ministro Ernest Lluch, que tuvo la inteligencia, la generosidad y la valentía necesarias para poner en pie el Plan Nacional sobre Drogas en 1985 ”, ha subrayado la ministra. Pajín añadió que “el Ministro Lluch, puso en marcha esta iniciativa en unos momentos difíciles, pero con paso decisivo. En sólo seis meses, puso en marcha un mecanismo de respuesta que ha sido eficaz a lo largo de 25 años”.

El acto comenzó con una breve introducción de la actual delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Carmen Moya, tras lo cual intervinieron una serie de expertos entre ellos, José Jiménez Villajero, primer fiscal antidroga; Isabel Alonso, ex Comisionada para la Droga de la Junta de Castilla y León; Octavio Granado, secretario de Estado de Seguridad Social y presidente de la Comisión Especial de Investigación sobre el Tráfico y Consumo de drogas (1982-1986); Felisa Pérez Antón, directora técnica de ABD-Energy Control; José Clemente López, alcalde de Lugo; Manuel Sanchís, jefe de servicio del Hospital Psiquiátrico de Bétera; y Miguel Solans, primer delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.

De entre las citadas intervenciones, cabe destacar algunas de las ideas pronunciadas por el doctor Sanchís, que en representación del sector médico alertó sobre la irrupción de nuevas adiccionesde nuevas adicciones, fruto, a su juicio, de la sociedad globalizada, como son los nuevos comportamientos adictivos derivados de las nuevas tecnologías.

Sanchís señaló con convencimiento que "el verdadero protagonista de la historia del consumo de drogas, es el alcohol, sin que sea lícito dejar a un lado al tabaquismo". Un paso fundamental en la lucha contra las drogas ha sido conceptualizar las adicciones como una enfermedad, y por consiguiente, los afectados son subsidiarios de la correspondiente atención socio-sanitaria. Finalmente, una de las recomendaciones que lanzó es que no hay que esperar al estado de dependencia de cualquier droga para iniciar un tratamiento con la persona adicta.

Por su parte, el alcalde de Lugo, José Clemente López, recordó el papel ejercido desde los ayuntamentos en materia de prevención, de asesoramiento a las familias e, incluso, de atención a los afectados. Como remarcó, el conflicto ocasionado por las drogas continúa, no ha cesado.

Para la nueva ministra de Sanidad, “el Plan Nacional sobre Drogas ha llegado a ser un ejemplo vivo de cómo en España la coordinación y la cooperación entre las Administraciones es posible, demostrando que son el cauce imprescindible para ofrecer respuestas válidas a los problemas que preocupan a los ciudadanos y ciudadanas”.

Por su parte, el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, destacó el descenso en el número de casos de muertes por causa de las drogas contabilizados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que indican que en los últimos diez años el número de fallecidos ha bajado de 302 a 9. en 1984, un año antes de que se aprobara el Plan, los datos policiales reflejaban 174 personas muertas por heroína, mientras que los del año pasado dan la cifra de seis.

La ministra aseguró en un momento de su intervención que “el Plan Nacional sobre Drogas ha funcionado”. En la actualidad, nuestro país cuenta con profesionales de excelente formación y una buena red asistencial, que ha crecido gracias a la implicación de las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, con cerca de 500 centros ambulatorios, 50 unidades de desintoxicación hospitalaria y 130 comunidades terapéuticas. Todos ellos cuentan con financiación pública, con independencia de que su titularidad sea pública o privada.

Nuestro país dispone asimismo de programas de prevención en todos los ámbitos, ha puesto en marcha sistemas de información como el Observatorio Español sobre Drogas o las encuestas anuales que realiza el Plan , que permiten conocer la situación en cada momento.

España también es líder en los programas de reducción del daño los investigadores españoles dedican proyectos específicos a mejorar nuestros conocimientos sobre drogas y drogodependencias. Este trabajo ha convertido a nuestro país es un referente tanto en el ámbito de la Unión Europea como en América Latina donde, además, lideramos un buen número de iniciativas en el ámbito de la cooperación internacional.

Descripción de la imagen

Momento del acto conmemorativo
celebrado en el Ministerio de
Sanidad.

Nueva Estrategia Nacional sobre Drogas

Asimismo, se cuenta con una nueva Estrategia Nacional sobre Drogas 2009-2016, fruto del consenso con todos los sectores implicados, y en cuya redacción han participado activamente las Comunidades Autónomas. Dicha estrategia "se centrará en la disminución del riesgo y del daño" que ocasiona el consumo de estas sustancias.

Para ello, cuenta con una red asistencial de financiación pública que incluye cerca de 500 centros ambulatorios, 130 comunidades teleterapéuticas, 50 unidades hospitalarias de desintoxicación y hasta 2.700 puntos de dispensación de metadona.

Descenso del consumo de cocaína

Como avanzó la ministra, en la actualidad “nuestro país presenta mejores indicadores que en 1985, gracias al esfuerzo de todos”. Leire Pajín ha puesto como ejemplo, el consumo de cocaína en nuestro país, en el que por primera vez en 15 años se ha producido una tendencia al descenso en el consumo entre la población adulta. De hecho, los datos de la última encuesta domiciliaria sobre alcohol y otras drogas (EDADES) 2009-2010 sitúan el consumo de cocaína en un 2,6% entre la población de entre 15 y 64 años, lo que supone una reducción de casi medio punto porcentual respecto a la encuesta anterior. Una disminución a la que no ha sido ajena la puesta en marcha en 2007 del Programa de Actuación frente a la cocaína, vigente hasta finales de este año.

Pese a ello, Pajín insistió en la necesidad de no bajar la guardia y ha alertado de la aparición de nuevas drogas de laboratorio, de enorme peligrosidad, dado que su contenido se desconoce y de nuevas formas de comercialización.

Por último, la titular de Sanidad mostró su agradecimiento a todas las personas que desde hace 25 años vienen haciendo posible que el Plan funcione y se han implicado en la lucha contra la droga (profesionales de la salud, de las drogodependencias, investigadores, profesores, miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, madres y padres).

25 años de avances

El Plan Nacional sobre Drogas se creó en 24 de Julio de 1985, como respuesta del Gobierno al grave problema sanitario y social del consumo de drogas en nuestro país, centrado en aquel momento en la heroína.

Según las encuestas del CIS, en aquella época las drogas era el segundo problema que más preocupaba a los españoles, que consideraban escandalosa la presencia en la calle de las personas adictas a la heroína y reclamaban medidas para atajar esta situación. La heroína se asociaba a marginación, delincuencia y muerte.

La alarma social llegó al Congreso de los Diputados, que de forma unánime, y tras el debate del Estado de la Nación en noviembre de 1984, instó al Gobierno a crear un organismo encargado de prevenir las drogodependencias y establecer un sistema de atención sanitaria y rehabilitación social para estas personas.

Surge así el Plan Nacional sobre Drogas, una institución donde están representadas las administraciones Central y autonómicas así como las entidades sociales que trabajan en el campo de las drogodependencias, y cuya coordinación quedó adscrita en ese momento al Ministerio de Sanidad y Consumo, a través de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. El Plan, que pasó a depender del Ministerio del Interior en 1995, regresó al Ministerio de Sanidad con el primer gobierno de Rodríguez Zapatero.

Galería de Imágenes

Descripción de la imagen

El presidente de la OMC, doctor
Rodríguez Sendín, entre los
asistentes.

Descripción de la imagen

El doctor Jesús Lozano, director
de la Fundación para la Formación
de la OMC.

Descripción de la imagen

La doctora Carmen Moya y al fondo,
el juez Garzón.