Campaña medicina rural

Lunes, 8 Agosto 2022

La compresión en las arterias temporales en la fase inicial reduce el dolor en un 70% de las migrañas

13/09/2008

La migraña es una enfermedad crónica que afecta a cerca del 17% de la población. En muchos casos es infravalorada por el propio paciente que recurre a la automedicación. Sin embargo, debe ser tratada por un especialista. Según los datos facilitados por la Sociedad Española de Neurología, sólo en España existen 12 neurólogos especializados en esta patología.

Madrid 30 de junio de 2008

El 90% de las migrañas se produce por una vasodilatación de las arterias y una de las que provoca mayor dolor son las arterias temporales superficiales, que se pueden palpar a la altura de las sienes. La compresión en esta zona amortigua el golpe de dolor que provoca la sangre al pasar, aliviándol la intensidad de la migraña.

Esta teoría fue demostrada por los neurólogos Yousef Himaidan y Carlo Cianchetti en su ensayo “Effectiveness of a prolonged compression of scalp arteries on migraine attacks”, publicado en el Journal of Neurology, de junio 2006.

“Se han realizado algunos estudios en torno a mejorar los síntomas de la migraña, que han demostrado que presionar las arterias temporales superficiales en la etapa inicial de la migraña alivia la intensidad del dolor en un 90% de episodios moderados y en un 32,5% en los fuertes. Es decir, se puede decir que es efectivo en una media del 70% de los migrañosos”, señala el Dr. Javier Górriz Quevedo, experto en el tratamiento de la migraña.

La migraña es una enfermedad crónica, de causa desconocida, que se manifiesta por ataques periódicos de cefaleas o dolores de cabeza y afecta a cerca del 17% de la población. En muchos casos es infravalorada por el propio paciente que recurre a la automedicación. Sin embargo, debe ser tratada por especialistas.. “Según los datos facilitados por la Sociedad Española de Neurología, sólo en España existen 12 neurólogos especializados en esta patología. El 80% de los pacientes se sienten mal atendidos por el médico. Esto origina una desesperación porque el dolor puede llegar a ser insoportable y ningún tratamiento les funciona”, explica Elena Ruíz de la Torre, presidenta de la Asociación Española de Pacientes con Cefalea.

Tratar la migraña

Cada paciente necesita un tratamiento individualizado y un 90% de los casos mejoran con una terapia acertada. El tratamiento farmacológico va desde analgésicos y antiinflamatorios a triptanes, antiepilépticos, antidepresivos, entre otros. “En algunos casos, trascurrido un año, el tratamiento deja de ser efectivo y deben prescribir otras terapias”, puntualiza el Dr. Górriz.

Los factores precipitantes son muy variados y no necesariamente compartidos por todos los que sufren migraña. Influyen tanto situaciones de tipo físico, como biológico o psicológico. Entre los factores desencadenantes se encuentran los hormonales, trastornos del sueño, estrés, cambios atmosféricos. Además está comprobado que hay algunos migrañosos que presentan una intolerancia alimenticia a ciertos alimentos como el café, chocolate, los frutos secos o los lácteos.

Cuando la fase inicial comienza, muchos paciente presentan sensibilidad a la luz (fotofobia) y no puede soportar el ruido (fotofobia), por lo que necesitan refugiarse en un cuarto oscuro. “La migraña es verdaderamente una tortura para quien la padece. Para muchos pacientes la presión en las sienes, le alivia este proceso”, señala Elena Ruíz de la Torre.

El conocimiento y correspondiente control de los factores desencadenantes permite afrontar los episodios migrañosos con menor frecuencia y menor intensidad. “Aún así, cuando aparece la crisis de migraña deben adoptarse adecuadas medidas no farmacológicas, y en último caso debe recurrirse al tratamiento farmacológico”, señala el. Dr. Javier Górriz.

Recientemente, se ha comercializado una producto de venta en farmacias, que actúa presionando las arterias temporales superficiales de forma constante y sirve como apoyo coadyuvante al tratamiento médico.

“No todos los días parecen nuevos tratamientos o productos que alivian la migraña. Para los pacientes y la asociación es importante que aparezcan nuevos avances que mejoren el dolor de migraña, puesto que es una enfermedad crónica que, hasta el momento, no tiene cura”, explica la presidenta de la Asociación Española de Pacientes con Cefalea.

La mitad de las personas que padecen migraña es incapaz de mantener su actividad habitual. Un 30% se ve obligado a guardar reposo en cama, y un 19% a faltar al trabajo. La Organización Mundial de la Salud la sitúa como la número 20 de las patologías más incapacitantes, e iguala un ataque de migraña agudo a la incapacidad que sufre un paciente con tetraplejia y más que la que padece una persona ciega.