Campaña medicina rural

Martes, 16 Agosto 2022

La Atención Primaria es la puerta de entrada a la detección y protección de mujeres víctimas de la violencia de género

16/03/2011

La ministra de Sanidad reconoce la labor de los médicos del primer nivel asistencial, ya que cada año “son más los casos de violencia de género detectados en las consultas” al tiempo que ha insistido en que “la erradicación de la violencia de género es una tarea compartida”

Madrid, 16 de marzo 2011 (medicosypacientes.com)

La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, inauguró ayer martes la jornada técnica Protocolo común para la actuación sanitaria ante la violencia de género. En este encuentro, en el que han participado distintos colectivos implicados, se ha analizado el funcionamiento del protocolo aprobado en 2006 para establecer una actuación conjunta por parte de los servicios sanitarios en la detección y protección de las mujeres maltratadas.

Con este protocolo, elaborado de forma consensuada con las Comunidades Autónomas, se pretende dar una orientación práctica al personal sanitario del Sistema Nacional de Salud para que pueda ofrecer una atención integral (física, psicológica y emocional) a las mujeres maltratadas que acuden a cualquier centro sanitario. Para ello, se establecen pautas de actuación, normalizadas y homogéneas, con las que se pueda realizar una detección precoz del problema, una mejor valoración y actuación ante los casos agudos y un adecuado seguimiento de las afectadas.

Actuación conjunta

El protocolo que centró la jornada de ayer tiene en cuenta las características de los distintos niveles asistenciales (atención primaria, urgencias y atención especializada) y ofrece a los profesionales de cada uno de estos servicios recomendaciones específicas, tanto sobre lesiones como sobre actitudes que puedan hacer sospechar que se encuentran ante un caso de violencia de género.

El documento también ofrece información sobre la normativa vigente en materia de violencia ejercida contra las mujeres y hace un repaso a los recursos a los que se puede derivar a estas mujeres, tanto a nivel nacional como en cada una de las Comunidades Autónomas.

Además de las recomendaciones que permitirán mejorar la actuación de los profesionales del Sistema Nacional de Salud frente a la violencia de género, el texto incluye un capítulo específico sobre las normas que deben seguirse ante casos de agresiones sexuales, situaciones que tienen implicaciones forenses y legales especiales que deben conocerse en los centros sanitarios, y un apartado de evaluación de las actuaciones.

Se ha incluido también la descripción de un parte de lesiones y de un informe médico o clínico de malos tratos. El protocolo se cierra con un plan de aplicación, que pretende asegurar su desarrollo cohesionado en el SNS.

La importancia de la A.P.

La ministra ha señalado que “la Atención Primaria es, en muchos casos, la primera puerta de entrada a la detección y protección de las mujeres víctimas de maltrato”. De hecho, según los datos registrados por el Ministerio, más del 60% de los casos de violencia de género se detectan en este escalón asistencial.

A este respecto, Leire Pajín ha reconocido la labor de los médicos, ya que cada año “son más los casos de violencia de género detectados en las consultas” y ha insistido en que “la erradicación de la violencia de género es una tarea compartida”.

Fruto de ese interés y preocupación del colectivo sanitario y gracias a la aplicación de medidas como el protocolo, en los últimos años se han formado en la prevención de los malos tratos unos 30.000 profesionales.

La ministra insistió también en la importancia de no bajar los brazos: “Hay días en que tenemos la tentación de desanimarnos, pero no nos lo podemos permitir. Las mujeres nos necesitan. Hemos logrado proteger a muchas y debemos seguir haciéndolo”. Y, en ese sentido ha recordado que el Gobierno aprobó en noviembre nuevas medidas para proteger a los menores y a personas con especial vulnerabilidad, inmigrantes y discapacitadas.