Campaña medicina rural

Jueves, 11 Agosto 2022

La atención al calzado deportivo ayuda a prevenir lesiones

09/09/2010

Cada calzado está diseñado para la práctica de un deporte concreto, y dentro de cada disciplina puede haber variaciones en función de la superficie en la que se practique. Esguinces, fascitis plantares, sobrecargas musculares en el tendón de Aquiles, gemelos y lumbares son algunas de las lesiones más frecuentes por anomalías en la forma de pisar

Madrid, 10 de septiembre 2010 (medicosypacientes.com)

El calzado deportivo suele pasar desapercibido a la hora de analizar el rendimiento físico de un profesional, cuando en realidad es un aspecto clave a la hora de prevenir y evitar lesiones. Por consiguiente hay que tener sumo cuidado a la hora de adquirirlo y prestar atención a todos los aspectos.

Es aconsejable disponer de un correcto asesoramiento ya que cada calzado está diseñado para la práctica de un deporte concreto, y dentro de cada disciplina puede haber variaciones en función de la superficie en la que se practique. “Un caso muy evidente son las diferencias entre las botas de fútbol para jugar en césped artificial y las de césped natural. Tampoco deberíamos usar una zapatilla de un deporte concreto para practicar otro, como utilizar las zapatillas de correr para jugar al tenis, por ejemplo”, asegura el jefe de los Servicios Médicos Sanitas - Real Madrid, Dr. Carlos Díez.

Otro factor clave es la amortiguación, vital para que las articulaciones no sufran a la hora de realizar cualquier actividad deportiva. Cada una de las marcas de zapatillas utiliza un modelo diferente de cámara de aire, por lo que tendremos que probar cuál es la más idónea para nuestras características. Además, hay que fijarse en el dibujo de la suela según el terreno y el deporte que se vaya a practicar.

En el caso de las plantillas, su uso está indicado en todos aquellos deportistas que presenten una anomalía en su forma de pisar. Lo recomendable es realizar un correcto estudio de la marcha y diseñar y fabricar una plantilla personalizada. Existen muchas patologías que pueden estar relacionadas con anomalías en la forma de pisar, como los esguinces de repetición, las fascitis
plantares, el espolón calcáneo, las sobrecargas musculares en el tendón de Aquiles, en los gemelos o en las lumbares, entre otros.

Tampoco hay que olvidar que el número del calzado elegido debe ser el exacto, que apenas roce la punta del dedo. Además, hay que tener en cuenta que para facilitar el acople pie-calzado es recomendable no estrenarlo el día de la competición o carrera que vayamos a realizar.

Otras recomendaciones que conviene tener en cuenta son las siguientes:

- La vida útil del calzado deportivo oscila entre 800 y 1.500 kilómetros.
- Si apoyamos bien el pie la parte que más debería desgastarse es la trasera exterior.
- Si la zapatilla no es de buena calidad, la suela tiende a despegarse.
- Es importante evitar el endurecimiento del material, ya que esto provoca la pérdida de absorción de los impactos.
- Evitar guardar el calzado deportivo en lugares con alta temperatura.
- Las zapatillas se deben guardar con cordones desabrochados y con polvos de talco en el interior.

Plantillas personalizadas

La tecnología avanza también en el campo del calzado deportivo. Uno de estos segmentos fundamentales es el cuidado y el tratamiento de las plantillas. Una vez estudiada la forma de pisar de cada deportista, se digitaliza en 3D el pie de jugador y se fabrica, de forma robotizada, una plantilla personalizada adaptada a la horma de cada calzado deportivo.

El hecho de que el suelo en el que pisa el deportista esté totalmente personalizado hace que aumente la estabilidad, disminuyendo las oscilaciones laterales (que pueden generar lesiones en las estructuras laterales de tobillo y rodilla) y disminuya en gran medida la tensión muscular generada en la fascia plantar.

En el caso de los deportistas más jóvenes, es especialmente importante este estudio biomecánico, ya que se encuentran en etapa de crecimiento, por lo que resulta recomendable repetir dicho estudio cada año para obtener un nuevo molde en 3D del pie del deportista si fuese necesario.