Campaña medicina rural

Martes, 9 Agosto 2022

La AMM considera obligatorio que todos los médicos tengan conocimientos prácticos de genética

24/11/2009

La genética médica, que antes sólo estudiaba los trastornos genéticos raros ha pasado a abordar una amplia variedad de enfermedades comunes y por consiguiente ya es "parte integral de la medicina de Atención Primaria". Esto implica enormes consecuencias médicas, sociales, éticas y legales, por lo que la Asociación Médica Mundial ha aprobado una actualización de su "Declaración sobre la genética y la medicina"

La terapia génica, ingeniería genética y el desarrollo de nuevas tecnologías han abierto unas nuevas posibilidades a este campo, impensables hace sólo unas décadas. De centrarse exclusivamente en el estudio de trastornos genéticos raros, ha pasado a abarcar una amplísima variedad de enfermedades comunes y por consiguiente a ser parte integral de la medicina de Atención Primaria.

La AMM considera obligatorio que todos los médicos tengan conocimientos prácticos de genética

Pero además, la genética es un área de la medicina con enormes consecuencias médicas, sociales, éticas y legales, por lo que la Asociación Médica Mundial (AMM) considera que “es obligatorio que todos los médicos tengan conocimientos prácticos en este campo” y ha aprobado en su última asamblea una actualización de su “Declaración sobre la genética y la medicina” anunciando además que dichas normas deben ser actualizadas al mismo tiempo que los avances que se están produciendo en este campo.

En su declaración se posiciona sobre los aspectos más candentes, como los exámenes genéticos, la orientación genética, la confidencialidad, la clonación, la investigación y los tratamientos.

Señala, por ejemplo, que “la selección genética no debe ser empleada como un medio para producir niños con características predeterminadas” o que el examen genético por predisposición a una enfermedad “sólo debe realizarse en adultos que otorguen su consentimiento”. Aclaran que la selección genética no debe utilizarse para elegir el sexo (salvo que exista enfermedad específica relacionada con el mismo) y puntualiza que “los médicos no deben tolerar el uso de estos exámenes para promover atributos personales que no tengan relación con la salud”.

Con relación a los exámenes genéticos durante el embarazo (que deben ser ofrecidos como una opción y explicados previamente a la pareja) o la orientación que se da antes o durante el embarazo, destaca que esta información no debe ser influenciada por la opinión personal del médico” ni éste debe imponer su propio juicio moral. No obstante aclara que “cuando un médico sea moralmente contrario a la anticoncepción o al aborto, puede optar por no prestar estos servicios, pero debe advertir a los futuros padres que existe un problema genético potencial” comunicándoles que existen opciones como la anticoncepción, aborto, tratamientos, exámenes genéticos, etc.

Implicación de los médicos

Según expone la AMM, la cartografía de los genes humanos debe ser anónima, pero la información adquirida será “propiedad pública” y por tanto aplicable a cualquier ser humano. La confidencialidad debe ser la misma que la de la historia clínica de los pacientes y “la terapia génica que se realice en el contexto de la investigación “debe cumplir los requisitos establecidos en la Declaración de Helsinki, mientras que la terapia realizada en el marco de un tratamiento debe cumplir con las normas de la práctica médica y responsabilidad profesional”.

La Declaración de la AMM pide también la implicación directa del médico en todos estos aspectos, señalando, por ejemplo, que “los médicos deben apoyar la aprobación de leyes que garanticen que ninguna persona debe ser discriminada en base a su estructura genética en materia de derechos humanos, empleo y seguros”.

“Médicos y Pacientes” les ofrece en el documento adjunto la traducción al español de esta actualización de la “Declaración sobre la genética y la medicina” de la Asociación Médica Mundial.