Campaña medicina rural

Viernes, 12 Agosto 2022

La “píldora del día después” vuelve al Congreso para su debate en la Comisión de Sanidad

21/02/2012

La Píldora Anticonceptiva de Emergencia, conocida por píldora del día después, vuelve al Congreso de los diputados para su debate en la próxima Comisión de Sanidad, a raíz de la proposición no de ley presentada por el Grupo Socialista por la que se insta al Gobierno a que este medicamento se siga dispensando en las farmacias sin necesidad de presentar receta médica

Madrid, 22 de febrero de 2012 (medicosypacientes.com)

La Píldora Anticonceptiva de Emergencia, conocida por píldora del día después, vuelve al Congreso de los diputados para su debate en la próxima Comisión de Sanidad, a raíz de la proposición no de ley presentada por el Grupo Socialista por la que se insta al Gobierno a que este medicamento se siga dispensando en las farmacias sin necesidad de presentar receta médica

Esta iniciativa ha sido presentada por el portavoz de grupo socialista en la Comisión de Sanidad, José Martínez Olmos, quien ejerció de Secretario General de Sanidad durante el anterior Gobierno que decidió, en 2099, que la píldora del día después se dispensara de forma libre en oficinas de farmacia, sin necesidad de prescripción facultativa, ni receta médica.

La Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, anunció en su primera comparecencia parlamentaria que había encargado un estudio médico y científico sobre los efectos de esta píldora para poder decidir de qué forma deben acceder los ciudadanos a este medicamento.

La Organización Médica Colegial (OMC) expresó públicamente su posición en 2009, cuando se decidió su venta libre, la misma que ha defendido  recientemente y sigue manteniendo: que la píldora del día después se dispense de manera gratuita en los centros de salud tras indicación médica porque se trata de un medicamento y como tal, no está exento de riesgos, por lo que debe de ser el médico quién efectúe la valoración pertinente y su seguimiento, por la seguridad de los pacientes.

De los datos que se conocen de la dispensación de la píldora del día después en farmacia –a los que habría que añadir la venta por Internet, de los que no se tienen datos-, desde septiembre de 2010 a septiembre de 2011, se han dispensado alrededor de 747.285 unidades, por un precio que oscila en torno a los 20 euros, que ha generado un importe total de ventas de 14.245.396 euros, según datos de la consultora de la industria farmacéutica IMS Health. De estos datos, se desconoce su uso indiscriminado por adolescentes y jóvenes, es decir, que no se sabe quién y cuántas veces se está tomando.

La OMC mantiene que debe dispensarse gratis  en los centros de salud,  planificación familiar, pero siempre bajo prescripción facultativa para que los pacientes tengan las debidas garantías de seguridad al tratarse de un medicamento no exento de riesgos ya que  se trata de un método de anticoncepción de emergencia y no debe usarse como método habitual de anticoncepción. La situación actual, además, no responde al principio de equidad puesto que muchas adolescentes y mujeres no tendrán acceso a la misma al no poder pagarla.

Las jóvenes con pocos recursos que acuden a la compra de la píldora del día después por Internet u otros canales corren, además el riesgo de ser víctimas de medicamentos falsificados, de venta fraudulenta, con las consecuencias que ello puede acarrearles.  

La OMC considera que su dispensación en centros de salud incidiría también en las políticas de educación sanitarias, de planificación y de recomendación de otros métodos anticonceptivos que eviten enfermedades de transmisión sexual que están experimentando un aumento en los últimos años. No parece apropiado alejar de los circuitos asistenciales de atención primaria a los adolescentes y jóvenes en vez de buscar y acrecentar los vínculos de confianza en los mismos ante dudas  o problemas de salud

En la proposición no de Ley sobre el mantenimiento de la dispensación de la píldora del día siguiente sin receta, el diputado José Martínez Olmo argumenta que el objetivo de esta medida que aprobó el Gobierno socialista en 2009 era “facilitar el acceso a la píldora sin necesidad de prescripción médica a todas las mujeres que la necesiten, independientemente de su lugar de residencia y en el plazo necesario para garantizar su eficacia (hasta 72 horas después de una relación sexual)”.

El diputado José Martínez Olmo explica que con este método se pretendía contribuir a la reducción de embarazos no deseados, especialmente entre las jóvenes y las adolescentes, así como del número de interrupciones voluntarias del embarazo y asegura que, como consecuencia de esta medida, las estadísticas conocidas con posterioridad han apuntado a una disminución de los casos de interrupción voluntaria del embarazo en 2009 y 2010, aunque el diputado no aporta datos.

En su propuesta, el doctor Martínez Olmo asegura que el acceso a la anticoncepción hormonal de urgencia sin receta médica tiene en España el aval de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), está recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y es una práctica en 15 países europeos, entre ellos, Francia, Gran Bretaña, Holanda, Bélgica, Grecia, Portugal, Suecia y Suiza